sábado, 20 de septiembre de 2008

De cómo La Bisté y compañía revelan su secreto de sacrificar fama, fortuna, y el calor del Copelia, por el glacial y azaroso frío parisino


Ramón Alejandro (de su libro inédito Adua la Pedagoga)

La Bisté
, a quien tengo que seguir dando ese nom de guerre porque no me acuerdo de su nombre de pila, desde que entró en casa de Fernand y vio a todo ese beau monde allí reunido, en vez de alegrarse se agobió. Estaba ostensiblemente henchida con todo ese trasiego de inquietudes y desasosiegos que traía en sus adentros. Que ni la elasticidad de sus pasos ni la elegancia de los estilizados gestos de sus brazos lograban disimular. Así que enseguida después de que nos saludamos muy cariñosamente, abriéndome mucho los ojos de manera muy expresiva, y con un subrepticio deje de no sé qué misterio en su voz me pidió sotto voce que nos retirásemos a hablar en algún sitio algo más retirado. Por el sigilio y el subuso que manifestaba en su voz, y los gestos que sugerían la inminencia de una dramática confesión, me di cuenta de que quería quedarse ilegalmente en Francia. Y comprendiendo su embarazo, sin esperar a que se explicara por ella misma le dije francamente: Tú lo que quieres es quedarte. Y de lo más sobresaltada me respondió: ¿Y como tú lo sabes? Acto seguido, muy precipitada y confusamente, a la cubana, me explicó que eran tan sólo tres bailarines los que querían quedarse. Y que ninguna de ellas quería perjudicar para nada a Alicia Alonso, a quien todas ellas adoraban y por quien todas y cada una de ellas hubieran dado sus vidas si preciso fuera. Y que justamente por puro cariño por ella era que habían decidido bailar hasta la última representación de manera a no afectar el espectáculo del Théâtre des Champs-Elysées. Con el tiempo ya no era una sola loca aislada la que necesitaba de amparo, sino que fueron varios los bailarines que se decidieron a lanzarse a este azaroso intento. Decididos a jugarse el todo por el tobillo echando un patín para quedarse en París y no volver más a La Habana aunque esta decisión les costara su carrera. Porque "aquello", y diciendo "aquello" La Bisté exageraba aún más sus aspavientos, estaba "en candela" con el jelengue de la persecución contra los homosexuales. Que ya esa situación no la podían aguantar más porque en cualquier momento te mandaban para el campo a cortar caña si se te iba una pluma en Copelia. Y por parte de las ágiles y volátiles muchachitas cada día crecía más el número de candidatas a la fuga, que en cierto momento llegaron a ser como doce. Pero luego al último momento una de ellas al final se rajó. Así es que fue justo después de la última y triunfal representación, y apenas los ecos de los últimos aplausos se fueron apagando en el prestigioso teatro, que las pájaras se echaron a volar. Y que acojonadas por su propia osadía no aterrizaron hasta refugiarse agitadísimas en lo que por aquel entonces era mi casa. Fernand ya había corrido los necesarios y delicados trámites que había que negociar con la policía francesa. Tuvo que usar muchas de sus numerosas palancas e infinidad de relaciones mundanas por otra parte, para que se les concediese el derecho a quedarse legalmente en Francia. Porque como a la sazón gobernaba el General Charles de Gaulle, que no quería molestar en nada a Fidel Castro que tanto gusto le daba resingándole la vida a Los Yumas. Así que la cosa no parecía presentarse bajo los mejores auspicios para estas angustiadas artistas que tan valiente y tan descocadamente se habían echado todas de golpe y en pandilla a recorrer los azarosos senderos del melancólico exilio.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Ramón. Genial.

Adal dijo...

este edificio se da tremendo aire con el palomar, ja,ja,ja,ja

A.T. dijo...

"Porque como a la sazón gobernaba el General Charles de Gaulle, que no quería molestar en nada a Fidel Castro que tanto gusto le daba resingándole la vida a Los Yumas. Así que la cosa no parecía presentarse bajo los mejores auspicios para estas angustiadas artistas que tan valiente y tan descocadamente se habían echado todas de golpe y en pandilla a recorrer los azarosos senderos del melancólico exilio."

Cierto, Ramón.

JR dijo...

Alfredo, loco, vos y tu violín sos unos cojonudos.

Anónimo dijo...

Which bloodsucker are you refering to in these posts?

Anónimo dijo...

DO YOU READ ENGLISH?

williTrapiche dijo...

...pudiera criticar a obama aqui?....aunque sea un pokito?

Anónimo dijo...

triff, buen arreglo y violin ayer con fito. felicidades. despues la maldita puerta o tu modestia, la gente te espero en la despedida. fue bueno verte.
ernesto

López-Ramos dijo...

Es preocupante la situación, No sólo económica sino los escenarios políticos que pudiera generar. Obama lo llamó "an economic September 11" y la lectura que hago de ese branding es que los muy HP pudieran estar generando una situación de caos para eventualmente suspender las garantías y perpetuarse en el más clásico estilo latinoamericano. Los conservadores canadienses, que llevan en el poder un par de años y les tocaba ir a elecciones en el 2009 las adelantaron para este octubre. Keep an eye on that.

A.T. dijo...

Gracias, Jesús. Gracias, Ernesto.

Anónimo dijo...

Mi Dolar americano espike onle ingles!

Anónimo dijo...

Conozco bien esa historia, algunos ya no estan aqui...

Anónimo dijo...

The root osf all this is the following; USURY!!!!
Usury and the law-
"When money is lent on a contract to receive not only the principal sum again, but also an increase by way of compensation for the use, the increase is called interest by those who think it lawful, and usury by those who do not." (Blackstone's Commentaries on the Laws of England, p. 1336).

In the United States, usury laws are state laws that specify the maximum legal interest rate at which loans can be made. Congress has opted not to regulate interest rates on purely private transactions, although it arguably has the power to do so under the interstate commerce clause of Article I of the Constitution.

Congress has opted to put a federal criminal limit on interest rates by the RICO definitions of "unlawful debt" which make it a federal felony to lend money at an interest rate more than two times the local state usury rate and then try to collect that "unlawful debt".

It is a federal offense to use violence or threats to collect usurious interest (or any other sort). Such activity is referred to as loan sharking, although that term is also applied to non-coercive usurious lending, or even to the practice of making consumer loans without a license in jurisdictions that require licenses...

Now, check to see when during the 1980's, under a Democratic President, this "Pandoras Box" was opened and eventually led us into this economic nightmare. It was under both parties administrations, and decades of abuse and GREED, which eventually burst the bubble and know we all face the repercutions! This was not an act of elephant or donkey, merely os corruption and self gain from both of the aisles in our political system.

GUESS WHO!

Anónimo dijo...

Lets guess: A REPUBLICAN!

Anónimo dijo...

NOPE, AN INDEPENDENT!