lunes, 29 de mayo de 2006

4:15 pm, 37 Avenida


Por Alfredo Triff

4:15 de la tarde, 37 Avenida, bajo un cielo encapotado y una humedad que te pega la ropa a la piel. Mientras dos hileras sólidas de autos y camiones se entrecruzan, un hombre con la cara extraviada, no en el cielo, no en la tierra, no incluso delante de sí, camina en sentido norte. Marcha automática de soldado mecánico: La barrigota le dirige el cuerpo; las piernas como resortes, los brazos que se columpian cual péndulos. Cabeza canosa y calva, su cara un esguince adornado por espejuelotes, barba rala, labio inferior prominente. Tiene la camisa estrujada y amarillosa por el sudor viejo; el pantalón corroído y los bolsillos atestados de papeles. ¿Cuál es su derrotero en la doble vía? La silueta se hace pequeña y se pierde fundida con el gris... el metal, la humanidad, y las nubes que ahora prometen un aguacero.

12 comentarios:

  1. ¡Que tristeza! Cuanta soledad uno encuentra constantemente; vivimos en un mundo donde el aislamiento crece desmesuradamente. Qué lleva a una persona a ese punto, donde además, cualquiera puede llegar. Dichosos los que contamos con una red de seres queridos que nos arropan: una bendición.

    ResponderEliminar
  2. En ocasiones, hay un ojo sensible que descubre a estos seres de biografías sórdidas y los observa y los sigue con la mirada largamente. Los medita, los hace territorio interior. Luego los lleva a letra, otorgándoles sentido efímero aunque no un rumbo. Los hace protagonistas de cinco minutos de piedad. Y a nosotros nos hará reevaluar los linderos de la experiencia tribal. Hasta que "la silueta se hace pequeña y se pierde fundida con el gris..."

    ResponderEliminar
  3. ...allá, donde se pierde, quizás ni llueve y otros lo ven acercarse. La dual vía es solo eso, puntos de vista. A cuantos nos dolerá no poder hundir la cabeza en un recuerdo grato y en cámara lenta con las emanaciones de la vejéz como guía. Mi abuelo, cuando se fue, la via no le dejó alternativas y caminó airoso por medio de los tranvías de San Lázaro rumbo al Malecón, camino a Galicia. ¡Que gran salón para un adios!
    LS.

    ResponderEliminar
  4. Hermosa semblanza y triste. Pero asi es la vida.
    Aleandro Ferreira de NY

    ResponderEliminar
  5. Que culto y poetico el blog de hoy.
    Me cuadra el cuadro,un abstracto a lo old school.

    Nina Hagen Return

    ResponderEliminar
  6. Caballero verdad que Miami le saca la veta al mas pinto...que fuerte!se te salio el aburrimiento pueblerino tumiami!

    Khar Mha.

    ResponderEliminar
  7. A paso dialectico.
    Tum Ba

    ResponderEliminar
  8. Khar-Mha, Nunca subestimes las emanaciones del ocio. Del ocio surgio la pregunta "Por que cae la manzana?" En la contemplacion tambien cultivamos algun tipo de espiritualidad. Pobre del que huye del ocio (ya que es como huir de la conciencia o de la culpa)
    Triff, sigue deteniendote en lo vanal, en la contemplacion productiva que algunos sabemos o podemos disfrutarlo. MD

    ResponderEliminar
  9. me gusta mucho ese texto, con titulo de coordenadas matemàticas tiempo y lugar, señal de que alguien... està despierto aunque esté en medio de un atasco interminable.
    Conmovedor el texto de LS sobre su abuelo, un homenaje a los miles de gallegos, asturianos, canarios y catalanes y de otras huertas que dibujaron y construyeron el paisaje de La Habana...gracias tu miami por la poesia cotidiana.

    ResponderEliminar
  10. Que rico que tu escribes, todo cortico y justico linea por abajo de las patas. pero, que fue lo que le sucedio al susodicho que se banho en el aguacero? dime

    ResponderEliminar
  11. Ven aca, y donde estan todos los amigos mios que visitan este lugar? Y con los que deseo hablar... cp

    ResponderEliminar