jueves, 15 de marzo de 2007

Momoko Sudo: El silencio del paisaje linear

Amílcar Barca

El zen, rama del budismo instruida por Bodhidharma, se apoderó de las artes en Japón bajo la plasmación de la mística en todo lo relacionado con la Naturaleza: desde la construcción de los objetos hasta la organización de una casa, algo tan simple como la ceremonia del té, o la arquitectura de un haiku. La línea es el elemento gráfico donde aparece el cuerpo de la idea. La utilizamos para describir el dolor o la felicidad de los contornos. Para interpretar la dirección del trazo y fijar su límite en la hoja. En el arte figurativo su voz es segura y finita. En la abstracción puede fluir y no tener necesariamente ni principio ni final. Puede venir o posarse. Aparecer o, simplemente, huir con lentitud. Reunirse en otras de su misma especie o constituir al cruzarse una sombra en la obra. Así se organizan las líneas en la obra de Momoko. Su concepto parte de una meditación sobre algún paisaje interior que está sin definir y que se va concretando a medida que la reunión de las mismas se establece. Según las abra, la luz de sus jardínes se expande; cuando las junta, lo sinuoso produce unos relieves que vistos desde la altura parecen dunas como las del papel de un sismógrafo. Dunas perfiladas desde un aeroplano, como si fuese Saint Exupery quien las describiera, Fontana quien las rasgara o Soto o Agnes Martin quien instruyera su composición. Son como surcos de un rastrillo. Arenisca fina de un oasis. Líneas onduladas y húmedas que deja quizás una ola, al regresar su espuma hacia el océano. Esta es nuestra representación nipona en la ciudad de las palmas y el sol. Su obra es visible en su estudio de South Beach o en su web: www.linescaping.com

19 comentarios:

La Cafeina dijo...

Creo que me gusta mas su pintura que su collage, asi como los trabajos en papel tambien.

Anónimo dijo...

wooo! esas son las cosas que le gustan a boniatillo! hay que ser muy delicada para pintar tan delicado verdad?

Anónimo dijo...

Amilcar, bellas palabras para un arte explendoroso.

La Mano Poderosa dijo...

ER, Mejor, "Arte Fuera del Mundo". De esa manera nos deremos cuenta que somos nada en el universo.
A.B.,
Me gusta la obra de Momoko, me recuerda a los grabados Japoneses que fueron una influencia en el siglo 19, hasta en la obra de Van Gogh, y la obra de Isamu Noguchi, East meets West! Es como un Zen Art...

Anónimo dijo...

porque no mejor , inside u.s.a.?...dejen a cuba tranquila , busqueN un nuevo sujeto, no se dan cuenta que ese es el problema del arte cubano....? no obstante ire pa ver y critucar ER

Anónimo dijo...

ER: El panel trata de un hecho historico y la gente puede ir a "criticar". Perfectamente.
Cuadro de mando

El Buti dijo...

Buena onda Amilcar......

jr dijo...

Piezas delicadísimas, querido Amilcar, al igual que tu redacción. Vale la referencia para descubrir el arte nipomiamense

Ro dijo...

Gracias, Amilcar, por esta resena tan adecuada para el delicado arte de Momoko. Saludos!

Anónimo dijo...

Prefiero el sushi.
La mordida

La Mano Poderosa dijo...

Art is the illusion of spontaneity.
Japanese Proverb

Anónimo dijo...

momoko sudo y mi moco se pego.

La Mano Poderosa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
La Mano Poderosa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

El arte cubano comenzo su decadencia cuando tomo conciencia de su propio folclor ( no solo el africano)...en cuba los pintores ya no crean , en ves de eso se dedican a "hacer" arte cubano, aqui uno tiene el chance de mandar todo eso a la mierda y comenzar a pensar autonomamente y la cagamos poniendo el nefasto letrerito "cuba " a cuanta mierda cagamos ...por favooooooorrrrr dejen la sapingueria ...ER

La Mano Poderosa dijo...

ER...
True!
But, cause and effect!

Anónimo dijo...

Hay que nino tan chusmaaa! Debe ser de la turba de pintorcitos de Holguin.

Anónimo dijo...

Si Fernando, mira que te empezamos a sacar los trapitos...........

PolO dijo...

Sudo mi moco ante tanta fineza de guajiro liberado de yareyes vergonzantes en sus nuevas viditas reinventadas.