Sunday, December 16, 2012

el otro lado de la curiosidad


atRifF

interesante y estimulante el tono del artículo ¿curiosidad? de josé prats sariol en diario de cuba. comienza:
Se sabe que Curiosity es el ingenio de la robótica que ahora mismo explora Marte. La curiosidad está en los Diálogos de Platón, hizo la cultura greco-latina. ¿Puede concebirse el Renacimiento sin ella? Es un tópico cuya relación va de los descubridores hasta los viajeros, de Miguel Ángel a Humboldt, de Colón al recientemente fallecido Steve Jobs, el genio de Apple…
un párrafo más tarde, prats sariol conjuga la curiosidad, o su posible falta, con la decadencia de la educación en cuba, que no cuenta con ninguna universidad entre las primeras 50 en américa latina. el punto ilustra una posible tendencia con respecto al tema que nos toca, pero ¿qué es la curiosidad?
La curiosidad intelectual empieza desde muy joven, por supuesto que programación genética incluida, diferencias según el tipo de inteligencia, familia, voluntad, estímulos... Pero en un medio social que la favorezca, que no la considere virus sino virtud, signo de bienestar, de calidad de vida. la curiosidad "intelectual" florece si es favorecida, si no, es considerada un virus. 
no es que prats sariol haya definido "qué es". simplemente comenta cuándo comienza; lo que nos trae al asunto de lo difícil de definir dicha cualidad. por tanto, hablemos, ya no de la curiosidad, sino de su discurso, que aparece insistentemente en las universidades alemanas durante el siglo XVII y XVIII y luego en toda europa. hay dos tipos, una buena y otra mala. antes del luteranismo, "curiosidad" era una idea vaga, especie de seudo-conocimiento. su traducción más cercana es del griego periergia (que conlleva un sabor de superfluidad en sí).*

prats sariol habla de "curiosidad intelectual", de su angosto andar:
La curiosidad intelectual, en el plano social, político, de las ideas y hasta de las simples referencias a éxitos en las potencias "neocoloniales" y sus periferias, sencillamente solo ha conseguido algo por angostas vías. Ha costado un enorme trabajo. Tanto y tan peligroso —tan escondido— que a veces no ha valido el esfuerzo. Capaz de desanimar a Marco Polo.
el discurso de la curiosidad mismo presenta angostas vías. curio-sitas puede ser tanto una virtud como un vicio que opera en diversos aspectos de la vida. para algunos una precondición del conocimiento, la curiosidad puede tener aspectos negativos, por ejemplo, esa obsesión renancentista de coleccionar "cosas". de ahí la idea del Wunderkammer. coleccionar es actividad netamente masculina.

existe una notable diferencia entre las cualidades femenina y masculina. la primera aparece en la literatura con visos misóginos. puede hablarse de un sexismo de la curiosidad. la mujer es excesivamente curiosa.** curiosité en francés denota una cualidad inquisitiva, indagadora, pero por lo general se trata de una actitud hacia un objeto. o esa que recoge la literatura, desde cervantes a diderot, es decir, "el curioso impertinente". nos interesa ese "impertinente" curioso contra corriente. la crítica se nutre de la impertinencia.

volvamos a prats sariol. la impertinencia, la persistencia del curioso parece ser algo que puede perderse:
¿Ha habido una política consciente para que la gente pierda la curiosidad? Creo que sí y que no. Creo que tal propósito ha formado parte del ejercicio totalitario del Poder. "Mejor que no sean curiosos", parece el objetivo del caudillismo-leninismo, de cualquier fascismo. Pero es solo una cara de la fatídica novela cubana.
el conocimiento se pierde por olvido o por falta de uso. pero "curiosidad" no es exactamente conocimiento. debe ser algo a priori, o que viene añadido a. se trata de otro ingrediente. ¿será acaso aquella "inocencia" femenina casi perversa de la ilustración, que opera como impulso casi ciego? de ahí el dicho elizabetino: curiosity killed the cat ("la curiosidad mató al gato") que nos lleva a otro lado del asunto. es decir, la curiosidad como algo problemático que puede meternos en líos.

ese impulso inocente casi ciego (femenino?) lleva a ícaro a su tragedia, o al fracaso de los geómetras arquímedes y dédalo, quienes no pudieron hallar jamás la cuadratura del círculo. en todo esto hay peligro. "un impulso por llegar a" que puede muy bien convertirse en su opuesto.

la curiosidad de que habla prats sariol ha sido domesticada. lo que se ha perdido, extraviado, es la habilidad, necesidad de querer "husmear" (interpretar?) la realidad. prats sariol tiene razón en cuanto a la causa del ejercicio totalitario del poder: el castrismo logró fabricar otra "realidad" fácil, elemental en la que vive la mayoría.

la curiosidad sigue ahí, solo que diluída en nimios menesteres de la supervivencia. curiosidad desviada, emasculada ante un estado de cosas no "totalitario", sino burocrático-seudo-capitalista castrista.

lo que queda de ella: acrítica, no impertinente, sumisa, incluso fanática.

pero hay una minoría que demuestra que la impertinente curiosidad sigue latente.

___________
*baso mi análisis en este libro de neil kenny, especialista en la historia del renacimiento y la ilustración. **ya una disertación alemana de 1652 cita una autoridad para probar que la mujer puede ser curiosa, que se trata de un vicio que no es específico de la mujer, sino de ambos sexos. (kenny, capítulo 5). "la curiosidad hace a la mujer chismosa y desobediente". (kenny, p. 384). 

12 comments:

Roberto Madrigal said...

Siempre la curiosidad fue un delito para el castrismo. Si uno se atrevia a leer textos que no estaban indicados, era inmediatamente castigado y mirado como desviacionista. La curiosidad es el opuesto del amaestramiento.

Anonymous said...

Hay que tener en cuenta que gato es, en el caso del gato de Schrödinger , existe una posibilidad impredecible de que la curiosidad le mate o no...

Lisandro Alberto said...

Muy bien, Alfredo. Llevar la discusión al plano de las ideas y discutirle la curiosidad a la falta de curiosidad.

Anonymous said...

Ahora los felicito. Cosas como esta debieran aparecer mas a menudo en tumiamiblog.

Anonymous said...

La clase de fundamentos (del Marxismo) se detiene. Sucede que hoy no atiendo a la disertación que de costumbre, casi en exclusiva, se daba para mí a pesar de los otros cuarenta estudiantes. Algo perturba al maestro (para colmo tocayo mio). El me pregunta qué leo. Levanto aquel libro de yoga que una novia mayor me ha regalo con motivo de mis quince anos. El maestro me entera de su decepción, soy el último de quien espera un acto semejante; me pregunta qué busco ahí que no ofrezca el marxismo sobradamente. Le explico que en esas páginas se comenta la posibilidad de respirar agua para lavar el cuerpo, estoy curioso. El atizador de hombres nuevos lanza la tiza al cesto y falla, con voz grave me recuerda que la curiosidad mató al gato. El silencio largo que sigue me dice que no seré recomendado la próxima semana para integrar las gloriosas filas de la Juventud Comunista. Maúllo, el grupo ríe, la campana suena, guardo mi libro forrado con hojas de La mujer Soviética y me largo. Desde la puerta veo un lagrimón del maestro desprenderse y caer sobre sus panfletos. Parecía entonces la hora del receso, hoy sé que era la hora del recreo. Mi tocayo y yo no volveríamos a ser los de antes.

RW

Anonymous said...

Gracias a la curisidad...escribo, amo mejor, disfruto la lectura en complicidad conmigo mismo, disfruto los placeres que siguieron a Epicuro, me conmueve la belleza convulsa,...gracias a la curiosidad soy poliamoroso, me meto tambien en problemas que no tienen salida, recibo reprimendas de algunos...la curiosidad me permite la critica, el conocimiento extendido y el placer de ir mas alla en todo a pesar de la consecuencia negativas que a veces surgen. Sin ella ...no seria yo.

Amilcar Barca

Pdta> No tengo teclado en espanyol.

Anonymous said...

De hecho el gato puede estar en un estado de supeposicion vivo y muerto a la vez

Anonymous said...

La curiosidad debe ser abolida para vivir entre ustedes conciudadanos. Happy Babalú Aye. Es increíble que no está prohibida x la ley todavía.

Anonymous said...

tomorrow something you've been curious about will prove false. (fortune cookie)

Anonymous said...

recomendación del dr. a Tumiami: relajarse más a menudo, como con el post de hoy.

JR said...

Bueno, se dice que la curiosidad se pierde cuando empieza la vejez. Aunque hay una curiosidad que persiste hasta el final de la vida. Se le teme, se le trata de ignorar y aunque se reprima, se mantiene latente. Es la curiosidad que bordea el tema de la muerte. Pero antes de esa casi postrera, la curiosidad es el puente hacia la sabiduría. Y la sabiduría entraña un inevitable asomo al precipicio. Si logramos no precipitarnos, entonces se crece.

Anonymous said...

Cuidado con los precipicios JR ...no te vayas a caer...y me lleves a mi tambien.

Amilcar Barca