domingo, 3 de junio de 2012

siempre a favor. ¡qué pavor!

esta imagen cáustica del crítico, de raul hausmann, ya no existe. debemos sustituir la mueca crítica por la sonrisa adulatoria

atRifF

miami bourbaki comenta una de esas llamadas reseñas de hoy día, en miami rail, una nueva revista de arte que acaba de salir, y a la que le deseamos lo mejor.

el problema es cómo el sujeto que escribe (llamémosle, generosamente, "escritor de arte", EA, de aquí en lo adelante) defiende una obra "X" cualquiera.

"defiende" puesto que el problema fundamental es que nunca se critica. todo lo contrario. EA fundamentalmente alaba lo que ve. y esta función aduladora legitima los intereses de las galerías y por ende el mercado.

véase, EA justifica su predilección con cualquier fundamento a la mano: semiótica, poesía, literatura, y una panoplia de teorías: hermeneútica, deconstrucción, post-feminismo, post-estructuralismo, formalismo, post-colonisliamo, etc. pero pese al supuesto bagaje teórico, las analogías entre obra y argumento se dan por sentado. ¿no viola eso casi todos los fundamentos teóricos anteriores?

no importa. EA da por sentado que los lectores simplemente deben aceptar lo que él, ella aprueben. el lector reducido a un minusválido intelectual.

escribo de lo que me gusta

implica:

me gusta porque es bueno.

¿duda EA jamás de sus gustos? ¿acaso no es EA un posible receptor de gustos que circulan desde el mercado y sus esferas de legitimación? ¿es suficiente que algo me guste para que sea bueno? la respuesta es negativa. ¿es mi gusto lo que lo hace bueno? nuevamente, la respuesta es negativa.

de nada vale la lógica. estamos condenados al onanismo intelectual. siempre a favor.

¡qué pavor!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

El punto nes bueno Alfredo, al menos propone la polémica; pero el problema podría estar en que el mercado mismo de la crítica está distorsionado. Antes, cuando la crítica era una propuesta interesante, no se trataba de un mercado saturado; los críticos se formaban en base a sus propios intereses, desde los que bcriticaban con cierta autoridad, y a favor o en contra. Hoy, con la irrelevancia de los medios yu la masividad del criterio, este es también necesariamente mediocre; mais voilá, que como la cultura debe someterse a la democracia política, todo criterio es igual. La crítica es barata y conseguible, ergo no debe ser muy buena.

Anónimo dijo...

Es una verdadera pena que se desperdicie un espacio periodístico para defender una obra de arte en vez de analizarla o criticarla; especialmente si la obra ya tiene su marketing garantizado. Pero Tieff cooooo-man cool man!!!, no estamos condenados al “onanismo” ni fregadero intelectual, tú mismo y otras personas en este blog escriben cosas extraordinarias que hacen pensar, reflexionar…. Bien sabes que hay una muy productiva y sólida producción de pensamiento (no filosofía) crítica, teoría literaria y estética latinoamericana que es extraordinaria, la cual poco tiene que ver con el marketing, aunque, a decir verdad, vive bastante enclaustrada en el ámbito universitario, pero hay que tener paciencia y buscarla. Por otra parte, siempre es saludable revisar los viejos maestros… Saludith de Judith G.

Alfredo Triff dijo...

Ano, "irrelevancia de medios y masividad de criterio", tienes un punto. Otro es el "mercado de la crítica", pues todo es mercado. No lo llamo crítica, pues ese no es su cometido. Es publicidad.

Gracias Judith, buen consejo.

Anónimo dijo...

Buen punto Triff. Sobre el anónimo segundo, aquí va mi ingenuidad: Por qué, si hay tan buenos críticos (y los hay) no se unen en un medio no comerciable, cuyo valor dependa del purismo crítico? No tiene que ser masivo, puede ser marginal; no tiene que tener buen papel ni tipografía excepcional; sólo cierto desvergonzado elitismo en el criterio, que además le aportaría cierto caché. También puede ser caro, para darse a respetar; eso sí, que se olvide de la maldita masividad.

El problema puede haber comenzado con la razón moderna, que ya es hora de aceptar su carácter ilusorio. La Razón moderna entiende que todos los hombres son iguales, y que les interesa lo mismo (¿la Inteligencia?); de ahí su concepción del Derecho y la Justicia, y por supuesto la cultura. Si en vez de ganar los idealistas hubieran ganado los realistas, se sabría que a los hombres los diferencian sus intereses, y que estos pueden ser cualquier cosa. De ahí que ante cuaalquier problema se pueda decir lo mismo: Es la economía, estúpido!!

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Querido Alfredo:
Como alguien que se dedica a escribir sobre arte, como un EA que soy o aspiro a ser, debo decirte que este texto esta plagado de ideas mal sustentadas.

Aqui van mis comentarios. Espero que la logica sirva para algo.

1. Defender y alabar son formas de ejercer la critica. La afirmacion "defiende, puesto que el problema fundamental es que nunca critica", no tiene logica.

2. El arte es para ser disfrutado. Los EA suelen elogiar aquello que encuentran interesante y no veo cual pudiera ser el problema de justificar las predilecciones con cualquer fundamento que se tenga a la mano. Eso es lo que hace todo el mundo, incluido tu mismo.


3.La analogia no es una demostracion cientifica. Persigue encontrar semajanzas entre una cosa y otra. Si alguien encuentra que hay una analogia entre el planeta Tierra y la calvicie, uno puede decir que es una observacion curiosa o que es una observacion que no tiene ningun sentido; pero no hay nada que tenga que darse por sentado en una analogia.

4. El EA no da por sentado que los lectores deban aceptar lo que el/ella aprueben. Los lectores leen, si estan de acuerdo bien y si no tambien.

5. Estoy totalmente de acuerdo con eso de:
"escribo de lo que me gusta" implica "me gusta porque es bueno".

Solo me permito un ajuste. Yo diria "escribo sobre lo que me gusta" implica "me gusta porque me parece bueno". Lo primero que un EA debe tener en cuenta es que las cualidades de lo bueno o malo son totalmente subjetivas, no son medibles y no tienen ninguna utilidad para comentar sobre el arte. De hecho, me parece que un EA debe evitar todo lo que pueda juicios del tipo "esa pintura es buena" ("o mala").

6. Por que los EA tendrian que dudar de sus gustos? De hecho, puede alguien dudar de sus gustos? Como puedo dudar si me gusta o no un helado o una garrapata? Puede que un AE sea un receptor de los gustos que circulan en el mercado. Y que? Son sus gustos y en todo caso hay que respetarselos.

7. Las preguntas "¿es suficiente que algo me guste para que sea bueno? ¿es mi gusto lo que lo hace bueno? son puramente retoricas ya que las categorias de lo bueno y lo malo no funcionan dentro de la creacion artistica. Son subjetivas, no pueden evaluarse con ningun paradigma y por lo tanto en el arte y la estetica nada, ni el gusto, ni la logica, ni la filosofia, ni Masantin el torero son suficientes para algo sea "bueno".

Saludos.

Un saludo.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Y por ultimo, cuando escribes: "EA fundamentalmente alaba lo que ve. y esta función aduladora legitima los intereses de las galerías y por ende el mercado."

Este un comentario simplista. Puede ser que un EA alabe obras que se oponen a los intereses de las galerias. Ej. Lucy Lippard.

Tambien puede ocurrir que alguien que haga criticas negativas defienda los intereses de las galerias. Ej. Donald Kuspid.

Verdaderamente crees que las criticas negativas van en contra de los intereses de las galerias?

Nuevos saludos.

atRifF dijo...

ernesto, gracias por tu comentario.

trataré de responder a tu valiosa apreciación:

en principio estoy de acuerdo con tu 1. el asunto es que alabar es un problema: es la directiva del mercado. ante esa disyuntiva, prefiero hacer resistencia y hallar falta.

2. puede que esa sea la intención del artista, pero la intención del artista no garantiza mi disfrute. no olvides que el crítico también tiene un deber social de criticar lo que encuentra deficiente. cierto, yo hice eso (aunque mucho menos que mis otros colegas). Pero eso fue pasado.

3. la analogía puede ser una herramienta científica explicatoria. Depende cómo la uses.

4. lol, la dictadura del EA.

5. ¿totalmente subjetivas? entonces puedo decir que "La balsa de la medusa" de Gericault es una mierda y tengo razón?

6. ¿para qué dudar? elevas tu nivel de crítica a tu propio punto ciego, algo que tu lector inteligente apreciaría. ¿no crees? a no ser que te creas infalible, cosa que no puedo creer.

7. querido ernesto. creo que hay todo un mundo en la retórica

resulta difícil comprender cómo puedes ofreces razones de por qué te gusta algo como escritor si estás tan convencido de la naturaleza de esos argumentos que provees es "totalmente subjetiva" como dices. ¿no crees?

de nuevo, gracias por tu comentario, algo raro en estos días.