jueves, 3 de julio de 2014

¿Por qué tanto miedo a las mujeres?

María Félix

María Félix

Rosie Inguanzo

Hoy por hoy el hombre se abroga el derecho a legislar por la mujer. Somos carnada sin derecho a anticonceptivos, carne para el tráfico sexual. Somos violadas y abusadas en el hogar. La mujer es discriminada y menos pagada. En muchas partes del planeta es rutina vertirnos ácido encima, o considerar el clírotis un apéndice bochornoso que debe ser extirpado y tirado a la basura. Nos secuestran para que no estudiemos y salgamos al mundo.

¿Estamos presenciando una guerra mundial contra la mujer? ¿Qué sucede en nuestras conciencias con el 50% de la población mundial? ¿Por qué tanto miedo a que las mujeres decidan por sí mismas, estudien y ejerzan igualdad de derechos? Y porque detesto las teorías conspirativas:

Primero algunos hechos:

1. El Tea Party es antiaborto y antifeminista, al menos androcéntrico.
2. Una perla que se desprende: Reflejando los valores conservadores que forman parte de esta vuelta atrás, la Corte Suprema de E.U. decreta que los empleadores pueden negar, por motivos religiosos, la cobertura de anticonceptivos a la mujer.
3. Hay una nueva forma insidiosa de esclavitud sexual global cuya víctima principal es la mujer.
4. La estructura política dentro del Islam se ha endurecido y aboga por la opresión social y política de la mujer por parte del poder teocrático. 
5. De hecho, el nuevo fundamentalismo islámico es en realidad un estamento contra la mujer, antifemenino y misógino. ¿Cuál es su raíz? Cortar a la mujer de los aportes de la modernidad, negándole educación y poder político, haciendo de la mujer un ser social nulo.
6. El secuestro de 270 niñas en una escuela en Nigeria demuestra que el auge fundamentalista y parte de la guerra intestina civil que plaga África es misógina y androcéntrica.
7. Denegar la posibilidad de avance de la mujer es la gran obra de la política conservadora en cualquier parte del planeta: despolitizarla, negarle sus derechos civiles, humillarla, negar --o limitar-- su acceso a la educación, doblegarla y esclavizarla sexualmente. Es necesario convertir a la mujer en una mera máquina de natalidad para preservar el status quo.
8. De contra, el derecho de igualdad política y social de la mujer aún no es un hecho consumado en occidente.
9. La violencia de género es una plaga social global.

(10. Ni qué decir de la triste isla que me vio nacer)

La mujer es un instrumento para el poder conservador del hombre. Cuando digo hombre me refiero a un poder establecido, consciente e inconsciente, en las estructuras religiosas, de enseñanza e incluso políticas. Ojo con esto: Si hubo alguna vez un despertar de la mujer durante los últimos 40 años del siglo XX, ahora observamos un deterioro de esos valores en occidente, y una vuelta al califato en los fundamentalismos del Islam.

6 comentarios:

Cristina Fernandez dijo...

Oportunas observaciones. Si la mujer llegara a tomar el justo lugar que merece, la maquinaria de poder sostenida por y para beneficio de una casta de varones que llevan la voz cantante por tantos lados, se caería a pedacitos.Y eso no lo esperan, ni lo quieren.

Jacobo dijo...

Estimada Rosa, muy bueno su artículo pero es solo una pequeña gota de agua en ese inmenso mar que es la discriminación y esclavitud de la mujer.

Desde el surgimiento de la "civilización" todos los instrumentos jurídicos, institucionales y sobre todo religiosos han sido diseñados para relegar a la mujer a un plano secundario. Todas, y digo TODAS, las religiones han sido instrumentos de ese fin. Las mujeres del mundo, por principio y dignidad, debían ser ateas o al menos practicar el laicismo.

Solo durante un breve período de la historia de la humanodad, el llamado "matriarcado" fue la mujer verdaderamente libre. En ese período el sexo era compartido con los hombres de, digamos, la tribu. El derecho de los hijos a pertenecer a la tribu, usar sus prebendas y tener obligaciones, participar en herencias, etc se determinaba por la línea de la madre (el padre era desconocido). Esta disfrutaba de total liderazgo. Pronto los sacerdotes y los hombres acabaron con todo eso, usando medios tan diferentes como los cinturones de castidad, el matrimonio, y los castigos a las mujeres, que vemos practicar hoy en dia a religiones bárbaras y salvajes.

Saludos, Jacobo

judith ghashghaei dijo...

Asimismo es Rosie, y lo que dice Jacobo es exactamente tal cual: las religiones son los laundries cerebrales del machismo. Es increible y hay que leer a los Padres de nuestra sacrosanta Iglesia catolica: San Agustin, Santo Tomas etc para hacer pupu sobre las creencias que nos han inculcado en occidente. Entre nosotros un ejemplo de mujer lucida, que bien supo desmontar la sacroplasta contra la mujer fue Sor Juana, cada cierto tiempo leo su Respuesta de Sor Filotea solo para asegurarme que nuestra batalla empezo hace algun rato.Menos mal que cada
continente tiene sus Sor Juanas y naceran muchas mas con o sin dioses.Saludith voy a ver los fuegos del 4of July con Los nietos, que aburrido....

RI dijo...

parece ser cristy, es un sunto de poder. y miremos el mundo destrozado. bisous preciosa

saludos jacobo, estimo mucho que te intereses y participes, porque muy pocos hombres se cuestionan el asunto.
por ejemplo, hace unos dias fui a la presentacion de un libro ilustrado bellamente por un hombre, donde nueve poetas, nueve, comentaban la obra. y por supuesto, prologado por un ...? ah, y costeado por un hombre. entonces a punto de comprarlo, me detuve, ofreci mi argumento y no lo hice. hay mucha ceguera, y en ambos polos del asunto. por ejemplo, hay mujeres, abogadas, profesionales que conozco, que se llenan la boca para decir que no son feministas. y eso es estar desinformadas, al menos.
te agradezco el comentario atinado.

atRifF dijo...

jacobo, cristy, quise decir, poetas hombres.
judith querida, ciertamente, necisitamos muchas sor juanas y una toma de conciencia activa. bisous
(RI)

machetico dijo...

Yo soy enfelmo al CLÍROTIS.