sábado, 25 de agosto de 2018

Santana - Soul Sacrifice, 1969 (Woodstock)


JotaErre

Esta es una de la piezas más conocidas pero menos versionadas en la historia del rock. ¿Motivos? El virtuosismo que exige. Aunque es una estructura musical fluida de conjunto, el performance individual de cada participante contiene una identidad avasalladora. Michael Shrieve en el drum, José "Chepito" Areas y Michael Carabello en las congas, David Brown en el bajo y Greg Rolie, el interlocutor de Carlos en los teclados. "Después de una intensa jornada finalmente conectamos con el corazón de Woodstock", afirmaba el líder de la banda. Era una suma de personalísimas energías. Carlos comentaba, "Santana no es un nombre, es un proyecto, una reunión de afinidades erotizadas por la música". Los ingredientes son elementales y a la vez trascendentes: cuerdas, percusión, teclado, conspiración melódica, uso de hierba* y trance. Es una pieza que hará estremecer a una generación de cubanos que inflamó sus venas al compás de esas vibraciones. Pero, les aviso a los actuales cultores del cubatón y otros derivados que sin esos episodios sonoros antecesores, ustedes estarían carentes de bautismo. Ustedes no hacen música gracias a los danzones de Barbarito Diez, ni a las décimas de Justo Vega.
______________________________

* Se advierte que este blog se refiere a hierbas cuyo uso medicinal está aprobado por la FDA.

No hay comentarios: