viernes, 7 de agosto de 2020

las falacias del catastrofismo climático


Se acaba el mundo. 
¿Cuándo? 
Ahora mismo, es la catástrofe.

alFredoTriFf

A MODO DE INTRODUCCIÓN 

En los últimos 10 años el tema del calentamiento climático ha cambiado radicalmente. La palabra "calentamiento" fue sustituida por "emergencia", y después por "catástrofe". 

El cambio responde a la creciente frustración del activismo climático internacional con los resultados de la Conferencia XV de Copenhagen (2009) y el Acuerdo de París (2016). Los políticos y la prensa activista buscan apresuradamente "redireccionar" la estrategia climática ante lo que llaman falta de mecanismos de ejecución internacionales. De ahí el vaticinio, a raíz del Acuerdo de París, que la temperatura planetaria está a punto de subir 3 grados centígrados. Luego, se manejan los tipping points (puntos de inflexión antes de la catástrofe) que pronostican un máximo de 11 años para revertir el efecto invernadero.

El bombardeo de la prensa (escrita y televisiva) es tan desorbitado que ha llegado a provocar un nuevo síndrome: la "eco-ansiedad", que se manifiesta particularmente en los niños persiguiendo la meta de la COP 25 de la ONU, 2019 de crear... "un ejército de Gretas".  Lo que sigue busca contrarrestar ese bombardeo mediático catastrofista.

Comenzamos con una perogrullada: DECIR CLIMA ES DECIR CAMBIO, ES DECIR, CALENTAMIENTO (Y TAMBIÉN ENFRIAMIENTO).

Segundo punto (y más modesto): SÍ, HAY UN PEQUEÑO CALENTAMIENTO QUE NO IMPLICA CATÁSTROFE ALGUNA.

Para entender el clima debemos considerar la historia del clima.

BREVE HISTORIA DEL CLIMA  

Cuando se habla de calentamiento antropogénico se alude el período desde 1880 a la actualidad, que los expertos llaman calentamiento moderno. Según la IPCC, el efecto humano sobre el clima se hace verdaderamente discernible a partir de 1950.

Veamos la gráfica 1, abajo:

gráfica 1, cortesía, NASA

Las variables son: temperatura de la superficie del mar (en azul), temperatura en la tierra (en rojo), y el average de ambas (en verde). Observamos un incremento de 1c durante el período "moderno" (que corresponde a la amplitud de la curva a la derecha).

Para comprender el calentamiento del período moderno, debemos compararlo con otros anteriores que le preceden, por ejemplo (gráfica 2): 

gráfica 2, cortesía joannenova.com.au


Los tres picos (a la derecha, arriba) corresponden a tres períodos: el "minoico," el "romano" y el "medieval", todos más calientes que el nuestro (el "minoico" por 4 0c, el "romano" casi por  2c y el "medieval" por 1c). A juzgar por la historia, la civilización ha seguido su curso sin mayores problemas climáticos.

La gráfica muestra algo inusitado: por los últimos 10,000 años, el planeta tierra ha sido mucho más caliente que hoy en día. Y es durante los últimos 2,000 años que el clima tiende a enfriarse aproximadamente 0.6 0c. Visto históricamente, lo que vivimos en la actualidad es, no un calentamiento, sino un enfriamiento. 

Lo que deseo es criticar la lógica detrás de las proposiciones catastrofistas. 

Sépase que la ciencia viene dada por proposiciones. Los hechos se clasifican de dos maneras, con fórmulas científicas o con proposiciones. Por definición, la proposición científica es cierta mientras no puede ser puesta en duda, lo que precisamente me propongo a continuación. 

Llamamos "falacia" a esa proposición que parece cierta pero no lo es.  

1. LA FALACIA DE LA "CULPA" ANTROPOGÉNICA 

El argumento central de los catastrofistas es que el ser humano es culpable del calentamiento global actual. Visto desde el punto anterior (arriba en la gráfica 2), ese reclamo se debilita. La historia de la temperatura global consiste de cambios constantes que se mueven entre calentamiento y enfriamiento. Inclusive dentro del calentamiento moderno, la temperatura se ha mantenido relativamente constante desde 1998.

¿Entonces?

2. LA FALACIA DEL C02 COMO CAUSA DEL CALENTAMIENTO

El dióxido de carbono es enemigo mortal del catastrofismo. Por otra parte, la vida animal y vegetal se basa en el carbono. La atmósfera es regulada por organismos fotosintéticos y fenómenos geológicos que dependen íntegramente del C02

Para el catastrofismo, C02 es la causa principal del incremento del efecto invernadero; efecto este causado por el indiscriminado uso de hidrocarburos (petróleo y sus derivados, llamados fossil fuels).

gráfica 3, cortesía, web.archive.org


La gráfica 3 (arriba) presenta dos curvas: Una de temperatura (en rojo) y otra de emisión de C02 (en negro). Si la causa del calentamiento fuese el C02, la trayectoria de ambas curvas debiera quedar superpuesta. Entre 1945-1970s (véase dentro del cuadro rojo) las trayectorias se invierten, lo que invalida la posibilidad de una conexión causal estricta (más sobre causa y efecto luego). Recíprocamente, si el C02 causara el calentamiento, este último (el calentamiento) no sería posible sin la presencia del C02, lo cual es falsificado por la gráfica 2 arriba (que presenta la historia de la temperatura global). 

Es decir, (y este punto es importante) han habido períodos interglaciales de mucho más calor que el actual sin una causa antropogénica. 

3. LA FALACIA DE LA PARTE POR EL TODO (EQUIVOCAR "TIEMPO ARTMOSFÉRICO" CON EL "CLIMA") 

Un punto martillado insistentemente por los catastrofistas es la distinción entre "tiempo atmosférico" y "clima". 

El tiempo atmosférico representa una instancia específica (de días o semanas) del clima, es decir. Es lo que se percibe en tiempo real. Por ejemplo: hoy agosto 7, en Miami está soleado, con 90 grados Fahrenheit de temperatura, humedad del 62%, a 10% de lluvia, con presión promedio de 30.09 inHG. 

El clima, por otra parte, se define como un average de instancias de tiempos atmosféricos extendidos por un período de aproximadamente tres décadas. Aclaremos, a diferencia del tiempo atmosférico, EL CLIMA NO SE PERCIBE. 

Un average no es un hecho específico (por ejemplo: ninguna pareja en Estados Unidos tiene 1.8 hijos). 

Los catastrofistas siempre caen en la falacia de utilizar el tiempo atmosférico del día-a-día para sustentar la tesis del calentamiento global (que es un average). ¿Por qué? Sencillamente es lo que la gente percibe y ve en la TV. Una temperatura poco frecuente (sea alta o baja), un incendio forestal, una sequía en África, el desbordamiento de un río en China, un huracán de grado 5 en el Atlántico. 

¡Ninguno de estos ejemplos reflejan el clima! 

Apuesto que si hoy, 7 de agosto hubieran 115 grados Fahrenheit de temperatura, la prensa y la TV local e internacional lo comentarían como otro ejemplo más de catastrofismo (GLOBAL), en lugar de una instancia de tiempo atmosférico (LOCAL).

4. LA FALACIA DE LA "CATÁSTROFE" CLIMÁTICA

De acuerdo a la prensa activista vivimos en medio de una catástrofe climática. ¡YA ESTÁ AQUÍ! ¿Pero cuál catástrofe? ¿Dónde? En sus ciclones, incendios forestales, sequías, inundaciones, etc. Pero todo eso es TIEMPO ATMOSFÉRICO, no CLIMA (vea la falacia anterior en el punto 3.).

Para hablar de clima, se necesita mostrar un incremento continuo durante meses y/o años. Dejemos entonces que las  gráficas hablen (hay también historia de catástrofes). 

Veamos 80 años de historia de ciclones en el atlántico norte y el mar caribe. Eso es CLIMA:


gráfica 4, cortesía de atmo.arizona.edu


Entre 1944-2011, la curva exhibe altas en rojo (entre 1948-1968) y bajas en azul (entre 1972-1996). No hay nada en la gráfica que indique un incremento continuo catastrófico.

¿Qué hay de los fuegos en California desde 1600?


De acuerdo a la curva en la gráfica de arriba, los fuegos actuales (véase, menos de 100) palidecen en comparación con la secuencia de siniestros del siglo XIX (entre 200-600).   

¿Qué hay de muertes por sequías en el siglo XX?

gráfica 6, cortesía worldwide, CRED


En el caso de las sequías, como en los fuegos forestales, la reincidencia de los últimos 20 años tiene que ver con hábitos humanos específicos tales como: 1) expansión urbana (sustitución del suelo vegetal por superficies impermeables para construcciones y estacionamientos), 2) invasión agro-ganadera, 3) tala indiscriminada o intensiva, 4) cultivo o pastoreo inadecuado. Estos factores tienen poco que ver con el clima y mucho con la pobreza, falta de regulaciones, corrupción institucional, etc.

¿Y la subida del nivel del mar? Rogamos paciencia con este punto.

gráfica 7, cortesía de joannenova.com.au

Observe que el nivel del mar en la gráfica 7 (arriba) comienza alrededor de los 1800, justo al comienzo del período moderno, cuando la huella humana del calentamiento aún no existía (el 85% del dióxido de carbono de índole antropogénico comienza alrededor de 1945).

La subida del nivel del mar se debe a tres factores principales: 1) temperatura del agua y cambios de la salinidad (se le llama estérico). 2) cambios en la criosfera (se le llama glacio-eustático), 3) cambios en las configuraciones de los continentes y las cuencas oceánicas (se le llama isostática). Los procesos isostáticos solo aplican para cambios del nivel del mar promediados de miles a millones de años (por lo que pueden ignorarse a los efectos de este estudio).

Veamos la gráfica 8, abajo (incluyendo los glaciares):

                                                              gráfica 8, cortesía de joannenova.com.au

Observemos, el 45% de la pérdida de hielo ocurre antes de 1900, con la atmósfera todavía por debajo de 300 ppm de C02 (vea la curva en azul). Para 1950 ya se nota una pérdida del 75% del hielo glaciar. Esto indica que solo el 25% de la pérdida de hielo correspondería al período antropogénico.

5. LA FALACIA DEL 97% 

Los catastrofistas se valen de una cifra mágica, mítica. La invocan todo el tiempo. ¡EL 97%! El propósito es  descalificar cualquier argumento que desafíe el dogma de la IPCC.

Pero tal consenso nunca ha sido demostrado, de acuerdo a este artículo del Wall Street Journal (2020). Existe, sí, una masa muy organizada de políticos, periodistas, activistas y científicos que se vale de un mensaje para AVANZAR UNA TESIS DE MIEDO que no es nueva en la historia: EL FIN DEL MUNDO.

LA VERDAD NO RADICA EN EL CONSENSO. Hay consenso producto de la presión, la coerción, incluso del soborno. En la filosofía de la ciencia CONSENSO NUNCA ES SINÓNIMO DE VERDAD.

(aquí les dejo este enlace de consensos derrotados en el latón de la basura de la ciencia)

6. LA FALACIA DEL HIPEROBJETO

La falacia del hiperobjeto es ditirámbica. DONDE CUNDE EL TODO, EL TODO CUNDE.

¿Qué es el todoNo ya la tierra y su atmósfera, sino cualquier fenómeno intergaláctico que involucre el planeta tierra. Literalmente TODO, desde el sol, oscilaciones orbitales y axiales, las posibles colisiones de la tierra con otros asterioides, el pasaje de nubes interestelares... ¡hasta las explosiones de supernovas a cientos de miles de años-luz! 

¿Lo entienden? EL CATASTROFISMO ES EL DIOS CLIMÁTICO.

Con el catastrofismo tenemos un caso único de circularidad en el cual cualquier fenómeno, por inconsecuente o nimio, sea en la esfera humana, el reino animal, vegetal y mineral, deviene automáticamente causa, y a la vez, efecto de la catástrofe, la parte y a la vez el todo. ¿No es la catástrofe el todo? ¿Es la parte, digamos, las inundaciones en China en el mes de julio de 2020, efecto del calentamiento climático o lo opuesto? 

Nuestro propósito no es entrar en esa discusión ahora, sino apuntar el desorden lógico y causal que termina produciendo resultados encontrados. Veamos a continuación los cintillos de distintas noticias:

¿Cómo puede haber en todas partes a la vez un calentamiento más rápido que el average global? (¿cómo puede el todo contenerse a sí mismo?) 

Debido al calentamiento la tierra gira más rápido, y a la vez más despacio, sobre su eje,

Los castores contribuyen, y a la vez, son aliados naturales contra el calentamiento, 


Con el calentamiento se producen más, y menos insectos a la vez, 

Con el calentamiento hay más, y a la vez menos ataques de tiburones, 



Las termitas son un peligro; por el contrario, las hormigas son nuestra salvación,

El calentamiento deprime a los perritos, 

   


El calentamiento aumenta con los pedos submarinos de las almejas (ahora la parte causa el todo en lugar de lo opuesto),

El calentamiento ha encogido el tamaño del pene de los osos polares y del hombre,

¿Les parece suficiente? 


¡HAY QUE DESMANTELAR EL CAPITALISMO!

Hay un aspecto no climático, sino político del catastrofismo, que se pierde en el ruido mediático. Me refiero al proyecto de desmantelamiento de la economía capitalista que se está cocinando en los Think tanks de la izquierda socialista europea y de EEUU. Desmantelar la economía global no es nada fácil, pero resulta una posibilidad tangible desde adentro, si esta viene presentada con el propósito de preservar la vida en el planeta.  

La guerra contra el dióxido de carbono (C02) comienza con el Segundo reporte de la IPCC que concluye: "la evidencia demuestra una influencia humana discernible en el clima terrestre". La  influencia dañina es la energía derivada del petróleo, el gas natural y el carbón (los llamados fossil fuels). ¿Otro enemigo? La energía nuclear. 

La cruzada contra la energía nuclear debía llevar a muchos a cuestionar las verdaderas intenciones del activismo catastrofista. ¿No acaso imperativo utilizar fuentes de energía viables y a la vez de emisión mínima para mitigar el efecto invernadero? El Wall Street Journal esclarece la paradoja: 

La utilización de la energía nuclear no depende de una reforma radical de la economía y la sociedad (como se pretende con las energías renovables), ni tampoco alimenta la fantasía de una humanidad futura en total armonía con la naturaleza. 
El imperativo político/económico del catastrofismo es utilizar las llamadas ENERGÍAS RENOVABLES, hasta ahora muy ineficientes, para reducir el consumo de energía y con ello detener el crecimiento económico global. Es una nueva guerra contra el capitalismo. 

El capitalismo (via Marx) no es la causa de la pobreza en el mundo. Ahora es el causante principal de la destrucción del medio ambiente (via ONU).

Entre paréntesis, ¿han visto PLANET OF THE HUMANS de Michael Moore? Nadie imaginaba que un activista de la izquierda como él lanzara un cubo de agua fría tan contundente contra la industria de ENERGÍA RENOVABLE

Este artículo opinión de un invitado anónimo para Diamondback, lo presenta sin ambages:
No se trata ya de que el capitalismo no es capaz de mitigar el cambio climático. No; el capitalismo es la causa misma del cambio climático. Deberíamos atrevernos a decirlo claramente. Preguntarnos cuál debería ser la alternativa al capitalismo y qué podría suceder si no hacemos el cambio.

¿La solución?

El comunismo, o socialismo -si quiere llamarlo así. Yo prefiero comunismo, porque describe un arreglo económico mucho más preciso y menos conducente al error. 
Lo anterior coincide con la plataforma del GREEN NEW DEAL presentado por la congresista AOC. El ex jefe de personal de AOC, Saikat Chakrabarti decía en una entrevista para el Washington Post  que el Green New Deal no era realmente un proyecto climático:
Lo interesante del Green New Deal es que no fue originalmente una cuestión climática en lo absoluto. ¿Ustedes pensaban que se trataba de una cuestión climática? El verdadero motivo para nosotros es cómo cambiar la economía entera.

Greta Thunberg, una de las figuras mas prominentes del catastrofismo, lo ha dicho claramente en Project Syndicate:

La crisis climática no se trata solo del medio ambiente. Es una crisis de derechos humanos, de justicia y de voluntad política. Los sistemas de opresión coloniales, racistas y patriarcales lo han creado y alimentado. Tenemos que desmantelarlos a todos.

La posibilidad de un orden global burocrático de corte socialista/comunista en los países desarrollados está muy cerca en el horizonte.

Lo anterior nos recuerda la advertencia del economista Ludwig von Mises, en su libro Burocracia  

El factor determinante de la política actual es sustituir la libre empresa por el control gubernamental. Poderosos partidos políticos y grupos de presión reclaman perentoriamente el control público de todas las actividades económicas. Buscan el control completo de la economía y la actividad humana que no se subordine a la regimentación de las autoridades. Para ellos el control estatal constituye la solución de todos los males.

Que no quepa duda: con o sin calentamiento climático, la receta político-económica del catastrofismo es sumamente peligrosa.

No hay comentarios: