jueves, 28 de diciembre de 2006

Territorio de dos


Jesús Rosado

Amistad, espíritu de Hyperion, la más elevada de las sequoias. Del latín amicus, lo cual significa amigo y se sospecha deriva de amore, que en castellano es amar y viene a ser el concepto más antiguo para definir la repartición desinteresada del yo. Una relación que puede hacer prójimos a humanos de diversas razas y linajes; basta cierta región de semejanza en el gusto y la complacencia, eso que llamaría Pitágoras la “igualdad armónica”. Urdimbre sobre superficies rugosas o tiernas que por momentos cubrimos con mantel de blanco hilo, no sólo para embellecerla sino, además, para preservar la espontánea geografía por donde recorre el buen amigo. Comunicación, honestidad, respeto y una enorme comprensión, son los cuatro puntos de apoyo sobre los que se mueven coincidencias y afinidades en torno a esta maraña afectiva no profetizable. A partir de tal meseta las amistades se edifican en el fragor de la preocupación mutua; aprenden a observarse y aceptarse en la discordancia; se disciernen y se rectifican en los desaciertos; se identifican, se aprenden de memoria uno al otro para ayudarse en la reafirmación recíproca de la soberanía interior. No se concibe en un amigo la manipulación o el chantaje emocional. Ni una traición a la intimidad. No se usurpa, ni se trafica con el patrimonio espiritual que por afecto haya sido concedido. Un amigo se asume tanto en lo positivo como en lo negativo, convirtiéndose en interlocutor piadoso “con el cual se puede pensar en alta voz”, tal como lo imagina el poeta. Diálogo que fluye como comedia o tragedia pero sin lenguaje críptico. Un argumento amistoso nunca se nutre de referencias alegóricas, sino de acontecer llano y directo y como todos los afectos, entraña recreación ingeniosa y cultivo del corazón, llegando a ser sedimento, según Erasmo de Rotterdam, “cuando el silencio entre dos transcurre amenamente”, la contundente evidencia de que para vocación de padre, hijo o amante habría de comenzarse por la virtud de la amistad, esa cualidad idílica y perdurable mediante la cual una porción de alma se hace territorio de dos.

13 comentarios:

Alex NY dijo...

Lindo mensaje, Jesus. Tienen que llegar estos dias para uno disfrutar este tipo de posts tan necesarios para el alma. Gracias.

El Buti dijo...

Pupi es mi mejor amigo. Lo conozco hace 15 anos cuando llegue aqui. Puedo confiarle lo que sea y ahi esta. Con ese voy a donde quiera y por ese paso lo que haya que pasar. Hemos tenido malas y buenas pero nuestra amistad persiste. No hay nada como un buen amigo.

jr dijo...

¡Happy birthday a los buenos amigos que cumplen años hoy!

Boniatillo dijo...

y pensar que JESUS ROSADO me ha ofrecido su amistad. una amistad tan inteligente y desinteresada vale mucho, tambien las amistades ciberneticas tiene su cosa porque nos ofrecemos simpatia y nos comprendemos.
boniatillo felicita JR y todos los amigos de aqui....el escrito es lo mejor que ha escuhado sobre la amistad y boniatillo corre a printearlo.

A.B dijo...

Cuando llegué aquí no conocía a nadie. Empecé mis clases de inglés en MDCC y la primera amistad no fue ni con un hispano ni con un angloamericano. Mi primer amigo en esta ciudad -sin apenas tener comunicación oral- fue un persa de Shyraz...Sí! mi primer amigo fue un iraní que al hablarle se Abbas Kyrostami comprendió lo que para mí era la poética del mundo. Hoy aún cuando nos seguimos viendo ambos tenemos la sensación de que lo mío es suyo y lo mío le pertenece sin mediar palabra entre nosotros. Hace un tiempo murió su hija de un año... cuando le entregué el poema de despedida me abrazó como lo hiciera la primera vez en la clase
Hoy por supuesto el círculo se ha ampliado y el autor de post, especialmente, junto a los blogueros del lugar ocupan un lugar preponderante

Una abrazo desde Barcelona

Amílcar

tumiami dijo...

Gracias por la amistad!

mantilla dijo...

yo tambien me sumo a la celebracio'n de los amigos. AMistad, amistad, me acuerdo por esa calle cabminando hasta la tienda RoseLand

jr dijo...

Un abrazo, mi estimado Amilcar, y espero no tener que recibir nunca poemas de despedida. Ni escribirlos. Se ocupa mejor el tiempo en los tintos de bienvenida.

jr dijo...

boniatillo, algún día te voy a explicar por qué te aprecio tanto. Tiene que ver con un amigo que tuve hace ya un tiempo largo. Se llamaba Casimiro, se pelaba al rape y usaba sombrero azul. Tenía voz de falsete y cuando hablaba en vez de salir palabras de la boca de Casimiro, salían figuras de colores. Como si fueran animados... No sé si boniatillo entiende. Es díficil porque entonces yo apenas tenía tres años y para los viejos se nos hace muy complicado explicar tan tiernas amistades. Yo creo que es mejor que boniatillo espere a que JR pueda hacer un post sobre esa historia.

La Mano Poderosa dijo...

J.R.,
El regalo de la amistad es algo que no se puede valorar. Puras verdades que has escrito, y seria un mundo ejemplar si las naciones aplicaran esa filosofia.
Felicidades AT, y como maximo regalo, La Mano te regala, en el dia de los inocentes, la muerte de FIFO, que de inocente no tuvo nada!

jr dijo...

Mano, un gran brindis por tu salud! Bendiciones para tí y tu familia.

tumiami dijo...

Gracias, Mano.

La Mano Poderosa dijo...

No, Gracias a todos!