viernes, 21 de agosto de 2009

Pablo Milanés - La libertad




La libertad – Música y letra de Pablo Milanés

La libertad es una niña hermosa y pura
que nos violan al cabo de los años.
Cuando crece por encima de los árboles
sabemos que no va a sobrevivir.

No puede ser más grande que nosotros mismos,
no puede ser más bella que como la concebimos.
Es un feo retrato destruido
por la fuerza del tiempo en su interior.
Es un lindo fracaso sostenido
de una buena mirada con amor.

La libertad se va poniendo vieja,
la libertad ya no puede parir,
la libertad como todo en la vida
nació para morir.


Este camino retráctil de Pablo comenzó con su disco Días de Gloria producido en el año 2000, en México, con una memorable carátula del paisajista Tomás Sánchez. Desde entonces ha recorrido un trayecto controvertido ideológicamente, salpicado de pro y contracastros, y del cual hablaremos más ampliamente en un post futuro. Pero, sobre todo, ha sido una etapa donde ha ido asomando un desencanto profundo. Un padecer de poética, y a la vez, reflexiva senectud donde se perciben los evidentes síntomas de la necropsia revolucionarista. Esta pieza que ponemos a consideración, La libertad, forma parte de su último disco Regalo, promovido en un concierto a teatro lleno en el Mella durante el 2007. En la canción se advierte el penoso desmoronamiento de lo que alguna vez fue un credo. Una suerte de Pablo después de Pablo. (Jesús Rosado)

16 comentarios:

Alfredo Pong dijo...

Hay muchos closets de los cuales debe acabar de salir Pablo Milanés, pero el principal es el ideológico, acabar de pasarse al lado de la razón y la realidad histórica, seguir en un penoso equilibrio aún cuando sea en el filo de la navaja, es parte de lo que se le critica a uno de los mejores canta-autores cubanos de todos los tiempos, como él mismo decía en su canción:
Pobre del cantor- que en estos días- que no arriesgue sus cuerdas - por no arriesgar su vida.

Anónimo dijo...

¿Libertad? Y qué coño es eso???

Anónimo dijo...

Cuando los intelectuales adictos al régimen empiezan con mensajes como éste...simplemente quiere decir que ya no existe soporte ideológico que los sostenga...sólo les queda la ópción "lameculos" del funcionario del partido para "resolver", o la represión milico-cívica de los que mandan.
La nueva trova cubana fue un hito en la historia de la música. Las melodías y las letras nos conmovieron a todos los hispanos que creíamos en un mundo mejor y de cambio en los años 60. Ésta pesadilla ha ido a peor...ahora sólo falta que consigan la misma crítica que adoptaron cuando empezaron con el sueño.

Amílcar

Octavio Guerra dijo...

Recuerdo el Pablo Milanés de los sesenta en el Pico Blando del Hotel Saint Johns del Vedado habanero. Acostumbraba a cantar junto a José Antonio Méndez intensas piezas de “feeling”, esa variante cubana del blues norteamericano. Desapareció por un tiempo. Supe después que pasó de una temporada en uno de los campos de concentración de la UMAP como consecuencia de los pogromos homofóbicos de los 60. En el 68 o el 69, apareció de pronto, como lucero mañanero, en el grupo de experimentación Sonora del ICAIC, convertido en una de los adalides de la “canción protesta”, es decir, uno de los más importantes aedas que cantarán la épica revolucionaria promovidos por los órganos de propaganda del régimen castrista. Andando, los borrachos se encuentran y, pocos años después, en el 75 o el 76, coincidimos en casa de un amigo común. Ya Pablo era Pablo y yo, como no era ni sigo siendo nadie conocido, me limité a escucharlo con el respeto que uno cree deberle a una celebridad. Hasta el momento, creí que él, como Silvio y otros, eran artistas honestos que, aunque ya mi entusiasmo revolucionario se había ido por el vertedero, debían ser respetados. Grande fue mi sorpresa cuando, en la desinhibición del alcohol, aunque no tanta como para perder la conciencia y los principios, Pablo comenzó a desbarrar contra el régimen y Fidel Castro. Le pregunté tímidamente, sobre todo para no importunar el guateque de de mi querido amigo, que cómo era posible que, pensando así, pudiera continuar cantando y escribiendo canciones “revolucionarias”. Ni me escuchó ni nadie me quiso hacer caso y terminamos haciendo cuentos de Pepito. Desde entonces fui perdiendo mi candor estético y fui descubriendo que Pablo, Silvio, Feliú, Nicola y otros que conocí personalmente utilizaron su indiscutible talento para lanzarse a recoger las migajas del poder. Pactaron con el diablo, es decir, con la propaganda castrista, para hacerse su propio marketing y ser lo que son: artistas de talento pero deshonestos hasta la última letra de sus canciones. Lo que le escuchamos ahora a Pablo no es el desencanto sino un reajuste pragmáticamente oportunista con la realidad de la decadencia ideológica del comunismo, el castrismo y otras hierbas.

zumanny dijo...

En el cd Dias de Gloria, me llamo la atencion en la onda que iba todo el cd, pero en especifico esta cancion.

Éxodo
(Pablo Milanés)

¿Dónde están los amigos que tuve ayer?
¿Qué les pasó?
¿Qué sucedió?
¿A dónde fueron?
Qué triste estoy.

¿Dónde están?
Ayer vieron a Pepe allí,
a Juan acá,
a Hildita allí,
y a Vladimir y a Tomas allá.

Ese Pepe, qué carpintero.
Juan, el electrónico, que inventó
más de una cosa para apretar al enemigo.
Hildita, directora de orquesta, ¡qué estelar!

Vladimir, empresario,
cuántas broncas me echó por liberal.
y Tomás, el pintor, de esos bellos paisajes
que ya no están.

¿Dónde están ?
Quiero verlos para saber
que soy humano,
que vivo y siento por mis hermanos
y ellos por mí.

Donde estén
un saludo para decir
que los he amado
y he deseado
más de una vez
verlos conmigo aquí
morir.

Transigente dijo...

Al menos el tipo no firmo la carta d los fusilamientos,no?

A.T. dijo...

He oído que Pablo no firmó la famosa carta y eso habla bien de él.

R.L.R. dijo...

"No puede ser más grande que nosotros mismos"
Aquí hay una evidente paráfrasis (y contestación) a aquel lemita de que "la revolución es más grande que nosotros mismos"

Alfredo Pong dijo...

Ojo, no firmó porque estaba en Madrid y eso le permitió como decimos los cubanos " embarajar la firma" pero yo pregunto: ¿ Y si hubiera estado en La Habana cuando el incidente? ¿ Hubiera firmado ? a ellos no le exigen nada solo le envian la carta y le piden que se una al clamor del momento...
Resuminedo como artista un genio, como persona no le confio ni a mi perro...

mantilla dijo...

Todos estos talentos son un caso triste de oportunismo.Pudiera haber desencanto a estas alturas,pero una esta tan llena de dudas

Anónimo dijo...

Oye Octavio guerra se te olvidó el pablo milanes de >Los Bucaneros

Anónimo dijo...

Ay me da pena. Pero no compro un album y si lo oigo es de pasada. Su trova minada de algo que nos ha jodido a todos. RI

Willi Trapiche dijo...

.....pablo que herido pablo....

La Mano Poderosa dijo...

PARASITES ARE ALWAYS IN SEARCH OF NEW HOSTS. PARTICULARLY, WHEN THE CURRENT ONE IS DYING OR DEAD!

Octavio Guerra dijo...

Gracias, Anonimous, lamentable cuarteto de cuyo noombre no quiero ni acordarme

Anónimo dijo...

Y las hijas van por el mismo camino de ambiguedad e hipocresia.
Mucho blabla el de Pablo pero en la concreta sigue en su felicidad
madrileña y en la crema de la oficialidad cubana...baaa, solo pamplinas!!!