Sunday, January 13, 2013

a desconfiar de los patriotas


buen artículo de alejandro armengol para cubaencuentro titulado más allá del nacionalismo histórico. lo señalamos por esa afinidad electiva que nos acerca a ese ni-aquí-ni-allá crítico de nuestra identidad.
(...) si algo se explota ideológicamente en Cuba es este nacionalismo decimonónico, que al final ha quedado como la última justificación de un proyecto zigzagueante. Por rechazo a los postulados revolucionarios, que se mostraron vacíos, hemos aprendido a desconfiar de los patriotas.
desconfiar de los patriotas. debiera ser un lema para el futuro. o lo que es lo mismo,
Bajar del altar a los patriotas, enterrarlos para que la nación cubana avance sin soportar la carga de la mitología independentista, no es la solución de todos los problemas. Pero sí un paso necesario. Es indispensable limpiar de pacatería y determinismo la historia del país.
¿castro pacato? él y toda su generación. "el patriotismo", aspecto del dna moral/nacional que en tumiami hemos llamado "castrismo" a secas. el próximo es el apóstol. armengol descarga con un tono moderado. no lo destrona del todo.
Si bien el pensamiento martiano y su práctica revolucionaria están marcados por los ideales democráticos, el desinterés y el rechazo al caudillismo, hay en su exaltación al heroísmo, y en su concepción simplista del indígena y el “hombre natural”, una tendencia romántica —del culto al héroe luego convertido en raíz torcida del fascismo— que incluso puede resultar peligrosa, cuando de ella se apropian, como ha ocurrido innumerables veces, demagogos y populistas.
acto seguido deja caer esta línea como quien no quiere las cosas: "El mesianismo martiano y su romanticismo político pueden resultar funestos".

el autor analiza lo literario de nuestro nacionalismo con humor y auto crítica. escepticismo armengoliano el de este final:
Hay un grupo numeroso de escritores nacidos en la Isla regados por el mundo, que trascienden los esquemas a los que estábamos acostumbrados hasta hace apenas un par de décadas. Por lo general dominan varios idiomas, han incorporado a sus vidas los hábitos y modos de vida del lugar en que radican e incluso ejercen profesiones al igual que lo hacían en Cuba y que los nacidos en los lugares que los han acogido. No por ello han dejado de ser cubanos, sino que han extendido el concepto. Convertidos en desterrados universales, su vida cotidiana es alemana, española o norteamericana, pero su hogar es cubano. Mi única duda, a veces, es si considerarlos elegidos. O pensar, más sobriamente, que arrastran una maldición.
bien, con toda esa historia funesta, ¿qué habrá más allá?  

2 comments:

JR said...

Sí, a desconfiar de los patriotas, de los mártires y del mito revolucionario. A la larga el resultado es dictadura. Sueño con el día con que un joven en Cuba no sepa responder quien es José Martí o se escriba una farsa sobre Maceo y si hay presidente electo no sepa contestar de quién se trata. Cuba sueca o haciéndose la sueca. Entonces seremos libres por primera vez y definitivamente. No más tabaqueros, ni PRC, ni PCC, ni Mella, ni Villena, ni Chibás. No más cargas al machete. Ni desembarcos del Granma. El presidente es Rodolfo López. O Sacristana Ulloa. Nuestra preocupación tiene que ser sobre la nueva ley de impuestos. O la legislación sobre el seguro social. Y deja que se llene La Habana de anuncios de Coca Cola o de State Farm. Esta república tiene que ser tan verde como los jardines de los Campos Eliseos o las primaveras en North Carolina.

Anonymous said...

Nacionalismo Vs Democracia

Si, acertado mil veces tu comentario JR y brillante el articulo de Armengol sobre el Nacionalismo Histórico y Literario. Creo que el nacionalismo tribal cubano es un fenómeno cultural también de cultivo floreciente en el resto del continente; aunque vale destacar hispanismo versus anglicismo; caudillismo versus democracia respectivamente. Me atrevo a decir que entre la trayectoria histórica del Independentismo-Nacionalismo-Caudillismo de casi todos de los países de la cultura hispana de nuestro hemisferio y los países de raíces y coloniaje anglo, hay marcadas diferencias de resultados y aplicación. Realmente son una consecuencia las obvias diferencias humanistas, de claridad y visión entre los documentos, fundamentos y fundadores de las bases de estos dos grupos sociales definidos por estas culturas en nuestro hemisferio. Evidentemente, ese tribal nacionalismo trajo distintas consecuencias para nuestros países que para las 13 colonias. Quizás se trata de intensidad versus pragmatismo en nuestra respectivas raíces culturales? Quizás un análisis histórico comparativo entre las dos culturas nos de alguna respuesta. Y como consecuencia, llegó el comandante y mando a parar... Si, paró todo lo que no fuera a partir de él. Eliminó la inmigración (hasta los Chinos se fueron, quien quería emigrar al desastre de la Cuba de Castro) Eliminó la apertura de una Cuba cosmopolita al menos, e instauró el más cerrado hermetismo usando los peores atributos de ese Nacionalismo tribal favorable a la maldad de su vitalicio auto caudillaje.
Las faltas en otras culturas, no fomentan ese caudillismo feroz como en la nuestra. Quizás el oportunismo y enriquecimiento personal se mezclan con funciones administrativas con diferente intensidad y medida; pero de todas formas, al parecer nos importa menos en la abundancia o cuando la oportunidad esta ahí para todos. El sueno americano era posible y ojalá que regrese; porque solo en la abundancia los sueños son mas cercanos.
Si me preguntan, hubiera deseado Shakespeare, Dante, Cervantes, además de Heredia, Casal, Cabrera Infante, Lezama y Carpentier... Todos son míos como hombre de mundo, sin necesidad de caudillos mesiánicos de campaña y de vulgares timoratos como Chávez y Castro.
El verdadero héroe está en arte y el humanismo de no ser héroe, en lo mejor de la condición humana. Pobres aquellos que al no salir de Cuba nunca sabrán la verdadera diferencia de la multiculturalidad que nos une y nos separa, que nos hace iguales y distintos. Que hubiéramos sido si?

RL Sent from my iPad