sábado, 8 de octubre de 2011

Ocupa Wall Street: la falta de balance entre igualdad y libertad

aLfReDo tRiFf

Este post en el NYTimes supuestamente define la problemática política del movimiento que se viene dando en las calles del bajo Manhattan, llamado Occupy Wall Street. Como en todo movimiento sinergético el todo es simplemente irreducible a los elementos que lo forman. No hay organización espontánea desde abajo que obedezca exactamente a una dirección fija desde arriba (por supuesto los REPU, aliados como siempre al poder corporativo denuncian una conspiración revolucionaria). 

La creciente masa que ocupa Wall Street y que parece aumentar las pulsiones del network social en FB y Tweeter es un fenómeno emergente. Existe un clima específico propicio en la nación, un malestar generalizado no contra el sistema per se -no aún-, sino contra la injusticia a la que ha llegado el sistema. El sistema se ha vuelto injusto. ¿Y qué es justicia? Puesto en término del discurso político tradicional liberal: Balance entre igualdad y libertad.


Algo anda mal cuando el 1% de la población es capaz de disfrutar del 25% de la ganancia y amasar el 40% de la riqueza de la potencia más desarrollada del planeta. La respuesta no  puede ser: "el capitalismo es así y punto". Hace 25 años, la diferencia era de 12% contra un 33%. El país era más rico, más diversificado, aún teníamos una manufactura poderosa. Esa diferencia abismal significa que la clase media ha sufrido un golpe brutal. La creciente desigualdad habla de una disminución de oportunidades (es decir "competencia"), lo que significa que se está menospreciando a toda una generación de talentos. No estamos en presencia de esa tensión productiva entre "deseo de ganancia" y "competencia" tan cacareada por los fisiócratas del siglo XVIII y XIX. Lo que vivimos en 2011 es una veradera distorsión sistémica que estimula el consumo sin un planeamiento científico-tecnológico a largo plazo, sin una base manufacturera local, sin política ecológica. Predicamos una visión económico-política desastrosa. Y en la medida que el sistema se estructura alrededor de este estado de cosas la falla se acrecienta. Visto como un todo el capitalismo financiero actual norteamericano está enfermo.

Porque si bien el modelo capitalista financiero parece ser el instrumento ideal de la globalización, no es menos cierto que esta última demuestra la inherente debilidad del primero. Dos ejemplos son la peligrosa interpenetración de la economía china y norteamericana y la crisis actual del euro.* El crecimiento corporativo sin regulación de ningún tipo es desastroso: Estados Unidos de Walmart, por poner un ejemplo distintivo, no es modelo de nada, sino que demuestra la hipertrofia del sistema.** Se impone una reevaluación del desfase que existe entre producción, consumo y sostenibilidad.

La enorme disparidad entre el culto a las finanzas por un lado, y el abandono de la manufactura, las nuevas tecnologías y la investigación científica por el otro, se hace cada vez mayor. Estos últimos eran precisamente los renglones en los que Estados Unidos era modelo a seguir. La América que conquistó la luna se ha quedado atrás. Ya la economía clásica ni puede explicar el desajuste. El capitalismo tradicional se construye bajo esa presuposición de crecimiento sin tener en cuenta el precio a pagar en materia ecológica. Añádase a esto una política libertaria pro-corporativa, enemiga de la igualdad social, y la receta es el desastre.

Hace falta una nueva visión en la que el gobierno sea la mano aliada de la economía. El gobierno debe aliarse con el capital privado para estimular una nueva inversión made in America. Es imposible competir con China, Indonesia y Alemania, donde la inversión privada es alta política de estado. Para restaurar el poder de la manufactura americana que se escapa a todas partes es imperativo que el gobierno sea un socio junto a la empresa privada.

¿Qué es de un país que no produce nada? El capitalismo de las altas finanzas del siglo XXI nos ha convertido en una nación de servicios. Pero una potencia del siglo XXI no puede funcionar solo a base de servicios no importa cuán sofisticados sean. Se necesita también alta tecnología, manufactura e ingeniería y diseño industrial. 

La masa que ocupa Wall Street y que pronto ocupará otras capitales de la Unión, le da voz a esta ingente preocupación. Es hora que se les oiga. Nadie está luchando contra el capitalismo, sino contra la injusticia del capitalismo.

______________
* La interpenetración de capital aumenta el peligro del efecto dominó internacional de cualquier crisis local. El peligro de quiebra de una economía pequeña como es el caso de Grecia amenaza desatar una crisis global. En el caso China-EE.UU., se ha creado una disfuncionalidad paralela, ambas economías dependen, a la vez que acrecientan, la debilidad de la otra. Hay economistas que comentan que tal dependencia puede convertirse en un peligro nacional. ** Los Walmart del mundo son desde el punto de vista económico una especie de hipertrofia totalitaria corporativa. He aquí alguna de las consecuencias: Falta de diversificación de productos, homogenización de servicios, desintegración de pequeñas empresas a nivel local, sueldos bajos, falta de seguros, etc, etc.

9 comentarios:

Eduardo dijo...

Hace anos vengo predicando eso mismo que ud plantea, y la gente me dice que yo pienso de una forma anticuado, la dura realidad es que el ser humano no puede comer internet, no puede vestirse con el insurance, no puede transportarse con el marketing o puede tener un hogar hecho a bases de stocks, un pais pequeno como Luxemburgo o Suiza puede vivir de los "servicios financieros", pero un pais gigante de mas de 300 millones de habitantes !nunca!, deberiamos pagar mas por los productos manufacturados y menos por los "servicios", algunos que no son absolutamente indispensables (si yo soy un safe driver nadie me tiene que obligar a pagar un seguro, si yo pago cash por tratamiento medico, debia ser igual o mas barato que bajo un plan medico), se deberia penalizar con taxes a las corporaciones que hagan outsorcing, de los trabajos americanos, y el Ipod deberia ser fabricado en Estados Unidos, no en Shangai, aunque eso signifique que APLE no tenga mas de 70 billones en las arcas, si no solo 15 o 20 billones. La economia de los Estados Unidos hoy es un gigantesco esquema de Ponzi, y esta a punto de fallar por completo

A.B dijo...

Es justo que tumiami tome partido por un movimiento que como hemos dicho sólo pretende la denuncia de la injusticia y la puntualización de aquellos derechos que el propio sistema hoy niega: como el derecho a la dignidad como sujetos.

Pero discrepo sobre un retorno al "Made in America". El Made in America hoy está en China a proposición de los propias empresas americanas que siempre han buscado la mano de obra más barata para sus productos. Si hubiera habido más control financiero y menos especulación en los altos fondos de inversión riesgo, hoy podríamos seguir disfuntando -con sus mas y sus menos- de un capitalismo social amable y sostenido y no disparatado como está ahora.

Amílcar Barca

Anónimo dijo...

Más claro ni la lluvia que cae.
Gracias, Triff.

Anónimo dijo...

No es nuevo el concepto de esa alianza, por cierto. Y ese concepto del Estado como socio del capital no es otro que el fascismo. Desde luego, hay otro peor, que es cuando el Estado asume al capital, y es el comunismo. Ninguno de los dos me convence, pero no creo que ninguno de estos pillines del Bajo Manhattan entiendan mucho de estas cosas. Y ahora que la maquinaria sindical se apresta a inmiscuirse, ya veremos a estos "okupas" convertidos en tropa de choque demócrata, muy a tiempo en unas elecciones donde el Presidente, el pobre, lleva las de perder.

A.T. dijo...

Gracias, Eduardo. Buen punto del ponzi scheme. Sigue visitando.

A.B. necesitamos manufactura. Ojo cuidado que vas a saltar el día que el chorizo y la morzilla vengan importadas de China.

Gracias, Ano.

Ano de las 11:21. El fascismo y el comunismo son ejemplo de dictaduras totalitarias que determinan su forma económica, lo cual no es nuestro caso.

JR dijo...

No hay planteamiento en este texto con el que discrepe. El capitalismo, efectivamente, ha entrado en una fase acientífica, despojado de rumbo equilibrado. La imagen es la del bamboleo de un barco vulnerable a los golpes de mar. Apoyo con enfásis el llamado al renacimiento de una industria nacional aunque revista un carácter mucho más sofisticado, a la participación del estado en las estrategias de desarrollo, porque en el gobierno elegido democráticamente se debe condensar las más amplias preocupaciones sociales, y por supuesto me adhiero a la idea de la redistribución de la riqueza social, clave de la preservación de la estabilidad del modelo.

Anónimo dijo...

Desde ayer hay una “Declaración de principios de la ocupación de la ciudad de New York”. Se encuentra en inglés y español en diferentes blogs y noticieros de la red, twinter… facebook. Este es uno de los portales.

http://juliacgs.blogspot.com/2011/10/declaracion-de-principios-de-la.html

Este documento no pretende ser final, aunque para mí sí que lo es, tiene los cuestionamientos fundamentales que han llevado al descontento. También hay en la red un mapa de las ciudades que se han sumado al movimiento…. Uy, yu, yui, espero que nuestro democrático gobierno federal no eche mano a sus sofisticadas y nuevas armas de destrucción masiva para combatir estos incómodos eventos… Saludos, Judith G.

Anónimo dijo...

"La crisis general del capitalismo se explica por el caracter cada vez mas social de la producción y mas privado de la apropiacion."

C.M

serpeagle dijo...

Muy bien analizado. Me pregunto si hay alguna posibildad para este movimiento en Miami. a que nivel esta nuestra conciencia social del pais?