jueves, 18 de septiembre de 2008

Estreno: "La repetición" de Antón Arrufat





Rosie Inguanzo

Entramos a un barrio marginal de La Habana, a un solar paupérrimo, ahí donde languidecen los más pobres, donde la rumba de cajón comienza a cierta hora de la tarde, donde se esfuman los sueños de una guajirita, donde no queremos embarrarnos las uñas de culpa, y a modo de sanear la memoria del hambre, volteamos la mirada. Ahí están la vecina y la muchacha igualmente vestidas y calzadas, igualmente genéricas, y un marido vendedor; pero no importa tanto quién es quien, ni urgar en el delicado cinismo de Arrufat al concebir personajes tipo intercambiables. Ahí en el antro atemporal de los predestinados a vivir miserablemente y morir más pobres aún, la vecina, interpretada minuciosamente por Teresa María Rojas, exhibe sus carencias: el personaje se las trae porque es a un tiempo denuncia y resignación, no cree en ningún cuento de la buena pipa, e igual suelta con desparpajo risueño: “Yo estoy de lo más bien. Hecha tierra […] yo nací caída”. Teresa ha concebido un personaje deliciosamente complejo -se mueve lúdica y ligera pero está triste; ríe y hace reír con el acíbar, el estrago amargo de los que tienen el estomago vacío, exquisitamente matizado por la cátedra poética de una gran actriz: la transición airosa, el ademán preciso para desgranar momentos teatralmente perfectos. Su dolor es parrandoso -y es la papa caliente de la trama- acentuando aquello de que la vida es una comedia. Dice: “La vida es el cine de la esquina […] y manos que tocan pierna y piernas que tocan manos […] y de vez en cuando se rompe la cinta.” Dice: “Mi marido ha trabajado toda su vida, ¿y usted sabe cómo va a morir? Reventado”. La escenografía de Carlos Arditti logra sin efectos de artilugio los dos cuarticos desvencijados; apoyado por las luces de Pedro Remírez desviste el canvas de las paredes carcomidas: ¿Hay algo más desnudo que la miseria? Las fotografías de Walker Evans escogidas por el escenógrafo revelan sincronía inusitada con las imágenes de la ciudad devastada que traen los diarios; la pintura de Edward Hopper -Arditti confiesa le inspira- refiere la soledad de estos personajes anónimos, desamparados por las voces cantantes de la historia. La dirección de Frank Quintana y Nilo Cruz quiere mostrar el hueso de la emoción: No hay grandes riesgos, no hay rimbombancias pájaras y vacías. Javier Siut totalmente desinflado escucha el mantra doméstico de su mujer (Rojas), quien bien sabe cuan importante es disimular todos los pormenores del declive total hacia la desesperanza. No sé cual Siut me conmueve más: si el marido inerme, vencido, o aquél otro que apuesta por la ilusión engañosa de los pobres. Hannia Guillén (entre amigos “la Bella”) más bella aún como actriz que acoteja todos sus encantos -que son muchos- al bordado del personaje. Cuesta trabajo creer que no encuentra un buen partido para casarse (cuando hasta yo misma le pediría matrimonio): Su transición final bien vale el boleto de entrada. La obra de Arrufat carece de panfleto y ventilando el arquetipo hace que los tres personajes se desdoblen en su opuesto. La repetición juega a mostrarnos cuan intercambiables son las vidas de los sin nombre. ¿Cuál de los tres es el más infeliz? ¿La que no tiene para comer y hurga en el fondo de cazuelas vacías, o el que se busca los frijoles tratando de venderle cualquier cosa a una clientela desahuciada por miserable? Pero usted reirá, y hasta enjugará una lágrima, usted gozará desde la sala de butacas de una risa culpable.

______________________
Estreno de "La repetición" de Antón Arrufat, en el Miracle Theater, 280 Miracle Mile, Coral Gables. Boletos: $30-$40. Sábados 20 y 27 a las 8:30 p.m. Domingos 21 y 28 a las 6 p.m. Informes: (305) 444-9278, www.maderamen@maderamen.org

15 comentarios:

TIROFIJO dijo...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/crimen-contra-la-humanidad.html

Anónimo dijo...

Rosie: Muy bueno.

L.

Anónimo dijo...

SOS! Rosie desaparecieron los nombres de los actores!?

La cafeina dijo...

Gracias por cubrilo Rosie. La idea de dos mujeres casi iguales me parece alucinante.

Soy feminista dijo...

Rosie: Tu review despierta el interés. Pero cualquier obra donde figure la primerísima Teresa María, hay que verla.

A.T. dijo...

Disculpen, un problema con el HTML. I fixed it.

TIROFIJO dijo...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/dos-de-la-revuelta.html

Teatrero dijo...

La puesta en escena se ve muy bien. Felicidades Arditti!

Anónimo dijo...

Bien la crítica parece buena. Será cuestión de ir a ver y sentarse codo a codo y ver la obra pasar con fruicón.

Gracias Rossie

Amílcar

JR dijo...

El texto de Rosie es una buena muestra de que un blog puede ser soporte de la crítica de arte eficaz y que, además, en este medio dicho género se destrenza en lenguaje más volátil.

Anónimo dijo...

Pobre si Rosie pero con decencia decorosa...

López-Ramos dijo...

Gracias por esta reseña RosIn. Dan ganas de ver la pieza.

Amílcar, qué es fruicón, un fruic talla XL?

machetico dijo...

La Palin lo que está es muy rica. Si la encueran ganan.

TIROFIJO dijo...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/cambia-de-tema.html

López-Ramos dijo...

Machetico, no te hagas que a tí al que te encantaría ver en cuero (o al menos en boxers de seda) es al Obamón.

By the way, el autor del poster es Eric Stubbs y lo puso en Facebook, en el grupo "1,000,000 Strong Against Sarah Palin"