martes, 17 de marzo de 2015

vivimos la etapa de las generalizaciones fáciles

les grandes misères de la guerre, aquatinta de jacques callot, 1632
atRifF
Pero parece que hay religiones más difícilmente democratizables que otras, sea por razones históricas (los herejes y los incrédulos no han logrado relativizar su absolutismo social) o estrictamente doctrinales: su ideal de vida se opone al individualismo racionalista de la ciudadanía democrática. Este parece ser el caso del Islam y ayuda a entender por qué países muy diferentes (Marruecos, Indonesia, Arabia Saudita, Mali, etc…) que no tienen en común mas que el Islam como religión mayoritaria, guardan una relación tan problemática u hostil con el sistema democrático.
así abre el filósofo fernando savater su último artículo para el país. 

sin embargo, en la filosofía la actitud normal es problematizar la cuestión.

hay religiones más difícilmente democratizables que otras.

comprendo que se democratiza una sociedad, ¿pero una religión? ¿cómo?

primero, la alianza entre la religión y el estado resulta en una combinación históricamente ganadora. segundo, está el problema de prioridad: la religión es anterior a la democracia. tercero, no olvidemos que el impulso natural de las religiones monoteístas cristiana y musulmana tiene poco de pluralista: 1- absolutizar la realidad (señorear sobre ese espacio ambiguo entre la fe y la razón), 2- proselitizar "el camino", 3- proveer liderazgo moral a la sociedad.

el devenir de la historia occidental y del islam demuestra que si bien el estado es la maquinaria que gobierna, la religión funciona como la energía de la maquinaria. tan solo así es posible imaginar que rousseau en su contrato social defendiera la idea de una religión civil, ese "imaginario" que le da propósito y unidad al estado.

exploremos ahora dos ejemplos históricos:

la guerra de los 30 años


no fue tanto el nacimiento del calvinismo como los intereses políticos de francia y españa (por el lado católico) y suecia y dinamarca (por el lado protestante) con respecto a una alemania debilitada que usan la religión como ficha de juego. durante este período tumultuoso john locke presenta su conocida letter concerning toleration (1689), acaso el documento más importante sobre tolerancia del siglo XVII.
Estimo que es necesario por encima de todas las cosas distinguir exactamente la esfera del gobierno civil de la la esfera de la religión, y de establecer los justos límites que se encuentran entre el uno y el otro. Si esto no se hace, no puede haber manera alguna de poner fin a las controversias religiosas entre esos que pretenden tener por un lado el interés de las almas de los hombres, y, por el otro lado, el cuidado de la mancomunidad.
en la primera mitad del siglo XVII no existe precedente de tolerancia, ni clara división de esfera de poderes entre ambas. si bien el edicto de nantes protege a los calvinistas en francia, y la dieta de espira a los protestantes alemanes, en ambos casos de trata de soluciones pragmáticas y políticas provisionales.

al-dhimma

el desarrollo temprano de al-dhimma , es decir los derechos de los protegidos no musulmanes del estado musulmán entre 800-1000 dc. las relaciones entre cristianos y musulmanes (especialmente de las autoridades musulmanas) eran amigables durante este período. la razón es que el imperio musulmán utilizaba la burocracia ya existente para administrar el imperio, y esto incluía poblaciones cristianos, sobre todo en egipto y siria, e incluso incluyó el uso del griego, en lugar de árabe, como la primera lengua de la administración musulmana en damasco.

¿conclusión? ni el cristianismo es tan pluralista ni el islam es tan absolutista.

vuelve savater:
En las sociedades mayoritariamente musulmanas existe un rechazo del pluralismo, tanto en ideas como en costumbres: es un valor menospreciado, práctica, teórica y psicológicamente. Y ese rechazo se ha agravado actualmente, cuando la influencia de radicales educados en Occidente ha denunciado como casi apostasía el eclecticismo más acomodaticio de las comunidades tradicionales.
democracia y pluralismo no son la misma cosa. sin embargo, debemos puntualizar que durante el período baaz en siria (casi el 10% de la población anterior a la guerra en siria), egipto (7 millones de ortodoxos) e irak (1.5 millones en 1987) existía tolerancia religiosa. lo mismo sucede en jordania donde los cristianos gozan de integración.
otro párrafo de savater:
Allí se expone el afán de certeza y unanimidad social que centra la creencia islámica, junto al rechazo como algo maléfico de la duda y el cuestionamiento polémico de los dogmas revelados y por tanto obligatoriamente compartidos. El debate vacilante y sujeto a disidencias como camino hacia la verdad no es visto como lo que dignifica la individualidad pensante de la persona sino como una amenaza disgregadora de la comunidad bien armonizada.
savater debe particularizar las diferencias entre pluralismo antes y después de la guerra de irak. así no pasaría por alto la relación que presenta el auge de la intransigencia y el fundamentalismo a partir del vacío socio-político que ha dejado la caída del modelo baaz de gobierno.

lo hemos dicho antes: la religión es un neutro. no es que islam sea menos o más "democratizable". existe una cultura antidemocrática dada por una división post-colonialista, de guerra fría y además respaldada por occidente.

¿podemos ignorar que el wahhabismo de arabia saudita (nuestro aliado por décadas) es reponsable del 9-11?

sin duda, vivimos una etapa de generalizaciones fáciles.