lunes, 1 de diciembre de 2014

Théâtre de Monsieur et Madame Kabal (versión completa) de Walerian Borowczyk




atRifF

nacido en polonia en 1923, Walerian Borowczyk era diseñador gráfico y director de cortos fílmicos. una vez llegado a francia, colaboró con Chris Marker en la conocida Les astronautes (1959). una vez en francia,  Borowczyk desarrolló un estilo muy personal. su método? la represión que se manifiesta como crueldad, el absurdo y la pulsión sexual. se ha dicho que la belleza en Borowczyk es, o convulsiva, o no existe.

los films de Borowczyk son audaces y complejos. su sello es la visualidad táctil. ningún otro cineasta experimental de esa época elabora tanto lo que pudiera llamarse resonancia visual de la imagen. el mundo de Borowczyk está cerca del Schelling romántico de la naturaleza: el mundo material es cualitativamente indistinto, distinguible desde el caos de su estructura atómica. y esta fundación le da otro sentido a la realidad.

en lugar de ser participantes activos de un entorno humano perecedero, los personajes asemejan aliens en un mundo definido por la inmovilidad e impasibilidad de los objetos. cercano a  Magritte, en Borowczyk lo familiar asume un matiz inquietante.

la luz de Borowczyk acentúa un mundo sensual donde la represión del deseo conduce inevitablemente a la crueldad. todo en el film es importante: individuos, animales, objetos, elementos del paisaje, todos participan del drama psíquico. tanto para Borowczyk como para ese otro genio,  Jan Švankmajer, la acción humana es una intrusión en el balance del mundo. el ser humano es extraño, ajeno, perdido.

su arte evidencia una fobia al matrimonio: precisamente el tema que explora el oscuro animado: Théâtre de Monsieur et Madame Kabal 1967. el film presenta la absurda y cruel historia de una pareja Kabal que se destruyen el uno al otro en un juego aparentemente infernal. en su estructura formal, el film es un estudio dadaístico de montage para el cine. Borowczyk, como Jodorowsky, presenta la sexualidad como una salida necesaria ante el absurdo de la vida, o mejor, como salida al absurdo de toda una época: el mundo de la guerra fría.