lunes, 22 de diciembre de 2008

Psylocibe cubensis y María Sabina


Cristina Fernández
Ilustración: "Concilio", María Villares

Era como casi siempre período especial y teníamos hambre en el cuerpo y en el espíritu. Para el cuerpo inventábamos de todo: viajes en tren al campo para practicar un trueque primitivo, y al organopónico por ramos de espinaca o apio. Para el espíritu la cosa se nos ponía igual de difícil: había que desplazarse hasta las vaquerías de afueras de la ciudad y allí caminar al sol bajo los potreros inmensos rastreando los plastones de mierda de vaca. Fabulaciones abundan sobre quién y cómo introdujo la práctica de ingerir el psilocibe. Alguien dice que Samuel Feijoó fue un iniciado en los misterios de la seta dorada, allá en la fértil región del centro insular. Lo cierto es que en plena década de los noventa en la Habana bandadas de jóvenes inquietos se desplazaban por valles y llanuras para asegurarse una buena recolección. Por supuesto que el “enemigo” apareció en un punto climático de la historia, pues eran tremendamente sospechosas esas bandadas husmeando en el estiércol y luego verlas tumbadas en los potreros, flauta o soliloquio en boca. Como si no bastara con el tácito tabú de no comerciar con la carne de res, en torno a los cosechadores de hongos comenzó a levantarse otro cerco de prohibiciones. Argumentando que los terrenos eran propiedad del estado, o reservas estratégicas de la biosfera, o intocables unidades militares, Cualquier terreno propicio al “crimen” se acordonaba con un “NO SE PUEDE”. Sé que la verdadera causa de la restricción era el temor patológico a perder el control de las mentes abiertas que pretendían explorase a sí mismas y a lo circundante. Una noche, luego de ingerir algunas setas prohibidas, mi entonces pareja y yo fuimos a parar a casa de unos amigos. Para ellos era la hora de comer y salió a relucir el tema de la precaria situación de los alimentos. “No aparece ni la leche en polvo”, comentaba uno de ellos. Sensibilizada hasta el límite de la angustia con el tema, auguré que ese gobierno inepto no duraría un año más. Han pasado diez años de mi falsa profecía y no ha aparecido el fin de la crisis que ha devastado generaciones enteras y ha proscrito cualquier clase de alimentos posibles. Por aquellos años me entusiasmó la historia de María Sabina, sus cantos espontáneos, la misión que acogió para sí como ser humano. Con fe y plegarias se dedicaba a sanar a los que la buscaban, consumiendo en sus trances energías y lágrimas. Contaba ella como siendo una niña, a punto de desfallecer de hambre junto a su hermanita , vio aquellos extraños retoños en la tierra y los comió. Podemos imaginar a aquella criatura que buscando llenar su estómago encontró el rostro de la eternidad. Pudiéramos decir que el hambre la llevó al cielo (que como se sabe pasa por el camino del infierno). Sabiendo hoy que los humanos erramos con frecuencia en cualquier estado de conciencia, me vuelvo hacia la naturaleza como señal de respeto por su permanencia y saber. Ella sabe cuándo germinar esporas y juntar mierda, sol, agua y psiquis para crear maravillas. Es hacia ella, y apartando dudosos presagios, donde se completa el viaje perfecto. De otros asuntos no podemos dar fe.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Que rico que cristina este aqui. Bienvenida. 1 amiga.

Anónimo dijo...

gracias cris, no podia haber encontrado a estas horas mejor lectura para mi desvelo habitual. me he sonreido y se han agolpado en mi memoria miles de recuerdos.

tu pareja? secando cascaras de platano dentro de las paginas de un libro, pq segun el, no se cual de sus componente una vez seco y pulverizado, seria un alucinogeno tremendo.

D y M, farmaceutica ella, con libretas llenas de formulas, tratando de encontrar la molecula q les faltaba para producir, no recuerdo ahora que otra vaina.

las "cosechas" chivateadas e intervenidas en la azotea de R y A. advertencias! y a los dias,
-pero q voy a hacer si es q las plantitas estan creciendo otra vez.

el Bizco y sus codiciadas enredaderas de campanas.

Vanito cantando "padre no nos prives de este vuelo" y alucinando praderas en La Habana.

y tanto otros.....
abrazo
inge

Anónimo dijo...

y mas recuerdos Cris...

esperando el 90 en Jesus Maria, casa de S. algunos montados y otros empujando la lavadora, arrollando y gritando !se cayo Fidel paredon con el! y la policia entrando, -miren no me compliquen la noche, sigan gritando eso pero mas bajito.

y ya vamos a esperar el 2009.
han pasado 19 años???? yo no puedo creerlo,y nadaaaaaaaaaaaaa de cumplirse nuestras adolescentes profecias.

inge

P.L. dijo...

linda aventura
con
nota...

enemigorumor dijo...

Que cuadro ma feo cojo...!

Anónimo dijo...

Ahora entiendo por qué, cuando era niño, me advertían tanto sobre esos cucumelos que brotaban de la mierda vacuna. Quién iba a pensar que se convertirían en el símbolo de toda una generación de jóvenes desquiciados por el castrismo.
Genial, Cris, genial.

(Chema)

A.T. dijo...

Cristina, muy bueno. Qué lástima que en mi tiempo no se nos ocurrió un viajecito al campo como ese.

Anónimo dijo...

Ricardo Arrieta tiene cuentos muy lindos sobre el tema tambien. Que hay uno que en casa de un guajiro la ventana y la mesa algo. Cristina, dile a ricardo que se embulle a escribir tamb. Saludos

el cabron dijo...

El high mas fuerte de mi vida lo cogi con hongos en una de esas salidas por la manigua. Es verdad lo que dice Cristina. Pero ya ellos sabian que nosotros sabiamos que ellos sabian (jijiji)

Anónimo dijo...

Chino DreadLion in Concert tomorrow DEC. 23rd @ HabanaDreams. $5 La puerta.


http://s520.photobucket.com/albums/w327/TownCollection/?action=view&current=FlyerHabanaDreamsDec23.jpg

Teresa Dovalpage dijo...

Excelente post, Cristina. Lo acabo de descubrir gracias a Poveda, que puso un enlace en Facebook. Sabes que yo estaba en un grupo que empezó siendo yoga, luego cambió a los Maestros Ascendidos (la llama violeta) y no sé qué más y los hongos eran muy celebrados por algunos miembros...Yo, niña bitonga que fui, jamás los probé, lo cual lamento ahora...

RI dijo...

Hola Cristina, esos estados alterados pueden ser fructíferos; lo fatal es quedarse atrapado en ello. Ahora viene a la mente una reflexión de Marguerite Yourcenar donde cuestionaba la nota a despropósito, y aquella con búsqueda religiosa/ritual.

Bienvenida Teresa!!!

Rolando Verde dijo...

¿Cómo creen que al primero se le ocurrió alcanzar aquella fruta con una rama, allí donde no llegaba el brazo? ¿Que imaginan que comió el eslabón arrebatado en la llanura?
La nota hizo al hombre si es que a este lo hizo el uso del primer instrumento de trabajo.
Claro que la nota no basta, la cosa está en el uso y el uso es la función. Igual, los límites de mi nota no son los límites de mi mundo.

Rolando Verde, mirándose el rostro en un charco en el campo corto.

Anónimo dijo...

Trapiche Maggie es como la memoria historica del exilio...

Anónimo dijo...

Hola Cristina yo en Cuba nada mas que pude fumar mariguana con un mexicano maceito. Hagan todo los cuentos que a mi los cuentos de notas me encantan. Yo tengo el mio con una campana rosada que me volo, pero fue aqui en Miami Beach. estoy loco por repetirlo. Vi a San Lazaro con una capa morada y de oro y todo. Me creia que caminaba por encima del agua. Me dio rica. E

Anónimo dijo...

Y hay un cuento de RA que es una joya. En un teatro, los ceniceros, la gorda. El banio, la bicicleta, el teatro atravez de una puerta. Ufff es bello, bellisimo. Que ni recuerdo el nombre ni nada, que lastima.

Anónimo dijo...

Wow Denis Joplins, jajajajajaja. Una bestia de esa mujer

Cristina dijo...

Comparto lo que dices, Rosie.
Inge, si sigues sacando historias vamos a hacer un libro de memorias de la "epoca dorada". Y a Teresa, que fue muy triste el fin de Ciro y Eloy, del rayo violeta, que todavia tienen algujos seguidores en la Habana. Ese es un caso de como la mistica puede devenir en sicosis, pero esa es otra historia. Y sintomatica tambien de una epoca donde hubo que enfrentarse a un monton de realidades como los Ananda Marga, los sicotropicos, Saint Germain, Castaneda, en medio de privaciones muy fuertes. pero bueno, estamos haciendo el cuento. Y hablando de cuentos, para quien pregunta, a Ricardo le publicaron reciente en la Habana un libro de relatos: "Maria la virgen".

Teresa Dovalpage dijo...

Cristina, ¿también conocías a ese grupo de la llama violeta? Mujer, a lo mejor nos encontramos en La Habana en algún momento. Yo fui un tiempo al Ananda Marga hasta que sacaron de Cuba a aquellos pobres españoles por no sé qué brete con una grabadora. Entonces me apenqué y no volví más. Luego seguí visitando a Eloy, que vivía a dos cuadras de mi casa, hasta que pasó lo que pasó. La historia tiene cola, larga y peluda, y me gustaría mucho saber qué fue de aquellos muchachos. Porfis, si tienes tiempo mándame tu correos o escríbeme a DOVALPAGE@aol.com

Willi Trapiche dijo...

el escrito esta sabroso se va solo , en mi época en cuba no sabíamos sobre los hongos pero si conocía los estimulantes dexedrina compuesta y parkisonil creo que son antidepre , tenia un amigo con una tremenda adicción , rodaba tres y cuatro días por la calle sin dormir no se haya sobrevivido , Alfredo Janis fue un monstruo una fiera que no se dejo enjaular , un espíritu tan libre que no soportaba su propio cuerpo , el tema que trajiste no deja de impresionarme cada vez que lo escucho , fuerte y desgarrador....................................debes poner la informacion del cantante roberto ya que el poster aunque lo agrandes no se puede leer bien

Anónimo dijo...

Monolith

[First voice]
"...These symptoms suggested that our evolution, I suppose, from the animal kingdom into the human kingdom itself was catalyzed, or triggered by our encounter with these hallucinogenics, and...

[Second voice]
...Yes, we are an ape with a symbiotic relationship to a mushroom, and that has given us self reflection, language, religion and all the spectrum of effects that flow from these things...

[First voice again]
...And one can only wonder how these hallucinogens might effect our future evolution as well...

[Second voice again]
...They have brought us to this point, and as we make our relationship to them conscious, we may be able to take control of our future evolutionary path..."


(b)

María Villares dijo...

Cristina, un gran placer encontrarte y como siempre un honor que utilices mis pinturas para ilustrar tus fabulosos escritos. Colóca un link a mi blog en el tuyo y así seguimos conectadas a pesar de los mares...yo haré lo mismo.
Un abrazo infinito, hermana.
María Villares

María Villares dijo...

Cristina, como siempre es un honor para mí que utilices mis pinturas para acompañar tus fabulosos escritos...estaré siempre a tu servicio...
Felíz estoy de reencontrarte...seguimos en contacto.
MI blog:
http://maricarmenvillares.blogspot.com