miércoles, 20 de febrero de 2008

Jugar a los escondidos


Nieve


Con el brazo en mi cara, sin hacer trampas, de espaldas.

Recostada a un árbol conté infinitamente mientras se ocultaban.

Conté hasta dos mil y al abrir los ojos: la noche, entonces me pregunté:

¿Donde están todos? tanto tiempo buscándoles, esperándoles aquí.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez…

Qué lejos, qué sola, qué perdida en el patio de mi propio juego.

18 comentarios:

  1. Hay poetas que cuando los/las leo me producen reflexión, ganas de deducir o buscar a qué realidad corresponde la metáfora. O, simplemente, a veces hay poemas que sólo producen una ligera sonrisa de mediodía. Ahora voy a decir algo muy cursi: cuando acabó el poema me cayó una lágrima. Entonces regresé al primer vreso. Lo leí otra vez entero y descubrí su secreto (...mi secreto por supuesto): Mientras más jugamos a vivir cada día, descubro que no hay escondites.
    Gracias

    Amílcar

    Pdta:
    Chuna estoy contigo... y te lo digo muy en serio
    Un abrazo y que te recuperes.

    ResponderEliminar
  2. Mis mejores deseos para una pronta recuperación de la señora Carmencita (la Chuna). Me unen viejos y fuertes lazos de amistad y gratitud a esa familia. Un abrazo a Bill y toda la suerte del mundo.
    Cafeína, no tiene que disculparse. Expuse ayer mi punto de vista y tal vez lo hice un poco exaltadamente. Usted siempre se ha conducido aquí con ejemplar respeto. Se trata de hacer un poco de justicia con respecto a la imagen y símbolo del sujeto en cuestión. Reciba toda mi consideración y humilde amistad.
    César Beltrán

    ResponderEliminar
  3. Saludo también al blog de López Ramos. Esa es la idea, crearse su propio jardín para paliar el espejismo de que se reparte flor ajena. Pienso que será una huerta necesaria para documentar un periodo digno de estudio y donde el conocedor en detalles de las ténicas del arte visual podrá conjugar esa ventaja con la capacidad de buen redactor. Recorrer el costal de la montaña entraña sudor sobre la piedra. Pero, sin apuros, se llega.

    ResponderEliminar
  4. gracias a todos los que se preocupan por chuna y quieren saber de ella y su salud
    chuna se recupera muy bien de la intervencion se encuentra en el jackson memorial hospital
    los mantendre informados

    el sobrino de la chuna

    ResponderEliminar
  5. Gracias amigos, por el apoyo a mi jardín-(de)lirio, especialmente a JR por sus palabras de saludo y aliento. Esa es la idea, reflexionar sobre aquel momento seminal de nuestro arte, desde la voz de la memoria, personal o colectiva.
    Mis mejores deseos de recuperación a la Chuna, sé que la divina esencia del cosmos está con ella y ella pronto estará con nosotros, deleitándonos con su palabra sabia.

    ResponderEliminar
  6. Chuna, Sabes que hemos conversado mucho sobre estas cosas. Quedate un tiempo mas con nosotros, te necesitamos. No es tu tiempo todavia, con amor, Marc

    ResponderEliminar
  7. Qué lejos, qué sola, qué perdida en el patio de mi propio juego.

    Bella semblanza.

    ResponderEliminar
  8. La Chuna va evolucionando satisfactoriamente. Todos nuestros mejores pensamientos hacia con ella.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué linda la nieve envuelta en la piel de zorro! Te secundo Amilcar.

    ResponderEliminar
  10. He vuelto de nuevo.

    Raysa

    ResponderEliminar
  11. Nieves, quién eres?
    De dónde sale esa poesía de agua cristalina fluyendo entre las piedras, entre la angustia existencial y la belleza.
    Gracias por refrescarme la noche.

    ResponderEliminar
  12. Nieves,
    Seguimos contando, aunque ya estamos multiplicando.

    ResponderEliminar
  13. Nieves... entre la brevedad y la belleza

    ResponderEliminar
  14. Nieves:

    Considerame un fan.

    Juanquinquin.

    ResponderEliminar