jueves, 7 de octubre de 2004

Miami Noir...

Por Alfredo Triff

Hay quienes piensan en color, nosotros sin embargo pensamos en blanco y negro. (Generalmente) nuestras imágenes se han construido de archivos de un mundo cinemático-críptico asediado por tonos intermedios entre el gris claro y oscuro y el negro carbón. Los noticieros --ese tono trepidante de la cámara en el sopor de la textura vacilante, un amor efímero en la noche, un día gris y la promesa-- no alcanzan para escudriñar la improvisada agonía. El humo y el vapor se me antojan en los grises (más que los blancos) pero ese vapor mojado que se cuela (entre telas leves al compás de Satie, Beatles, La Hardy y Doors) tiene la fluidez licuada de su progenitor. Y si el humo --dibujo grumoso de la baja temperatura me hiciera olvidarte... siempre habría un momento, soleado de un Miami-de-día... así, sensacional, inesperado y finalmente inane para todos esos --nuestros-- ídolos perdidos.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Alfredo: Satie y Miami, ¡qué imaginación! Satie me transporta a un paisaje, casi siempe interior, donde una tenue brisa cuan aleteo de delicadas mariposas, aviva velos impolutos. Al impulsarlos tengo la sensación que podré acceder a la vacuidad. Blanco y negro, cine y humo. Ah, los recuerdos: la Tercera en Manhattan junto a Jomi García Ascot, querido amigo fallecido hace demasiados años: el humo envolviéndonos. Descubriendo Historia de Tokio, de Ozú. Blanco y negro. Humo y melancolía: Venecia, un atardecer invernal. Grises acompasados: una tarde lluviosa en Barcelona, rumbo a Ordet de Dryer o al Salón de música, joya de Ray... La nostalgia me invade, echo de menos la posibilidad de una cinemateca. Y de andar por una ciudad que estimula hacerlo. Se me dificulta vincular Miami y Satie. Vale el intento.
mm

tumiami dijo...

Marcita... me superaste. Entraste mientras hacia algun que otro cambio, y ahora me arrepiento. Ayer converse con Orlando Rojas y hablamos de cine y me dio por eso. Tenemos muchas memorias y muy fuertes... tu tienes a Barcelona, yo a Nueva York y Miami es el pivote, el eje rotundo virtual de ese tiempo incompleto pero certero en la memoria.
AT

tumiami dijo...

Por eso Marcia siempre debi decir --y esta corregido ahora-- "nosotros" en lugar de "yo".

Anónimo dijo...

Yo+tu, tu+yo = siempre nosotros. Somos parte de la misma energía. Y muchas vivencias. Si bien Barcelona define algunas personales, Manhattan tuvo mucho más en mi desarrollo individual. Amo Manhattan, la que compartí con diferentes Js, la mirada de mi pequeña hija ante la inmensidad que le planteaba esa ciudad, el Blue Peacock en el Village de los Sesenta, vivir a unos pasos de Christopher Street y trabajar en Chelsea a principios de los Ochenta. Cualquier mañana, tarde o noche en el Met, el MoMA, la Frick o la Pierpont Morgan. Lolita en el Carnegie y los Hermanos Marx en cualquier rincón. Tanto le debo a Manhattan que tomaría demasiado espacio tan siquiera comenzar.
mm

Anónimo dijo...

Debias tambien decir que el cine nos salvo la vida...
La Cafeina

Anónimo dijo...

Marcia:
A veces pienso lo que alguien podria decir de Miami en cien anyos. Mirando atras y encontrando cosas que aun no existen, pero que podemos contruir. Hay que darle espacio a la esperanza.
El impaciente

Anónimo dijo...

Hermoso. Las memorias de otras ciudades y lo que fuimos, convergiendo aquí, en este lugar.
Puede que esté creciendo una senda en estas calles llenas de otras memorias de aquí y de allá.
Deliciosa descarga la de Marcia y Alfredo.
Gracias,
NG

Nico dijo...

Speak english. That way I can understand you. Thats what people speak now.. havent you heard??
-nico www.medianoose.com

Anónimo dijo...

PUEDO COMPARTIR MIS RECUERDOS DE COCO SOLO?

Anónimo dijo...

Metele, anonimo... la cosa es compartir recuerdos. De eso vivimos. Sin memoria eres zombi. Para tu conocimiento yo no vivia lejos de Coco Solo. No olvides que siempre han habido blanquitos guapos.
AT