martes, 14 de noviembre de 2017

Delio Regueral responde a Jesús Rosado


Delio Regueral 

El artículo “La masacre como hábito” de Jesus Rosado, publicado aquí en tumiamiblog no puede, pese a su intención, alejarse del amarillismo ni de lo tendencioso. La desensibilización popular ante las masacres es la aceptación de la realidad ante la falta de pensamiento crítico.

Nada se puede comprender sin entender la causa.

Ya sea terrorismo internacional o nacional, crimen común u organizado o crimen pasional el origen de estos fatídicos sucesos, ninguno de los motivos mencionados son legales y sin embargo tiñen de tristeza y sangre su entorno. Ya sea disparando un rifle o atropellando peatones con un automóvil o detonando una bomba casera, la solución para una sociedad perfecta radicaría en la prohibición de las armas y los automóviles y los aviones y las tuberías de plomería y los cuchillos de cocina y las tijeras de costura y los bates de pelota y los palos y las piedras y entonces lo mas coherente seria cortarle los brazos y las piernas a los recién nacidos para que no pudieran en el futuro patear fatalmente ni estrangular con sus manos a un semejante.

Presentar a la NRA como responsable demuestra un desconocimiento profundo de la importancia de la responsabilidad personal y del instinto animal de conservación no ajeno al hombre como de la historia que recoge el alto costo en vidas humanas y en violación de los derechos humanos. La prohibición de armas en manos del pueblo es el recurso de los más sanguinarios dictadores; ellos son los que exigen el desarme popular para garantizar el triunfo de la tiranía que domina y doblega multitudes y terminan practicando la voluntad del servilismo en contra de toda lógica práctica.

Las declaración de Trump me es tan irrelevante como la del Papa o las de los “reporteros” que mal venden su conciencia e integridad malversando su imagen para moldear la opinión pública a conveniencia de lo previsto por George Orwell, que ha llegado a ser realidad solo unos pocos años después de 1984. Ya no es ficción ni teoría el control y la censura de la información en el país insignia de la transparencia política, la separación de poderes y la libertad de prensa. Una opinión para ser útil  tiene que estar respaldada por los hechos y ser consecuente con las consecuencias.

La persecución de la perfección es una idiotez porque no es mås que la selección de los defectos. Las guerras son el indiscutible método racional para la supremacía de los humanos sobre sus semejantes como lo es la selección natural para las especies irracionales, el fuerte se impone y el pez grande se come al chiquito.

No hay comentarios: