jueves, 22 de mayo de 2008

Forrus cubanensis


Alfredo Triff

Forro
: embalaje, envoltura, doblez de la verdad. ¿Ver-qué? Qué palabra tan rara, ¡deja eso niño! Desde tiempos de la colonia existía ese aminoácido de deseo-de-ser específico procerista, machista, imperiosamente autoritario llamado castrismo. La vieja rima entre-choteo-y-veldá parece anunciarlo:

la verdá no puede aguantá
se fue sutá
songo bilongo
mentira le pegó un bofetón
cháchara compongo*


No habría forro sin “la causa”. ¿Qué es primero? El Castrismo mayombe que presupone lo cubensis. Las definiciones se esputan para probar lo improbable y demostrar lo indemostrable. ¿Cómo justificar la falacia forrera? Elabora tu contagio mimético narcisista trocado como lucha... donde hay firmeza hay consistencia. Cada forro reiterado coadyuva más a la causa. Castristamente hablando: Repítelo y te creerán. El lema originario se manifiesta desde regiones histórico-discursivas: “convertir el revés en victoria.” ¿Lista de forros para la era mediática? 1- Demonizar al contrincante, 2- colecta de cartas para “la causa” (la tuya preferida), 3- fotos (o videos) tuyas en escuálido acto de masas como evidencia de tu dedicación, 4- Aparecer forrado patrióticamente en cada photo-op. 5- Publicar tu blog castrista-sionista con mensajes non sequitur, ad hominem, ad baculum ocultos e incultos. Como es de esperarse en una sociedad post-capitalista, cada forro se merece su recompensa -y la especie cubensis no se queda atrás en eso de compra-y-venta en el theatrum politicum: *(aquí lo que importa es el cash).
______
*Paráfrasis del verso del poeta cubano Regino Boti (1878-1958)