lunes, 1 de agosto de 2011

La mentira bendita y la publicidad tardío-capitalista


Miami Bourbaki analiza la siguiente paradoja mediática: 1- la publicidad debe vender, 2- para hacerlo debe exagerar (en este caso fotochopear).

Surge la pregunta: ¿no es fotochopear una forma de engaño publicitario? Depende. Resulta que fotochopear no sería engañar (si ese cliente se sabe engañado, y además no le importe, o peor aún: le agrade). Paradójico, ¿no?