Wednesday, March 14, 2012

los nuevos cazadores del ridículo

Donald Trump hijo, posa con la cola de un elefante en Zimbabwe, 2011

atRiFf

se dice que durante una reciente expedición, donald trump hijo y su hermano eric se dieron gusto. además del elefante en la foto cazaron un enorme cocodrilo, un kudu, un leopardo y un bisón. la noticia aquí.

la foto de donald hijo con la cola cercenada del elefante en la mano y los cartuchos de bala a la cintura ilustra la banalidad del capital. no estamos a fines del siglo XIX o en la primera mitad del siglo XX, época de proezas heroicas en la que el cazador arriesga su vida por ese encuentro con el animal que terminará como trofeo en la pared de la sala o el piso de la biblioteca. la foto arriba comunica un gran vacío. da lástima por la bestia muerta.

¿y qué hay de malo en cazar? es legal. el asunto es el contenido. hay fotos y fotos. lo que me trae a otro cazador.

hemingway era un famoso cazador, pero al menos era un gran escritor, no un hijo-de-papá, con el cerebro hueco (eran otros tiempos, cuando no había la conciencia ecológica de hoy en día). 

hemingway  posa con un león en la planicie del serengueti, 1935

si bien el sport de hemingway demostraba su color imperialista, el escritor de "El viejo y el mar" buscaba una cierta autenticidad. en Death in the Afternoon y la póstuma True at First Light, constatamos la justificación de matar: hay osadía, dureza, habilidad, pero al mismo tiempo culpa, tristeza, incluso repugnancia. en Green Hills of Africa hemingway verbaliza el asunto cuando le sigue el rastro a un león que agoniza:
el león oyó un ruído lejano y sintió el golpe seco de la bala sólida que se hundió en su flanco arrancándole un pedazo de la piel. una punzada de nausea le subió desde el estómago ... otro eco partió el aire. sintió ahora que la bala le rompía las costillas. mientras corría, la sangre caliente y espumosa le salía de la boca. galopó hacia la alta hierba donde podía agacharse para no ser visto. debía quedarse quieto y esperar a que ese hombre se acercara para saltarle encima.*
el cazador/escritor humaniza al animal. percibimos el drama desde otro ángulo pre-ecológico. hemingway nos recuerda que hombre y animal son una misma cosa:
en la llanura se oye el "boom" de la pistola de Wilson. el león, con la mitad de la cabeza dislocada, se arrastra hacia Wilson, al borde de la alta hierba. mientras, el hombre de la cara roja se acerca sigilosamente y apunta con la escopeta  corta. otra explosión seca y la lluvia de plomo le parte los ojos. el león queda rígido, su enorme cabeza mutilada sobre la hierba ensangrentada de la planicie.*
¿podemos esperar algo parecido de la raza de cazadores millonarios que tipifica donald trump hijo?
____________
*Tomado de The Complete Short Stories of Ernest Hemingway: The Finca Vigia Edition (New York: Simon and Schuster, 1987). p. 16, 17. Traducción del que postea.

7 comments:

Anonymous said...

¿podemos esperar algo parecido de la raza de cazadores millonarios que tipifica donal trump hijo?
Si Trif. Los Trump emplean a más de 45,000 personas en más de 30 países. H, era un abusador de animales lo mismo que este cretino de T. La diferencia de si uno escribía y el otro no, es falaz o cuando menos parcializada. Responde a tu simpatías y no a un argumento equilibrado.

atRifF said...

Gracias, Ano. Que T emplee 45,000 personas es tan foráneo al asunto como el que H fuera escritor, solo que soy amigo de las letras, es decir, respondo a mis simpatías. Sigue entrando y batallando.

Anonymous said...

Los millones no dan conciencia ni corazón, de poco le sirve. Reencarnará en un animalito el Trump? Ojalá para que aprenda...
Cristina

Anonymous said...

Siempre han sido matones y delincuentes estos engendros que gobiernan el mundo; de ellos no podemos esperar sino explotación, pobreza y muerte. Los escritores son otra cosa. En realidad,casi todos los escritores estan o pretenden estar en el lado opuesto de los Trups. Un discurso en favor de los animales como el de Fernando Vallejo salva la republica de las letras; si que salva, no de todas, pero si de algunas culpas con nuestros congeneres, los animales...
PD. Dale una ojeriza a esta noticia, “Directivo de Goldman Sachs renuncia en público y dando un portazo”. La acabo de ver en la BBC, salió hacen tres horas, aquí el link: Uy Walk Street embarrará cogotes por las pérdidas con esto… Correrá la sangre, los Trups saldrán a cazarnos a nosotros para tener algo que comer sobre sus platos. Saludos. Judith G.
“http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/03/120314_directivo_goldman_sachs_renuncia.shtml

JR said...

Otros incluso antes que Hemingway, como es el caso de Kipling humanizaron el animal sin dejar de aceptar -y hasta compartir por momentos-la inclinación depredatoria del hombre. Como bien dice Triff, se trata de otra época. Pero lo cierto es que ya mostraron cierto remordimiento preservacionista y se supone que entreabrieron el camino a la asunción de la bestia salvaje desde una actitud afectiva y casi ética. De esas experiencias, esas observaciones y consecuencias reflexivas quedó un legado de valor literario y humanista. Y yo creo que sí, que eso ha hecho la diferencia con respecto al acto de matar un animal por frivolidad y trofeo mediático. Caza, para fatalidad de Delibes, con desembarcos helitransportados, secretarios, asistentes, pesajes digitales y hasta taxidermia de avanzada para la pieza cazada.

El hombre lobo said...

Con el perdón de los ex-cologistas de este blog. Si somos animales podemos matarnos unos a otros. Cazar es necesario para mantener la población de animales al nivel ecológico. No hay nada malo que el hijo de Trump se retrate con la cola del elefante. Yo no lo haría, pero no lo critico.

atRifF said...

Gracias Cristina.

Me alegro que traigas a Vallejo, Judith G. Gracias por tu punto de vista.

JR: Kipling es perfecto. Hoy se lee más imperialista acaso inocente, pero perdemos de vista su tiempo victoriano. Cada cual en su mundo.

Hombre lobo: Soy "animal", no soy "un animal", para eso tenemos lo moral. No es malo que se retrate, es estúpido.