jueves, 31 de mayo de 2012

el hecho nunca está hecho


atRifF

"En verdad ciertamente, lo que está abajo es como lo que está arriba, y lo que está arriba es como lo que está abajo"-- Hermes Trimegisto: La tabla esmeralda

el post tiene que ver con lo que se le pide a la verdad.

sabemos que cierto y falso son opuestos. pero lo falso ¿no es también un hecho un resultado, una posibilidad necesaria y latente? por lo tanto ¿no puede decirse que lo falso es verdad?

¿y qué es la verdad? de entrada no puede ser una parte de nada. así en seco, la verdad es un estado general.*

claro está, deseamos concretar esta generalidad sinóptica, hacerla sólida. ahí llega el hecho. sin embargo véase que el problema fundamental del hecho es que todo hecho es cojo, es decir, está por hacer, o sea, no está hecho.

por ejemplo, el hecho, literalmente hablando, no ocurre. veamos por qué. supongamos que el hecho "empieza cuando ocurre" o "ocurre cuando empieza", pero esto no es más que una solución cronológica provisional, algo así como un corte geométrico a un problema temporal. y es que somos nosotros los que [[acotamos]] el entorno del mismo. por tanto, el entorno, cualquiera que este sea, está en falta. algo infinitesimal queda detrás... o ¿delante? 

en efecto, hay futuridad en el hecho, puesto que el hecho no [[ocurre]]: el hecho ]]traNScurre[[.

lo insólito de todo esto es que no habría hecho sin esa cota, la que precisamente lo hace cojo. no podríamos referir ningún evento sin acotar un ahora entre pasado y futuro. luego, por definición, todo hecho está condenado a su cojera. 

de esta pulsante paradoja que aplica tanto a lo falso como lo cierto del hecho se proyecta la verdad del caso.

el hecho nunca está hecho.  
_____________
* die wahrheit ist ein ganzes ("la verdad es un todo"). en efecto, concordamos con el oscuro pietista alemán friedrich christoph oetinger (1702–82).

miércoles, 30 de mayo de 2012

Cazadores de yemas


Judith Ghashghaie

(A Jim Lorena quien me invitó a este lugar y a Rosie Inguanzo
que quiere saber cómo era).

En la Abuela Patria hay un lugar donde traviesas y esbeltas sardinas
no viven en latas, sino que: ensartadas en estacas brincan de los
barcos para caer justo a la hora de comer sobre los platos de las
mesas. Si un mortal desea una dieta de estas frescas proteínas y una
solución definitiva a sus problemas simplemente tiene que esperar ser
invitado por un generoso parroquiano de la ciudad. Aquí los Alba-ñiles
construyen los techos de las casas con espuma de mosto y las paredes
con pedazos de desteñido cielo; en los jardines, patios, porches
crecen arboles o cuelgan masetas pobladas de huevos.

Afortunadamente, la empresa Monsantos aún no se entera que en la Calle
Banda del Mar de Málaga los huevos se reproducen en arboles y
viceversa. Pescadores diestros en el arte de cazar claras y yemas
son quienes por siglos se han encargado de empuñar, coleccionar,
podar, y regar tan resbaladizo cultivo. Estos pescadores nadie los
ha visto porque realizan sus actividades cuando los vecinos hacen la
siesta. Es harto sabido que estas plantas huevecen todos los días pero
hacen un ruido ensordecedor y se pasman si algún vecino a hurtadillas
intenta saltar la siesta; desde las dos de la tarde: párpados,
puertas, ventanas y jaulas de pajaritos permanecen cubiertos y
herméticamente cerrados hasta las cinco.

Cuando moradores y pajaritos de la Calle Banda del Mar finalizan la
siesta un intenso olor a jadeos y suspiros reina en el lugar; aroma
que, por cierto, se adhiere para siempre a los huevos. La sabiduría
popular asegura que esta fragancia sumada a los ronquidos ayudan a la
fecundación o huevonización de estas plantas. A pesar de que existe
una extensa bibliografía gastronómica que explica paso a paso cada
receta nunca nadie ha comido estas ecológicas protuberancias; se
desconoce si son duras, blandas, frías, tibias o calientes. Ni
siquiera en las épocas de grandes hambrunas alguien ha osado a
deshuevar una sola rama.

Todos los bandamarinos mueren o viven muy orgullosos de ver, oler,
poseer y no tener que escuchar sus ovíparas plantas. Alarmas y
fosforescentes avisos señalan en perfecto castellano: ¡Cuidado con
los huevos! Pero curiosos, turistas y hasta científicos monolingües
quienes con sus cámaras, libritos de anotaciones, androides, Ipads o
microscopios se acercan a los huevos desaparecen de escenas como por
arte de magia. Al parecer, los arboles de huevos de la calle Banda
del Mar son carnívoros.

martes, 29 de mayo de 2012

El nuevo poder de artjudicación

Frasco con bolas de algodón usadas para limpiar una escultura de Jean Arp devienen, junto con el frasco, en arte

Miami Bourbaki explora la "artjudicación" en el arte. Es decir, el proceso en sí que adjudica arte a algo. La cuestión no se examina jamás sino que se da por sentado. Se trata de un problema serio que nuestros críticos sencillamente no cavilan.

¿Qué determina que algo sea arte?
Indudablemente el frasco nos presenta con problema categórico. ¿Cómo explicar el paso de objetualidad a artualidad a menos exista un previo proceso de artjudicación? ¿Se trata de un factor de fricción mágico-simpático? ¿Acaso proximidad y entrelazamiento a nivel cuántico donde las bolitas de algodón y la escultura de Jean Arp son parte de un mismo fenómeno?) .

lunes, 28 de mayo de 2012

ZOMBIS INVADEN MIAMI


La noticia que circula los periódicos del mundo es clara:
Según testigos horrorizados, el oficial de policía se obervó a un hombre desnudo que mordía (y masticaba) salvajemente la cara de otro hombre. El oficial entonces le ordenó al sujeto desnudo a retroceder, y cuando este continuó el asalto, el oficial le disparó. Pese al disparo en la espalda, el atacante siguió devorando los cachetes y la nariz de su víctima, lo que obligó al oficial a continuar disparando. De acuerdo a testigos se escucharon por lo menos una media docena de disparos.
Las autoridades lo atribuyen a la llamada "psicosis cocaínica", pero entre los conocedores de la realidad miamense, se comenta un síntoma perturbador, causa más tenebrosa. Vivimos horas de pánico. Nuestra comunidad, en su mayoría escapada de experimentos sociales seudo puristas, es el caldo perfecto de cultivo para un fenómeno post-castrista post-capitalista de resultados francamente impredecibles. Es aún temprano para determinar la verdad. Pocos se atreven a comentar esa otra posibilidad, la de que el asalto revele una mutación socio-política, transhumana, y transgenética. Seguiremos informando.

Néstor Díaz de Villegas: Oda a Armando Pérez-Roura



Reculaste a la vida en las trincheras
camuflado de versos escogidos,
combinadas agrícolas tronaron
en los ganglios a golpes de membrete.
Nunca el cabo rosado de las cañas
recabara los votos ciudadanos
en boletas de hojas de periódicos
y micrófonos de hijos perforados.
Walter vino a sembrar una cizaña
donde abundan noticias zodiacales
si las cartas natales de los gallos
anunciaron dichosos la canalla.
No es de Júpiter ralo, ni de Venus,
la hora triste en que descenderemos
a la Plaza copada y a la ergástula
en la campánula de Lévi-Strauss.
¡Viva el cieno! La gloria desespera
a las puertas de un Hades confiscado.
Nuestras madres parieron circulares.
¡La letrina precoz, la mojonera!
Donde hundido hasta el cuello el héroe yace
recibiendo del cielo los conceptos.
El patriota suspira, y los sabuesos
comerán de su mano genitales.
¡Oh la Patria vulgar, la mala pata!
La que siembra boniatos en la acera.
La que triste almorzó en La Lechonera.
Su figura es de lata de conserva.
Esa diosa menor, muda Minerva,
tras sus ojos de ónix carcelario
con mi verbo de búcaro incendiario
¡coseremos de guinga una bandera!

domingo, 27 de mayo de 2012

Néstor Díaz de Villegas y la invención poética de Miami


foto: Ernesto González
Joaquín Gálvez

Cuando llegué a Miami, en 1995, luego de vivir seis años en el gélido New York-New Jersey, no solo me acogió de nuevo el calor del trópico, sino también el de una tertulia itinerante que se celebraba en casa de los poetas Magy Trancho y Benigno Dou, respectivamente. Gracias a esa tertulia pude conocer otra dimensión de Miami, que me sirvió para mitigar la impresión que me había causado a mi llegada. Desde un principio, comparé La Pequeña Habana con el pueblito de Campo Florido, situado en una zona rural de la capital cubana. Y la llamada ciudad de Miami me pareció un inmenso campo de asfalto, en donde el automóvil sustituía al caballo como medio de transporte. Esa otra dimensión de Miami se la debo en gran medida a un poeta que asistía asiduamente a esos encuentros tertulianos, para así darnos testimonio de sus andanzas y visiones miamenses a través de la expresión clásica del soneto. Por supuesto, me refiero a Néstor Díaz de Villegas.

La ciudad es también una invención del poeta. Avenidas, rascacielos, puentes, mercados, Malls, etc., no son más que partes de su entramado corpóreo, pues la ciudad la define el espíritu de sus habitantes. De ahí que exista una complicidad entre el poeta y la ciudad, una especie de contagio mutuo, que deviene en otra construcción. El poeta convierte la ciudad en metáfora, concediéndole esa otra dimensión que la hace eterna. Entendemos entonces por qué Ezra Pound le pedía a New York que lo escuchara en su afán de darle un alma con su verso. Irónicamente, en La Habana, Díaz de Villegas fue demasiado escuchado por los que siempre atajan a tiempo la verdad, cuando le recordaba a Salvador Allende que había usurpado la avenida de Carlos III. Su oda a este monarca español le costó cinco años de prisión en la Cuba de los 70.

Entonces llega al Miami de los 80, y, con la avidez de quien se adentra en la vida nueva, descubre que el aire de la ciudad nos hace libres, a decir del proverbio medieval, aunque el precio sea una temporada en el infierno, tal como lo expresa en su soneto “Vicio”: Rimadores que riman duraderos: / sin el veneno del amor no canto,/ necesito valor y vertedero,/ algo vulgar, algo violento y santo. Y esa necesidad de libertad que lo imbuye y que es una constante en su poesía, se reafirma en otro de sus sonetos: Me he devuelto, curado, la salud./ Ni renuncia, ni horror, ni cobardía./ ¡Libertad, tu dorada esclavitud!

En su natal Cumanayagua, Díaz de Villegas adquirió su preferencia por el verso rimado, en este caso la décima, cuya musicalidad alcanza su exquisitez mayor en la tradición oral. Pero si Espinel es el causante de su vocación de performer del verso, como él mismo se nombra, es Quevedo su gran maestro, el que lo guía por los caminos del soneto y le revela el sentido lúdico y satírico del contenido poético, características que están presentes en esos dos libros suyos, donde la ciudad de Miami tiene un papel protagónico: Vicio de Miami y Confesiones del estrangulador de Flagler Street. 

Sin embargo, lo que le otorga una voz propia a sus sonetos, a diferencia de tantos influenciados poéticos que presumen de clasicismo y no llegan a reconocer que parapetan su ralea trasnochada, es la actualización y modernidad que lo sustentan. Lo asimétrico y lo caótico, de una ciudad moderna como Miami, no ha sido esta vez elegido por el verso libre, sino por el endecasílabo del soneto, que alcanzó su cumbre en la voz renacentista de Petrarca. Este elemento paradójico signa la poética citadina de Díaz de Villegas, que también ha incursionado en el soneto alejandrino y el shakesperiano.

Esta invención poética de Miami constituye un catálogo para turistas inocentes, un noticiario de cualquier hora, una caja de pandora que no se puede cerrar en el vasto reducto de refugiados cubanos; aunque en sus versos el patriotismo esperpéntico recibe un merecido espaldarazo de irreverencia. ¡Qué mejor tributo al fracaso político de una isla! La Historia de Cuba le enseñó a Díaz de Villegas que “todos somos héroes por un día”, según su héroe, David Bowie. Así, en el soneto “Tiranos y Banderas”, dedicado a Martí, consigna: ¿Qué dirías, apóstol, de este asunto?/ Tú eternidad de rosas y banderas/ Hoy solo es saguesera de difunto.

En la obra de Díaz de Villegas, la cultura pop, con sus estrellas de rock, televisión y cine, se mezcla con la tradición y la alta cultura; la elegancia verbal culterana baja a los suburbios del lenguaje obsceno; personajes de la historia universal conviven con los de la vida local miamense; el inglés y el español, o ese bilingüismo llamado spanglish, que distingue al puente de las américas, queda plasmado en el lujo formal de su fusión métrica: Cae una lluvia que moja los talones/ y me refugio dentro de McCrory’s/ entre una colección de pantalones/ y empleadas con nombres como Dorys.

Vicio de Miami y Confesiones del estrangulador de la calle Flagler Street inician una poética de Miami, la de una ciudad oculta en sus márgenes, dentro de la cual se suscriben los libros Ciudad Mágica, de Esteban Luis Cárdenas, Little Havana Memorial Park, de Leandro Eduardo Campa, y El tiempo afuera, de José Abreu Felippe. Aquel joven de Cumanayagua, que llegó a La Habana con el sueño de ser pintor, trasmutó el óleo en palabras, para que hoy escuchemos, en la sonoridad de sus versos, el retrato de la ciudad que lo adoptó.

Como lo vaticinó Jorge Luis Borges, de Miami, al igual que Ilión y Pompeya, un día sólo nos quedarán sus ruinas; pero, por suerte, seguirá viviendo en los endecasílabos que le cantó Néstor Díaz de Villegas.

sábado, 26 de mayo de 2012

Garbage ~ Stupid Girl (and elaborate music)



La trayectoria de Garbage corre como los fenómenos atmosféricos cíclicos. Entre cada etapa de creación se toman una pausa y cuando parecen hacer el mutis definitivo regresan al estudio. Justo hace poco, el 14 de mayo, salió su álbum más reciente, Not Your Kind of People, del cual ya se escucha frecuentemente Blood For Poppies, un número de factura interesante que circula respaldado por un clip atractivo. Integrada por la cantante escocesa Shirley Manson, y por  tres músicos estadounidenses Butch Vig (batería), Steve Marker (guitarrista) y Duke Erikson (guitarra y teclados), la banda es una esponja absorbiendo influencias alternativas. En ocasiones se acerca a Portishead, en otras a Blondie o David Bowie. En Stupid Girl, por ejemplo, la pieza que hoy posteamos, se puede advertir que tras las cuidadosas láminas de masterización y la reiteración grunge fluye un apego desprejuiciado al timbre de Siouxsie and the Banshees hasta adquirir una dureza retro que deriva hacia Rolling Stones. Claro, sin la fiereza acústica de aquellos porque la fuerza de Garbage, si bien no llegan a deslucir en vivo, radica en el ingenio de sus productores en el estudio. (JotaeRe)

martes, 22 de mayo de 2012

el beso de Juantorena

 Rosie Inguanzo

1. Dentro de la casa del padre del Che, Ernesto Rafael Guevara, su mujer Ana María, argentina y mucho más joven, y los hijos de ambos, hermanitos del Che, Ana Victoria y Ramiro (el tercero no había nacido aún), huele a extranjero. Los niños nos guarecemos dentro cuando rompe a llover. Además de los hermanitos del Che, estamos el primo de éstos, Camilito, Patricia de Armas y yo. Jugamos a los escondidos. El agua chapotea en las malangas y sobre el cristal de la puerta de corredera que da al patio de atrás, cae como una cortina de vidrio líquido sobre otra transparencia. Ana María nos acoge con afabilidad; cenamos los chicos en la mesa de la cocina, sobre unas banquetas altas, arroz blanco con tortilla de spam y cebolla y platanitos maduros fritos. El viejo es escritor; se mantiene apartado sobre su escritorio, leyendo y anotando en su oficina que es abierta como una sala de estar. A sus espaldas, la célebre imagen de Korda, ampliada exageradamente, insiste en cierto rostro imborrable. Tengo 10 años.

2. Mary, la mujer de Raúl Roa Kourí, prepara una limonada. Marielita, la hija de ambos, trigueñita y regordeta, nos da un besito a instancias de la abuela Amalia. Silvio Rodríguez, hermano de Mary, se insinúa mientras mira por los visillos de la ventana, susurra “bonita” y añade algo sobre el color de mi pulóver rosa anaranjado brillante. Luego en casa, como si no conociera a mi novio, desliza un piropo y me busca los ojos. Somos vecinos; vivimos puerta con puerta con los Roa-Rodríguez, en 21 y G. Otro día le digo que mi disco favorito es Mujeres, y se lo traigo para que me lo dedique. Tengo 16 años.

3. Alberto Juantorena viene a hablarme algunas veces frente a verja de la casona de mi madrina Nenita Purón, en 42 y 3ra, en Miramar. Pasa a eso de las 4 de la tarde y saluda. Se detiene a hablar conmigo, hace preguntas. Hoy me ha besado brevemente en los labios contra los pinos que crecen sobre la reja que da a la piscina. Me toma por la barbilla y me besa. Un beso suave, apenas aliento sobre la boca. Bajo la mirada y me topo con sus bellos pies en sandalias de cuero, sus muslos de corredor, su miembro. Tengo 13 años.

4. Mike Porcel me recoge en 3ra y 42, en casa de mi madrina Nenita Purón. Hoy lleva camisa a cuadros azules y blancos y pantalón de corduroy rojo vivo. Me toma de la mano para ir a la iglesia. Al ver que me sonrojo no duda en decirme que si él no estuviera casado con Milady sería mi novio me habla como si yo fuera una niña pequeña y esto agrega un encanto a la escena. Bajamos por la 3ra avenida pasando por la rotonda partida en dos, hacia la 60 calle, para luego subir hasta la 5ta B y la 62 calle, rumbo a la capilla de Santa Rafaela María, a un costado de la escuela secundaria Manuel Bisbé. Mike dirige un coro allí. Pepín lo espera afuera. Lo hace con swing y estoicismo. Destronado y puro. Tengo 13 años.

5. Es la Cuba de principios de los 80. Trafico dólares con la hija de Luis Orlando Domínguez “Landy”, que vive en la calle 34 y la 3ra Avenida. Yamilka extrae miles de dólares de las arcas a su padre, que no cae en cuenta de los robos. En mis incursiones a la diplotienda, le compro ropas y zapatos por valor de $100 y me quedo con $400 para comprar y negociar. En algún momento llego a ocultar hasta mil dólares bajo la pata del sofá de la sala. Se rumora que echan nueve años de cárcel al que cojan con un dólar. Entonces decido ir a la diplotienda de 5ta avenida y la calle 42, robo un maletín ligero y le arranco las etiquetas, lo cuelgo en el hombro, disimulo, echo unas cuantas quincallerías hurtadas y facturo los $1000 dólares aparte, entre un estéreo y mucha ropa y zapatos, sin enseñar identificación alguna, hablando inglés todo el tiempo. Paso perfectamente por extranjera. Aún estando tan cerca de mi casa, nadie me reconoce —evado a la dependienta que vive en el vecindario. Salgo cargada con la compra y con el robo. Lo que revenda en el mercado negro me dará suficiente como para irme a Varadero o alquilar en el hotel Capri. Estoy sola en Cuba. Tengo 16 años.

6. El Dr. Julio Martínez-Páez tiene un chimpancé que este día memorable, yendo yo para el Playito, me ataca feroz. El Dr. Martínez-Páez lo lleva en los brazos abrazado al cuello y lo acerca a la reja. Le pinto gracias mientras el simio se muestra indiferente; de pronto me hala por el traje de baño dejando al descubierto los senos púberes, me estrella contra la reja y ahora me muerde la mano, que es lo que queda de su lado. Mi pobre mano. Aún tengo la cicatriz larga de la mordida en el dedo índice de la mano derecha. Y persiste la vergüenza; uno de los grandes bochornos de mi vida fue que me bajara la trusa aquel primate. No es agresivo con su dueño, dice la sirvienta de la casa mientras evalua y limpia la herida con mañas de enfermera. Me ofrece un refresco de cola que me tomo sentada en el bar de la cocina. Tengo 11 años.

7. En la iglesia de Santa Rita, hacia la izquierda del altar, como a mitad de la hilera de bancos, hay una salida que da a una instalación que es una gruta a la virgen de Lourdes. Allá arriba, frente al altar, está el órgano con sus tubos dorados y los grandes pedales de madera, y a la entrada de la escalera, de cara al órgano, hay una pintura de Santa Cecilia, patrona de la música, dedicada en exclusiva a los que tiene acceso al órgano. En los tragaluces de la escalera los gorriones anidan y a veces algún nido cae, o se precipita un pajarillo recién nacido, agonizando sobre los escalones que suben hasta el órgano resplandeciente. Los ciempiés cruzan el piso de granito de lado a lado. Las mariposas brujas se adormecen en la penumbra de los techos y en las esquinas oscuras de los puntales. Los curas siempre han tenido perros pastores alemanes. Suelo acariciarlos a través de las rejas carcelarias donde los confinan, alejados de la sacristía. Animales quietos y sudados, nobles y enormes. La feligresa más fiel se llama Nancy y se hace cargo de los asuntos de la parroquia; vive muy cerca, del otro lado del Parque de 26. Nancy me mima con postres y caramelos; ella organiza un bazar para las navidades en el que siempre mi otra madrina, Carmen Villaraos, me compra alguna cosa: un pañuelito bordado, las Rimas de Bécquer, un collarcito de perlas, una reliquia. Nos trae Juan, el chofer de alquiler, en su Chevolet del 57 verde. Cantamos misa a las 10 de la mañana de cada domingo. Luego al mediodía en San Antonio, por lo que tenemos que salir disparadas (por eso tenemos chofer de arquiler). En navidades allá arriba en el órgano, frente al altar, bato panderetas y castañuelas que sincronizan cierta alegría. Entono un villancico mientras mi madrina Carmen Villaraos le da a los pedales, que son como gigantescos pulmones. Pronto mi madrina emigrará a Puerto Rico y yo perderé para siempre a uno de los grandes amores de mi vida (pero esto aún no lo sé). Tan familiar y tan distante ya, la iglesia de Santa Rita. Hoy las Damas de Blanco, lo más inmaculado que nos llega de esa isla remota, recalan allí, en la Santa Rita de mis recuerdos. Tengo 9 años.

lunes, 21 de mayo de 2012

un pequeño paso para el hombre y un gran paso (atrás) para la cubanidad


Iván de la Nuez en El País, comentando La conga irreversible de Los Carpinteros para la Bienal de la Habana, 2012:
Es difícil no entrever, en La conga irreversible, un resumen del devenir (y el presente) de un país a menudo explicado –y extasiado- por su excepcionalidad. Y es que, como si de caminar por la luna se tratara, los cubanos han marchado a contrapié al menos en los grandes hitos de su historia; con la agonía de los sueños y lastres propios de ese andar, digámoslo así, fuera de la gravitación “normal” de los acontecimientos. (¿No era, precisamente, la falta de gravedad una característica cubana que irritaba a Jorge Mañach en su Indagación del choteo?).
De la Nuez concluye con el encabezamiento del post (arriba), dramática conclusión que se merece una segunda parte. La esperamos.

domingo, 20 de mayo de 2012

XI Bienal de La Habana o las meriendas alegres con el camaleón encantado

Hermann Nitsch Jesús contra el Universo, performance.

Jesús Rosado

En realidad los medios oficialistas le atrincheraron el título a la acción (arriba) del connotado artista austríaco y se le llamó todo el tiempo “Aktion 135” tal vez por razones de marketing ideológico. Se repitió por la prensa internacional los efectos del suceso transgresor entre el público cubano que provocaron supuestamente “desconcierto, repugnancia, asombro”. Nadie mencionó si había alusión al polémico documental Le Cochon (1970) de Jean Eustache. Ni se abordó la posible pasión baja del público cubano por apoderarse del sacrificado cochino.


Ai Weiwei, Bicicletas Forever, 2002, 74 bicicletas.

Me confieso un ferviente admirador del artista chino, pero en el caso de la obra seleccionada no puedo menos que acusar su arcaísmo para un escenario como Cuba. Desde hace años Castro ensayó una instalación colosal con millares de bicicletas inundando la vida doméstica. La operación, sin dudas, tenía una fuerte influencia asiática, pero de un periodo pre-Weiwei, así que pensándolo bien esta puede haber sido una recreación sobre la reciprocidad de los Castro hacia la modernidad china.

Manuel Mendive, Las Cabezas, performance (cuerpos pintados).

La desinhibición de este espectáculo mendiviano sorprendió, pero fue aceptada. La mascarada contrastando con la desnudez se asemejaba tanto a los camuflajes y precariedades de la comunidad vernácula a través de la cual desfiló que la identificación se selló con naturalidad. Pechos, culos y penes fueron asumidos con más respeto que picaresca. Tal vez haya sido uno de los momentos de la Bienal más despojados de atavismos. Es que irremediablemente hay que aceptar que somos lo que somos.

Jorge Isidro Sagues, Sin Título.

Y bueno, también sin comentarios. Para qué vamos a repetir que este no es un trabajo para Clark Kent, si desde ahora y hasta cinco generaciones después lo sabemos. Lo cierto es que Elpidio Valdés ha dejado de importar. Ni se piensa remotamente en los muñequitos rusos. Aunque conste que algunos prefieren a Batman.

Alexandre Arrechea, Nadie Escucha.

La obra habla por sí misma (torre de orejas en escucha), pero el título nos hizo reflexionar sobre el poder de la semántica. Un desliz en el tiempo verbal y la obra de Arrechea se hubiese teñido color rojo hormiga y quizás quedaba vetada. Pero Arrechea hizo la diferencia de una sílaba con relación a aquel título inquietante con que Ulla y Néstor Almendros bautizaron un documental imperdonable para la dictadura. Y ya ven, ahí está flamante y “contestataria” colada en el Malecón.

Florencio Gelabert, Islas.

Islas escurriéndose de la isla. Islas que se cansaron de ser islas. Predestinación de islas tras la fuga. O islas al borde de ser islas. Islas sobre el arrecife. Atrapadas… Como si fuese un karma que no halla fin. Desconozco si el autor albergará algún complejo, lo cierto es que nos empecinamos en olvidar que somos un archipiélago.

Los Carpinteros, Conga Irreversible, performance.

Una conga es un evento alegre. Liberador. ¡Cuánta buena vibra circula en una conga! ¡Que delirio de energía! Pero cuando una conga se mueve en retroversa incesantemente y los danzantes se visten de luto, no es motivo de gozo. Bien puede ser la crónica anunciante de una fatalidad irreversible.


Open Studio de Luis Trápaga. El Círculo.

Expo colectiva reprimida por la Seguridad del Estado. Uno de los performances más logrados de la Bienal. Artistas profesionales del G-2 emprenden acción de respuesta contra una conspiración estética encabezada por el “cabecilla” contrarrevolucionario Luis Trápaga que contaba con la complicidad de los artistas "apátridas" Guillermo Portieles y Néstor Arenas. Con esta intervención, el Ministerio del Interior demuestra que el arte puede ser consecuente con los dignos principios del castrismo nuestro de cada día. No importa que las obras explícitamente no se manifiesten contra el Estado Socialista. La "gusanera" oculta sus propósitos en las manifestaciones seudoartísticas. En la intervención de la policía política queda bien claro que en Cuba con el arte del poder no se juega. Ni al flojo, ni al duro. Con Bienal o sin Bienal. Si acaso, lo admisible serían las meriendas alegres en la mesa del camaleón encantado.

sábado, 19 de mayo de 2012

¡Este cocodrilo no cree en lágrimas!



He aquí una muestra de los trabajos enviados a Estado de SATS para la presentación paralela de CoCodrilo Smile en la XI Bienal de la Habana. Oportunidad para que caricaturistas de ambas orillas se den cita en la sede del proyecto alternativo Estado de Sats y hagan público ante la mirada del cubano un humor gráfico poco amable hacia con el régimen. Un suceso sin precedentes por dos razones. Por primera vez en décadas, la caricatura política bajo el castrismo asume sin cortapisas un tono crítico a contrapelo de la censura. Y en segundo lugar, este acontecimiento marca la posibilidad de que el humor gráfico del exilio se agrupe en una plataforma coherente. Entre los exponentes se puede mencionar a Gustavo Rodriguez (Garrincha), Alfredo Pong (Pong), Alén Lauzán (Lauzán), Yasser Villazán, Omar Santana ( Santana), Hernán Henríquez, Ley Martínez, Ilei D'Jesús, el grafitero Danilo Maldonado (El Sexto) y el videoasta  Katungo, cuya colaboración ha sido decisiva para difundir el evento. (JotaeRre)

viernes, 18 de mayo de 2012

Iván de la Nuez sobre Juan-Si



"...Estas fotos podrían, fácilmente, formar parte de un proyecto como Punto y Raya, que ha sido definido como el festival “más abstracto del mundo”, algo que enorgullece a Ana Santos y Nöell Palazzo, sus organizadoras. Podría decirse que, incluso, estas piezas cumplen las líneas maestras de su manifiesto, formadas como están por ese “grano mínimo sobre el que se construye nuestro universo”, esa “esencia de lo que no es materia pero constituye la materia, de lo que no es perceptible pero permite el reconocimiento de lo que sí lo es”.

Hay algo que, de cualquier manera, incomoda en estos retratos. Tal vez esa falta de origen y de destino que los deja encallados a perpetuidad en el presente. Tal vez esas acciones que tan sólo podemos intuir en su trastienda. El caso es que ahí perseveran, inquietantes, desgajados del tiempo, del movimiento, del espacio..."

Todo el texto aquí.

jueves, 17 de mayo de 2012

La campàña política que se avecina


A nivel de signos, a nivel de ideología política, ¿qué representa para un blanco REPU que un negro demócrata gane la reelección a la presidencia de la nación en 2012?

No se trata ahora de racismo. Se trata de más de 200 años de historia que solo cambia el curso a partir de mediados de la década del 60. En ese sentido, tal parece que la presidencia de Obama es una aberración. Las nuevas estadísticas recién salidas anuncian otra posibilidad. Lo cierto es que 2012 abre una nueva era en el campo de las campañas políticas. Al duro, sin pelos en la lengua. Ya veremos.

lunes, 14 de mayo de 2012

Hemos perdido $2,000 millones, pero aquí seguimos


Ese de la foto soy yo, James Dimon, jefe ejecutivo de J. P. Morgan, uno de los bancos más poderosos del mundo. Fue tomada hace un año, durante una conferencia de prensa. Entonces mi palabra era la biblia. En menos de un mes, desde que se dio a conocer la pérdida de $2,000 millones, las cosas han cambiado. ¡Y nada menos que en gestión de riesgos! Vuelve la letanía de las derivadas. Vivo horas de horror. Perder en este negocio es síntoma de incapacidad. Yo, Jamie Dimon, el ejecutivo de más prestigio después de la crisis de 2008. Cuesta abajo. Cuesta trabajo creerlo. J. P. Morgan era un modelo. Se hablaba de mi "estilo" gerencial como uno de los mejores de Wall Street. Con la mala noticia vuelve al tapete nuestra vida privada, nuestras fiestas, los viajes a lugares remotos, los yates, la colección de autos, las casas de verano, de invierno. Mis enemigos contemplan mi desgracia con Schadenfreude. Pero quiero que sepan que vengo de abajo. Soy hijo de un inmigrante griego. He luchado mucho para llegar aquí. Sí, tengo una personalidad extrovertida. Me gusta la atención, pero son rasgos de la personalidad que pueden ayudar al banquero. Especie de tipos fríos, maquinadores, oscuros: calvos con sonrisa malévola, como muchos de mis colegas. Cuando un banquero pierde, pierde. Ahora llueven las críticas: que el año pasado recibí un aumento de 11% para un paquete de compensación de $23 millones. Parece mucho dinero, pero mi trabajo lo requiere. De ahí mi argumento contra la idea de regular a Wall Street. La banca trae dinero. Lo que trae dinero es intocable. ¿Qué banco va a ser tan irracional para aniquilarse a sí mismo? Goldman Sachs sería la excepción. ¿Cómo demonios vamos a hacer dinero si invertimos agresivamente? El dinero fuerte está en la gestión de riesgos. Ah, señores, qué placer tan increíble manejar la incertidumbre de una amenaza que se cierne... ¿comprenden? El monstruo humano siempre le apuesta al riesgo. Basta que tengamos algo, por poco que sea y estamos listos para perderlo. La banca no hace más que evaluar, digerir esa posibilidad. Por años hemos creado modelos y estrategias para maniobrar y mitigar el riesgo con recursos gerenciales. Las variables son demasiado complicadas, a menudo escondidas en pliegues financieros, legalísticos. Es ahí que la banca financiera se hace indispensable. ¿Cómo transferir el riesgo a otra parte? ¿Cómo evadirlo? Lo más importante: ¿cómo reducir los efectos negativos del mismo? Y en caso que no haya otra alternativa, ¿cómo aceptar la consecuencia menos perjudicial? Pero de qué vale que les diga esto ahora. Sé lo que están pensando. Que eso es en teoría, y otra cosa es en la práctica. Acaso intuyen que mi argumento es falaz, que se basa en un regio ardid impracticable. Es decir, ¿cómo puede hablarse de "mitigar" el riesgo cuando es precisamente el riesgo de lo que depende nuestra ganancia? Dejemos a un lado esa especulación filosófica. El asunto es capear el temporal. No soy de los que renuncian en desgracia -y ya algunos comienzan a sugerirlo. El reto está en aceptar la pérdida, exhibirla como una medalla, la prueba paladina de que somos capaces de perder... para ganar de nuevo. Alguien lo dijo: "convertir el revés en victoria". Sí, hemos perdido $2,000 millones, pero aquí seguimos. Ya ganaremos de nuevo.

viernes, 11 de mayo de 2012

la guerra como condición perpetua (y no molesta)


Hay que leer el nuevo libro de María Dudziak, War Time: An Idea, Its History, Its Consequences, documento crucial donde Dudziak, historiador del Derecho en la Universidad del Sur de California, mantiene que vivimos una época cuando la guerra no molesta a nadie. Su investigación de la historia jurídica y política revela que, incluso desde principios del siglo XX, la guerra se ha convertido en una característica más o menos permanente de la experiencia americana. Vivimos una situación orwelliana pero ala inversa, el Estado, en lugar de elevar la guerra para perpetuarse a sí mismo, la oculta con el mismo fin. Le dedicaremos un post próximamente.

miércoles, 9 de mayo de 2012

¿El fantasma del comunismo o el fantasma del fascismo?

Conferencia sobre el comunismo en Londres, 2009
atRiFF

El profesor de economía política Alan Johnson publica un interesante artículo en World Affairs titulado "El nuevo comunismo y la resurección de la locura utópica". El autor abre con las dramáticas palabras de Marx en el manifiesto:
Un espectro se cierne sobre la academia, el espectro de una visión del mundo que ha sido la fuente de inmenso sufrimiento y miseria, responsable de más muertes que el fascismo y el nazismo, se trata del regreso de un "nuevo comunismo". Una forma de totalitarismo de izquierda que ahora disfruta de celebridad intelectual, pero que aspira al poder político.
En efecto, el fantasma del comunismo viene saliendo desde finales de los 90. ¿Sorpresa? Era de esperarse. Los fantasmas, cualquiera que sea, salen siempre de las grietas de la crisis. Pero contra Johnson, deben señalarse otros fantasmas recientes: este, este, y este. Volvamos a la izquierda fantasmática:
¿A qué viene este nuevo interés en el comunismo? Después de todo, los nuevos dirigentes comunistas se han negado a sondear la esencia de los fracasos históricos del pasado y no tienen idea de cómo proceder en el futuro. La apología se basa en un hecho por encima de todo: los nuevos comunistas  sostienen que la crisis del capitalismo contemporáneo, la degradación ecológica, la pérdida de confianza en la clase política, la explosión de la desigualdad, son sistémicos, relacionados entre sí. Estos problemas demandan una solución revolucionaria.
Lo subrayado en rojo es una apreciación correcta. Y la solución revolucionaria conlleva la violencia, algo que asusta a Johnson:
A la hora de llevar la filosofía a la práctica, el nuevo comunismo le otorga un poder oculto y transformador a la violencia revolucionaria y a la expropiación. Lo que el fallecido socialista italiano Sebastiano Timpanaro llamara "la ética brutal de la fuerza". Badiou lo sigue: "¡Oh, deberíamos ser capaces de decir con Aragón, con el apoyo de Stalin: 'Abran fuego en medio del baile de los osos de la socialdemocracia'". Zizek declara: "la política revolucionaria no es una cuestión de opiniones sino de verdad en nombre de la cual se impone la voluntad revolucionaria sobre y contra la mayoría".
Lenin leyendo Pravda, circa 1920
Por ello termina con este párrafo de Zizek, puro Robespierre:
El único prospecto "realista" es optar por lo imposible, asumiendo completamente el lugar y la excepción, sin tabús sin normas apriori ("derechos humanos", "democracia"), el respeto que nos hace imposible resignificar el terror, el ejercicio brutal del poder, es espíritu de sacrificio...  si esta opción radical es condenada por algunos liberales como fascismo de izquierda, ¡pues que sea!
Ese culto a la violencia nos recuerda la liturgia estética del futurismo italiano. Lamentablemente, Johnson dispara sin puntería: Zizek, Badiou, Negri y Michael Hardt, Vattimo, Terry Eagleton, Rancière, no pueden meterse todos en un mismo saco.  

Ciertamente, Zizek juega con la idea de la violencia. Su clave reza: "Más radical, más original". No en balde es conocido como "el Elvis de la teoría crítica".

Slavoj Zizek
En 2010 analizamos la versión zizekiana de violencia. Y no le restamos importancia. Zizek le dedica todo un libro al asunto, pero esta violencia de Zizek es performativa, c'est-à-dire, dice exactamente lo que le está permitido (no precisamente la retórica terrorista del manual de Al-Qaeda). Es típico en Zizek hiperbolizar o llegar acompañado con el hombre de paja, como en este fragmento sacado de Violencia que no necesita comentarios:
Ocidente es intolerante cuando a otros no se les da libertad de escoger, como en el caso de la mutilación genital, el matrimonio infantil, el infanticidio y el incesto. Pero ignora la tremenda presión de la mujer en occiodente a someterse a procedimientos tales como cirugía plástica, implantes cosméticos e inyecciones de Botox para mantenerse competitivas en el mercado sexual. (V, 145)
Argumentación retórica fraudulenta que lo ha llevado a aliarse en la cuestión ecológica con un enemigo tan improbable como el payaso de Glenn Beck.

Alain Badiou
Badiou es otro fenómeno más serio. El comunismo de Badiou lo hemos analizado aquí.* Se trata de una IDEA que aparece como "evento", que "sutura" situaciones. Lo que materializa la "sutura" es la fe en el "evento" que rompe la marcha "normal" de la historia. Por ejemplo, Lenin tuvo fe en cambiar la historia. El grave problema de la fe que Badiou no tiene en cuenta es su viciosa circularidad: fe es certeza, pero como tal, no hay tal certeza fuera de la fe. Ese enamoramiento fideísta de Badiou es un callejón sin salida que condena su conclusión a la aporía. ¿Cómo invocar justicia desde la violencia, cuando en tanto que violencia, esta no puede evaluarse a sí misma?   

Jacques Rancière
Vale la pena traer la conclusión reciente de otro comunista, Jacques Racière, para quien "comunismo" es ahora  INactual. En su ensayo "Comunismo, de actualidad a inactualidad" de su reciente libro Disenso, Rancière da un paso revisionista discordante. Si históricamente el comunismo emerge del capitalismo, esto implica una especie de dependencia.** Casi contra Badiou, Rancière declara que ser comunista significa  "pertenecer y no pertencer a un lugar".
Si el comunismo significa algo en lo absoluto es la idea de que tiene que ser radicalmente heterogéneo a la idea del capitalismo. Sin embargo no puede existir como tal sino en el mundo capitalista. No tiene lugar fuera de él. (...) En lugar de predicar la IDEA del comunismo subyacente a esa del capitalismo, debemos afirmar la radicalidad del comunismo como el poder de una separación. (D, 83)
¿Qué significa esto? La respuesta es novedosa: Dice Rancière: "si el comunismo funcionara ... si fuera bueno, no habría duda alguna que el mercado se apropiaría de él". Rancière puede y debe llegar a formular más esta tesis. Se implica de esto que el comunismo no muere por causa natural: Es el mercado el que compró al comunismo. Es una cuestión de tiempo (¿no está pasando en China, Vietnam, incluso la Cuba futura?).

Ser comunista para Rancière es encarnar una paradoja: estar dentro y fuera. Significa "luchar en un mundo material e inmaterial". No precisamente la propuesta violenta a la que Johnson le teme. 

Antonio Negri y Michael Hardt
En cuanto al caso Hardt/Negri, los remito a nuestro análisis de la noción de Imperio/Multitud discutida en tumiami (en la nota #6 al pie de ese post, explicamos por qué ni Hardt ni Negri le apuestan al tipo de violencia defendida por Zizek o Badiou).

¿En qué quedamos entonces? La preocupación de Johnson palidece en comparación con lo que viene llegando. No se trata de violencia comunista, todo lo contrario. Son más de mil doscientos millones de chinos que le apuestan al capitalismo dentro del mismo comunismo. Pocos académicos de la izquierda le han prestado debida atención a esta nueva alianza entre mercado y (lo que queda del) comunismo. La discusión del comunismo y su violencia es una nube pasajera. Nostalgia passé de un mundo binario que fue.

Demostración de simpatizantes del partido neo-nazi griego

El problema de hoy es diferente. Vivimos un mundo de mercado unipolar separado del espacio de las decisiones y necesidades intranacionales en favor de una economía supererogatoria con dinámicas chocantes. Los gobiernos y la política han quedado en un segundo plano, degradados a un rol acomodaticio de estipulaciones económicas y de negocios. El gobierno queda condenado a un círculo vicioso de inoperabilidad: un capital político exhausto, y la incapacidad para lidiar con problemas como la inmigración ilegal, la crisis ecológica, la energía, la deuda, etc, siempre que tales decisiones afecten el status quo del mercado (léase, estabilidad económica). 

Demostración del partido Jobbik (los neo-nazis húngaros)

La violencia que vivimos hoy en día es otra, viene de los excesos del mercado global y la subversión de la democracia a manos de los intereses tecnocráticos corporativos. Esa violencia enseñó su cara tenebrosa en 2008. Ahora engendra un monstruo social que espera en Europa. El monstruo neofascista. 

__________
* Hay un ensayo que puede accesarse (aquí) del jurista Joseph Jenkins analizando la idea de violencia en Badiou. Nuestra opinión es que Jenkins fabrica un argumento débil entre Agamben y Celan para atenuar la garra de la violencia badiouana, que tiene un fondo esencialmente onto-teológico. **Esta dependencia es estudiada acertadamente por el filósofo político Sheldon Wolin en su voluminoso tomo Política y visión. Para Wolin, tanto el comunismo como el capitalismo financiero son formas de burocracia. Apropiadamente la última sección del libro se titula "La era de la organización".

Isabel Muñoz hoy en CCE



¨LA BESTIA¨
Exposición de fotografías de Isabel Muñoz
MIERCOLES 9 DE MAYO - 8PM
| CCEM | ENTRADA GRATUITA

Esta exposición nace del proyecto personal de Isabel Muñoz quien a lo largo de los últimos 3 años ha realizado tres viajes a la frontera sur de México. Ella, en compañía del periodista salvadoreño Óscar Martínez, ha visitado las ciudades de Arriaga, Chiapas, Ixtepec y Oaxaca, haciendo el recorrido entre estas cuatro, en un tren acompañandos por inmigrantes centroamericanos.

La exposición pretende describir el viaje del migrante desde la perspectiva de Isabel Muñoz y sus acompañantes. Las relaciones humanas y las historias personales de los retratados en interaccion con los que observan y no pertenecen a ese territorio “de paso”.

El primer nivel de lectura de esta exposición es generado por la selección fotográfica, que considera la descripción contextual del territorio, la situación desarrollada a partir del tren, poniendo cara a historias específicas. El segundo nivel de lectura lo proporciona un video hecho por Andrés Villalobos y Eduardo Olivares; el incluir en la muestra imagen en movimiento nos ayuda a establecer cómo se puede contar el viaje que supone tomar el tren en la frontera Sur. El tercer nivel busca por medio de un punto de documentacion, dar las herramientas al visitante para una comprensión mas amplia de este fenómeno.

El sublime abuso de lo sublime

atRifF

La vieja idea de lo sublime en el arte se ha convertido en una ruina circular. Explicamos por qué: lo "sublime" resurge en pleno post-modernismo como un signo llamado a representar lo irrepresentable. Empero, en ese filo ético-estético cabe la posibilidad que se cuele todo lo mediáticamente representable. Es decir, cuando todo es representable nada es (i)rrepresentable.

Siga el análisis de una breve discusión internáutica en Miami Bourbaki.

martes, 8 de mayo de 2012

El nuevo comunismo


Alan Johnson publica un artículo en World Affairs titulado "El nuevo comunismo y la resurrección de la locura utópica".

Analizaremos el artículo mañana en este espacio.

lunes, 7 de mayo de 2012

Rendición a un destino manifiesto: los cubanos no estamos capacitados para la democracia


Iván de la Nuez en El País formula un argumento original a la discusión de lo que en este espacio hemos llamado castrismo/batistianismo:
El caso es que aquí le tenemos, amplificado como sujeto multidimensional. El Batista bueno y el Batista malo, el constitucionalista de 1940 y el traidor a esa constitución en 1952. El sargento sublevado y el general implacable. El que, para unos, está en el origen de la episódica democracia cubana y, para otros, en el nacimiento del eterno régimen posterior. El factotum de medio siglo XX cubano, pasado por el escáner de la tiranía comparada, obsesionada por dilucidar –“dime, espejo mágico”—, como una letanía, si ha sido mejor o peor que un Fidel Castro sembrado en la otra parte del tiempo insular.
De la Nuez pregunta: ¿Qué significa esta rehabilitación de Batista en pleno siglo XXI y qué puede aportar su retorno al imaginario de las actuales generaciones de cubanos?

Da en la diana: 
 En ese sentido, Batista rebrota como el paradigma perfecto, y siniestro, de este tiempo en que la democracia no es necesaria para la implantación y éxito del capitalismo. En su coctelera, la represión mezcla perfectamente con la especulación, la mano dura con el enriquecimiento y la corrupción con el “todo vale”, excepto que la gente se anime a preocuparse por la política y a cuestionarse su condición ciudadana. (Desde Franco hasta el pujante modelo chino, pasando por el experimento neoliberal en el cono sur, esta combinación ha ido afianzando su larga marcha).
Se abre la posibilidad de una "segunda república" con capitalismo pero sin democracia. Que deseemos eso para el futuro implica esta conclusión delanueziana que francamente nos retrata:
 Llegados a ese punto, valdría la pena sugerir que los intelectuales cubanos del futuro se decantaran por la única rama de la cultura que, si no redimirnos, al menos podría explicarnos dentro de cien años: la psiquiatría.
 El artículo también aparece en Diario de Cuba.

domingo, 6 de mayo de 2012

Omni Zona Franca hoy en Miami


Flo Fox, el lente sin pupila

La descubrimos Ada y yo gracias al documental  sobre Joan Rivers, A piece of work. Flo Fox es una fotógrafa virtualmente ciega que durante los 70′s y 80′s ganó reconocimiento en New York por sus imágenes de registro beyond the senses. A Flo la vida la ha tocado con un juego de vendas y desvendajes en su relación con el entorno.  Su mirada, en la medida que se debilitó se volvió herramienta  táctil. No obstante, en la broma que se gastó con el mundo sacándole instantáneas mientras gozó del sentido de la vista, dejó fe de la ceguera que sufrimos los que vemos.  Ver, mirar, percibir son operaciones distinguibles en el reportaje gráfico de la fotógrafa visceralmente newyorkina. Flo ha tenido que resolver esas tensiones en la trayectoria de su córnea. Bresson afirmaba que la fotografía consistía en “poner el ojo, la cabeza y el corazón en un mismo punto de mira”. En el caso de Flo, con el paso del tiempo habrá que ir soslayando el primer órgano más no el resultado estético. En estos días de perigeo lunar qué mejor elección que los testimonios de una fotógrafa invidente.  (JotaeRre)

Bobby Hamilton Quintet Unlimited: Priscilla

jueves, 3 de mayo de 2012

Patria o muertos, galería de mártires y otras letanías


Jesús Rosado


La muerte de Martí en 1895 instauró el martirologio como doctrina patria en el caso cubano. No fue el primer mártir. Hubo antes una historia de negros que fueron carne de martirio. Empero, él fue el autor intelectual de la muerte como apoteosis del referente identitario. Marca de forma tan contundente la entrega de la vida como testimonio de la posibilidad de nación que puede confundir al patrioterismo cubano ortodoxo en la creencia de que el término mártir obvia su raíz griega y consiste en la derivación del apellido idolatrado. O sea, que mártir proviene de Martí.

Sería el asesinato de Armando André el que sentara precedente como crimen político en la morgue cubana. Machado, un ferviente admirador de Martí,  lo convirtió en la primera víctima dictatorial e inicia con esta ofrenda humana la metodología del terror que también utilizarían Batista y Castro como fundamento del poder. Esta primera idea asociativa se puede confirmar como la letanía originaria.


Antonio Guiteras, que no se llame engaño a nadie, fue el primer abatido por Batista (este juego cacofónico de abatido por Batista apoya la tesis de la letanía) antes de que el mulato se erigiese tirano. Batista, como es sabido, supo en su momento hacerle la vida difícil a Machado. Para ello se acorazó en las ideas martianas. Y ya rondamos otra letanía. De modo que, Guiteras se hizo mártir mucho antes que cualquier torturado o asaltante a cuartel. Fue un mártir inesperado, aunque no sorpresivo. Los tiros en la república no tenían nada de casuísticos. Pero su martirologio fue uno de los más involuntarios que se haya conocido. De ahí que su muerte tenga el verdadero sello del asesinato y de la brutalidad pandillera. Su error: ser revolucionario de derecha y, de contra, seguidor del ideario de Martí. Un oxímoron imperdonable.

Armando Mestre, tocayo de André, pero a diferencia de aquel, éste era de piel negra, fue asaltante al cuartel Moncada y desembarcó en Alegría de Pío para combatir a Batista, quien a su vez, como ya mencionamos,  se había opuesto a Machado (perdonen, pero me quiero mantener consistente en esto de las letanías). Mestre estaba a las órdenes de Fidel Castro, un joven revolucionario que conspiraba contra Batista, que a su vez había conspirado contra Machado. Bueno, en fin, ya saben... Mestre fue asesinado el 8 de diciembre de 1956. Su muerte reforzó el asesinato racial a manos del poder en la Cuba moderna. Ya fuese revolucionario o contrarrevolucionario, para la clase dominante en Cuba (tan higiénica antropológicamente) matar al negro consistía en un pulcro acto de eugenesia. Por cierto, tanto Armando Mestre como Batista y Castro – y, bueno, al igual que Guiteras- eran devotos de las ideas de Martí.

En 1957, José Antonio Echeverría es acribillado a balazos al pie de la Universidad por los sicarios de Batista, el ya mencionado conspirador contra Machado, cuya muleta arribista eran los ideales martianos. Echeverría creía en el sueño de soberanía concebido por Martí e impulsado por ello se lanzó a la lucha contra el batistato. Fue el conocido protagonista del asalto a Radio Reloj y organizador del ataque simultáneo al Palacio Presidencial. Pero Batista, que ya hemos dicho, se había opuesto a Machado también inspirado por los principios martianos, lo liquidó a golpe de ametralladora.




Urselia Díaz Báez, estalla junto con la bomba que portaba el 3 de septiembre de 1957, en acción orientada a sembrar el terror. Era fiel seguidora de Fidel Castro, líder revolucionario que inspirado en las ideas martianas combatía a Batista ya convertido en dictador que a su vez también iluminado por los sueños del Apóstol en algún momento se había opuesto a la tiranía de Machado. Urselia no dudó en dar su vida por la Patria. Estos son apenas ejemplos de cómo se amontonan sangre, muertos e ideales en la chequera histórica de una nación.

Ricardo Olmedo, luchador contra Machado, el gobernante convertido de la doctrina martiana al fascismo. Participante en la lucha contra Batista, otro tirano de vocación martiana que se había opuesto a Machado como ya hemos dicho. Fue asaltante a Palacio el 13 de marzo de 1957. Fusilado justamente siete años después,  el 13 de marzo de 1963 por Fidel Castro,  líder del movimiento revolucionario que se había inspirado en las aspiraciones de Martí para combatir a Batista, el mismo que había conspirado contra Machado, también apoltronado en el ideario martiano. Perdonen que parezca un trabalenguas y que en las contradicciones intestinas de la historia, Olmedo pueda parecer un martiano y un contramartiano a la vez. Esas son celadas que nos tienden las letanías. 

Pedro Luis Boitel, poeta y líder estudiantil que se opuso a Batista y a Castro, ambos dictadores que se inspiraron en el ideario de José Martí para lograr sus ambiciones de poder,  fue encarcelado por la dictadura castrista y murió en 1972, tras 53 días de huelga de hambre. Boitel también era un ferviente martiano. Yo sé que a estas alturas todo se va volviendo confuso. Martí, martirologio, Machado, crimen, Batista, Patria, poder, Fidel, dictadura. Pero no todas las historias pueden ser llanas como las sabanas de Camagüey.  Seamos comprensivos y dialécticos. Parece que se puede ser revolucionario, mártir , martiano y tirano en la misma idea consecuente. Claro que la lógica indica que no se puede ser mártir y a la vez tirano.



Orlando Zapata Tamayo, murió el 23 de febrero de 2010, luego de 83 días de huelga de hambre protestando por las condiciones de encarcelamiento a las que fue sometido por el régimen de Fidel Castro, el apasionado discípulo de los apostolados de José Martí, sobre cuyos enunciados lideró la lucha contra la tiranía de Batista, un militar arribista que a su vez había luchado contra Machado, aquel oportunista que también había intentado prolongarse en el poder esgrimiendo lo mejor del pensamiento martiano. Como pueden apreciar, Zapata parece un repique de Mestre o un eco de Boitel. Difícil discernir quien lo mató. ¿Castro? Pero si Castro se opuso a Batista. Y Batista se opuso a Machado. Y Machado creía en el Apóstol. ¡Que enredo! No se sabe quien es el bueno o el malo en el poder. Todos fueron revolucionarios. Todos fueron martianos. Todos fueron patriotas. Algunos llegaron a dictadores. Los mártires se jodieron jodidos por los dictadores.

Laura Pollán, amante de la libertad al igual que Urselia Díaz Báez, aunque a diferencia de ella escogió la vía pacífica para oponerse a la dictadura de Fidel Castro, gobernante perpetuado en el poder, quien en su momento se inspiró en los sueños de Martí para emprender la insurrección contra la tiranía de Batista, aquel devoto martiano que se había opuesto a las ansias de poder de Gerardo Machado –otro martiano apasionado- que sucumbió de idéntica manera al vicio del autoritarismo. Laura Pollán, al igual que Zapata, aprovechó de Martí las ideas más civilistas. Aquellas que no argumentaban la posibilidad de autocracia. Las más distantes de la violencia y las hemorragias. Ya eso parece algo diferente. Se ve como cierto progreso en esa maldita circunstancia rodeada de revolucionarios, vísceras frescas, mártires y totalitaristas insaciables.
__________________________________________

Nota del autor: Confieso que siempre tuve el deseo íntimo de tener mi propia galería de mártires, un ritual iconográfico  del castrismo arraigado en mi generación. Transcurridos dieciseis años posterritoriales, finalmente se ha realizado mi anhelo. Gracias, Tumiami.