Saturday, August 27, 2011

La hora de los bollos

Jesús Rosado

Parafraseo ex profeso el título de aquel documental trajinado por la izquierda violenta realizado en 1968 por Fernando Pino Solanas y Octavio Getino*. Lo hago por los últimos incidentes registrados que protagonizaran mujeres cubanas y que aparentemente convergen con el propósito incitador de aquel film. La diferencia es que la naturaleza del detonador cambia de mano y, además, lo supera en su condición espontánea.

Escenas filmadas por lentes naif nos muestran en momentos diferentes a mujeres protestando en las calles de La Habana. Uno, frente al Capitolio, justo en el kilómetro cero de los itinerarios nacionales, y otro en un mercado concurrido de la capital. El gesto rebelde clama libertad no contra la explotación capitalista como en aquel largometraje de militancias, sino al contrario, el reclamo es ante la indolencia de una dictadura marxista-leninista, que alguna vez se proclamó utopía proletaria y que hoy sabemos es la principal causante de vacíos existenciales que se extienden desde la olla familiar hasta la incertidumbre del mañana.


 
Como verán, son dos clips incidentales, primitivos, de primera intención, sin elaboración estética y con argumentación ideológica no explícita. No hace falta. El coraje de la vulva cubana no premedita debates, su urgencia es doméstica. Su choza está en ruinas y su prole tiene hambre. El fogón de una cubana no calienta dialécticas, ni discursos, ni clases oprimidas, ni neocolonialismos, ni guerras frías, ni neoliberalismos, ni bolsa de valores, ni movimientos de liberación. Si a estas alturas a su grito de rebeldía la califican como instrumento de la CIA para fundamentarlo como caso de disidencia, les importa tres ovarios. Lo que esta mujer-madre-ente social-portadora de hormonas está metabolizando de modo instintivo es un proyecto de emancipación tribal. Ya no puede más con la protesta a domicilio y la indignación amordazada. Ha comprendido que mientras no cambie lo de puerta afuera, no mejorará lo de techo adentro. Y esta lógica entraña un enorme potencial político. Es una aritmética capaz de comprometer a un público, atemorizar policías, enardecer ánimos, desencadenar subversiones.


Ojo con el valor de estos clips testimoniales. Están documentando, junto al presidio político femenino,  la actuación de Damas de Blanco, blogueras y mujeres disidentes, la trascendencia de la hora de los bollos. La épica de las vaginas bravías. Chochas plebeyas, gritonas,  enérgicas. Sin más retórica discursiva que el dolor de no poder contar con un hogar soberano . Chochas con poder de convocatoria, que cantan verdades aún sudorosas de miedo. Pulpas viscerales que bajo la ira matriarcal pueden ser más temibles que los tan palabreados cojones de Maceo.
__________________________________

* La hora de los hornos (1968)

54 comments:

Anonymous said...

que se tiren a la calle todos en masa,eso es lo que viene...

Anonymous said...

Es verdad esto es mejor que todos los masones juntos[marti,maceo,etc]
Basta ya,!!!!!!!!!.....
Que el verdadero pueblo,que sufre derrumbe el poder que le imponen de arriba en cualquier parte del mundo,basta ya de la planificacion de un agente al servicio de los iluminatis: Fidel Castro

mantilla said...

viva la mujer cubana!!!

Anonymous said...

No puedo con los rosacruces
No puedo con El Illuminati
No puedo con los masones
No puedo con Raulito
No puedo con Las Pinturas de Roberto Robaina
No puedo con Valladares Pintor
No puedo con La Historia me Adsolvera
No puedo con el tiburon que se comio a la mama de Elian?
No puedo con el curador del Museo Nacional de Cuba...
No puedo con Lady Gaga


No puedo.

sonora y matancera said...

JR... qué aplauso tan sonoro te estoy enviando por este texto, indeed la épica de las vaginas bravías. Chochas plebeyas, gritonas, enérgicas... cubanas... clap clap clap como cazuelazo sonao...

Anonymous said...

en nombre del Padre,del Hijo y del Espiritu Santo,¿porqué ser tan crudo,hijo mio? Resare tres avemarias por ti

Anonymous said...

no puedo con la invasion extraterrestre.
No puedo con El planeta de los Simios.
No puedo con la disidente mala trova cubana
No puedo con las criticas de Arte de El Nuevo Herald
No puedo con la retorica del Arte Cubano[balsitas,las 90 millas,laS ISLITAS,LOS BARQUITOS DE PAPEL,..
No puedo con los curadores de Cuba-Nostalgia
No puedo con las curadorias de PANAMERICANT

No puedo..

Pepito said...

Es la hora de los bollos y no se ha de ver mas que la leche

Anonymous said...

No... You can´t!

RI said...

nunca mejor dicho JR, el reconocimiento a estas mujeres ovAricas: "El coraje de la vulva cubana no premedita debates, su urgencia es doméstica. Su choza está en ruinas y su prole tiene hambre. El fogón de una cubana no calienta dialécticas, ni discursos, ni clases oprimidas, ni neocolonialismos, ni guerras frías, ni neoliberalismos, ni bolsa de valores, ni movimientos de liberación."

Anonymous said...

Bollo, vagina, chocha: territorio de la penetración, del delicioso descontrol orgásmico (deshumanizado hasta los tuétanos en el argot popular). Ovarios: de donde nace la resistencia, de donde fluye la energía del "¡basta ya!". La anatomía -como la semántica- es importante. Es la hora de los ovarios. ILeana Fuentes

Heriberto Hernández Medina: said...

“¿porqué ser tan crudo, hijo mío?, rezaré tres avemarías por ti”, dice el anónimo de las 9:46 PM recogiendo en parte mi inquietud, que no es por supuesto piadosa.
No creo en las “malas palabras” pero si en el buen gusto y detesto la grosería gratuita. Admiro la gracia de algunas personas que pueden insertar una atronadora vulgaridad en su discurso, aún en el más exquisito de los contextos, y además de acentuar conceptualmente lo que expresan, demostrar la riqueza de nuestro idioma, así como la vitalidad del habla popular y las manifestaciones periféricas de nuestra cultura.
La magnificación de las dotaciones genitales de nuestras hembras (me encanta esa palabra) en contraposición con los mermados contenidos en las bolsas escrotales de nuestros varones, para referirse a la conducta cívica y política de los cubanos no es nada nuevo y vale la pena seguirlo haciendo.
Pero, ¿se reduce el asunto a esa evidente diferencia conductual de género?, ¿aporta a una mayor consideración o entendimiento del asunto el florecimiento de todo este boscaje escatológico?
Después de meses de agresión en los medios a nuestra sensibilidad por parte de “actrices y entes de todo pelaje” convenciéndonos con una “genitalidad a flor de labios” de que vayamos a ver el homicidio repetido y publicitado con premeditación y alevosía de “Los monólogos de la vagina”, me cuesta no recriminarle a nuestro amigo y lúcido JR algún que otro “bollo” de más y tanta imperdonable “chocha”.

JR said...

Estimada Ileana, comparto tu criterio sobre los ovarios como fuente de resistencia, pero el escatológico "bollo" -muy ponderado en el habla popular- es la contraposición a la apabullante "pinga" con que el culto fálico del macho se ha querido imponer en la historia cubana. Me cuadra, me place, saboreo, paladeo y relamo decir ante una mujer que ha perdido el miedo a la represión que es una "bollúa", en lugar de tener que empujarme lo de tremendo "pingúo" que nos ha atenazado durante décadas. Y tú sabes a lo que me refiero, porque sobre el pinguismo cubano tú has hablado suficiente en este mismo blog. Así que no doremos la píldora. Para resistir hay que tener ovarios (y no precisamente testículos), pero pa tirarse pa la calle a enfrentar lo que te venga parriba lo que hay que tener es bollo (probándose que no tiene que ser pinga de manera determinista).

JR said...

Tranquilo, amigo Heriberto, bienvenida tus recriminaciones, pero te aseguro que el enfásis escatológico está meditadamente sopesado. Por muchas razones, empezando por la temperatura infernal de la ética cubana actual. Lo que te puedo sugerir, hermano, es que si vuelves a leer el texto le pongas el pitico sensor a las palabrotas que te hieren. ¿Sabes a lo que me refiero, verdad? El beep como el de la tele. Saludos a tu señora y a tu hijo.

MIDIALA ROSALES EN CONCIERTO said...

"El coraje de la vulva cubana no premedita debates, su urgencia es doméstica. Su choza está en ruinas y su prole tiene hambre. El fogón de una cubana no calienta dialécticas, ni discursos, ni clases oprimidas, ni neocolonialismos, ni guerras frías, ni neoliberalismos, ni bolsa de valores, ni movimientos de liberación." Me lo llevo a mi facebook, alli donde muchos no se enteran que existen tus escritos y este blog al que siempre paso. Saludos.

JR said...

viva ustedes, mantilla!

gracias, sonora, a la hora de decidir la manera de descargar esta elegía te tuve presente de alguna manera

Sabes qué, rosie? creo que me quedé corto, porque salvo ciertos comentarios, otros se han ido a la forma y no al reconocimiento de estas mujeres kamikazes. bollúas de verdad

Anonymous said...

No puedo con el oportunismo Post-Nueva Trova.
No puedo con la tribuna del arte cubano[de la isla]
No puedo con esta ciudad
No puedo con el global warning
No puedo con el exilio intemporal
No puedo con el no tiempo
No puedo con la falta de personalidad de Miami
No puedo con la decoracion del Versalles
No puedo con los que copian a Bedia

No puedo

Anonymous said...

Fidel estudio en una escuela de Jesuitas,y en estas escuelas no estudian mujeres.........la mujer ha estado discriminada no solo en la historia cubana,sino en todo el mundo,toda una historia patriarcal,ademas latierra es femenina,es mujer....

No puedo

Heriberto Hernández Medina: said...

No es un asunto de censura, estimado amigo. A una de las “monologantes” del reciente “vagineo miamense”, María “Conchita” Alonso, le ponían en la tele peruana el “pitico s(c)ensor” cuando mencionaban su nombre artístico porque es usual en Sudamérica referirse al sexo femenino usando un hermoso símil que la trasmuta en una hospitalaria “concha”. El mal gusto y la ridiculez tienen, como la grosería, muchos rostros y formas de manifestarse.
Tu y yo podríamos, digo yo, encontrar mil formas de describir laudatoriamente el admirable protagonismo de muestra mujeres y centrar nuestros argumentos en el territorio todo de su geografía genital sin tener que usar para ello los vocablos que ha escrito en piedra la tradición como los más vulgares y despectivos. Esa suerte de exaltación, a la larga denigrante, tiene su origen en lo más repudiable de nuestra tradición falocentrista y misógina.
No me imagino la cara de una de estas valientes mujeres al salir de una de la oficinas de la policía política, a la cual fueron arrastradas por sus acciones civicas, si se le acercara usted y le dijera: «le admiro señora, es usted una (sic.) “bollúa”».
Si la vergüenza de no tener el valor de hacer lo mismo me lo permitiera, yo preferiría decirle, y creo que me lo agradecería, cualquier otra palabra amable o simplemente le sonreiría con agradecimiento. Saludos también a tu señora.

Anonymous said...

¨pero te aseguro que el enfásis escatológico está meditadamente sopesado. Por muchas razones, empezando por la temperatura infernal de la ética cubana actual.¨

That´s the point.

Gracias por el reconocimiento. no tan solo a nuestras valientes, sino de lo que hay que hacer.

Malanguita

JR said...

Heriberto, deja que la emocionalidad de cada cual asuma su performance. Deja que la gente se aparte de lo políticamente correcto, que grite su noticia y su pasión de una manera distinta a CNN, Oscar Haza y El Nuevo Herald. Escribe tú sobre lo mismo, a tu manera y te disfrutaremos. Pero no trates de ejercer correcciones en personalidades como la mía que ya tienen más de cincuenta años de deformación. Lo sucio del texto bordea el estado escatológico de la realidad nacional. Tal vez sea disfuncional, pero me he sentido libre al escribirlo así, no atado a prejuicios y tabúes. Si tú quieres escribir una versión más depurada, menos agresiva, estás invitado a Tumiami. En cuanto a lo de cómo yo me dirigiría personalmente a una de estas damas, lo haría de acuerdo al momento, o elegantemente, caballerosamente, o quizás enardecido por su coraje le diría la misma grosería aunque se espantara. Pero la intención es elogiar los valores de los que carecemos muchos hombres. En cuanto a que nuestro vocabulario marginal tiene su fundamento en el culto falocentrista de nuestro acervo, es verdad. Tan real que algunas de estas valientes ni siquiera se autoproclaman en el entorno íntímo del barrio o de la casa como bollúas, sino como pingúas.

Heriberto Hernández Medina: said...

Amigo Rosado, no quería adentrarme en elucubraciones de otra índole porque no es el sitio adecuado, pero ya que el debate adquiere un carácter más conceptual quisiera abundar en un aspecto sobre el cual me gustaría llamar su atención.
La paridad testículos/vulva (o si usted lo prefiere, yo no, cojones/bollo) deja intencionalmente fuera el falo (la pinga si usted lo prefiere), dando al macho un elemento de ventaja que adicionar a la ya ventajosa pluralidad de los (¿qué digo, para ser amable con usted?) “guevos”. Pero si nos remitimos a la representación simbólica de la vulva nos atendremos por fuerza a un sentido de redondez o concavidad receptora que no admite ninguna connotación punzante, proactiva o punitiva.
Estirar, alargar, afilar el redondo, húmedo, suave y comestible “bollo” y convertirlo en algo que se proyecta fuera de su habitual amabilidad complaciente, nominalizar a su propietaria como una “bolluuuuuua”, no hace más que proyectar en ella nuestra frustración y la sublimación de nuestro profundo deseo de que fuera un hombre.
Esa palabra (vulva o bollo, ya me da lo mismo) es demasiado corta para hacer algo que sea digno de admirar. No se trata de decir “bollua” con la misma admiración con que se dice usualmente “pinguo” o “cojonudo”. Amigo JR, se trata de aceptar el simbolismo gravitante en la visualización de un falo erecto (creo que usted preferiría decir “parado”, aunque esto signifique también “quieto”) como símbolo de acción y potencialidad de actuación.
Se trata de reconocer el desconcierto que nos causa ver los actos de referencia protagonizados por la redondez receptora de una vulva y no ceder a la tentación de no valorarlo en su real connotación: la encantadora fragilidad física de una mujer doblegando la solidez muscular y el brutal entrenamiento físico de ese esbirro que no se atreve a tocarla hasta que no llega la manada de perros vestidos de azul. La cobardía de esos machos que chillan desde lejos sin animarse a defender a sus hembras.

Anonymous said...

Es la hora de los hornos y ha de verse la luz - Jose Marti

Mucho palabreo en este blog y no van a luz que buscan estas dignas mujeres

JR said...

Creo que leíste mal, Heriberto. Bollo lo pongo a la par que pinga. El bollo con su clítoris, su vagina, sus labios y su pubis. Y creo que era hora de desplazar la prominencia arbitraria del falo. Pero, ja,ja,ja,ese último comentario teoricista tuyo me deja tendido en el campo, ja,ja,ja. Te regalo la tarde tumiamense, mi amigo, me voy pa la calle.

Anonymous said...

La mujer cubana comienza a votar por el 1933. Dicen las encuestas que el porcentaje de mujeres realizadas en actividades laborales fuera del hogar y matriculadas en cursos universitarios, era el mas alto de latinoamerica por aquella epoca.

Malanguita

Troya de Queso y Guayaba said...

Oh my Yeats and vous Keats von Catapún! Venga Shelley, Schiller y ven también Apollinaire! Arrímate Rococó Chinoserí al lado de Sturm und Drang y llama a Gertrudis, a Julián, a Cintio y la conga santiaguera a ver si entre todos me pueden decir, por favor, ¿quién es el dandy que dícese tan ofendido por la vulgaridad rabiosamente y à-propos fresca, sincera y al grano del joven Jessus Pink?
¿Hemos leído algo del ilustre en nuestras concurridas tertulias?
Lo huelo, lo presiento, como fantasma poético, reflejado en nuestro fino espejo de la paciencia.

Anonymous said...

ovarios - testículos (que es lo mismo que cojones, incluso que huevos)... Bollo - pinga ....bollúa - pingúo. Hasta ahí con el juego semántico entre equivalentes. Se ha dicho bollo, clítoris,vagina,labios, pubis, como si estuviéramos hablando del plato del día en un restaurante de mala muerte. O de mala vida. ¡Milagro que no se mencionaron culos y tetas! ¿Alguien ha pensado en el CEREBRO como el verdadero protagonista anatómico de "Las Cuatro del Capitolio" y de "Las Dos de Cuatro Caminos"? ¿No sería justo pensar que nada de esto se planificó ni desde el bollo ni desde la vulva, ni mucho menos desde el clítoris, sino desde la materia gris de estas seis mujeres y de las muchas mujeres que hay detrás de su estrategia? Ileana Fuentes

JR said...

Ileana, no sé a qué o a quién te refieres con lo del plato del día en un restaurante de mala muerte. Creo que las aclaraciones que nos podamos haber hecho algunos comentaristas no subestiman en absoluto el papel social de la mujer cubana contra el castrismo. Todo lo contrario, se está tratando de ensalzar el furor endocrino de de la mujer sin negar su dimensión como madre-mujer-ente social.
Siempre he sido muy respetuoso en términos de reconocer el papel de la mujer cubana en la sociedad y tú lo sabes muy bien. A ti misma se te ha dado apoyo personal en tu rol público. No tengo porque estar agregando culos y tetas a una especie de menú imaginario.
Claro que se sabe que tras ese tipo de acción hay materia gris de las mujeres que se las están jugando allí y justo en el post está implícito la postura de la mujer como potencial político. Ahora bien, la exaltación va dirigida al coraje de la mujer dentro de un régimen de terror al tratar de poner en acción las ideas. Y "bollo", "vulva", "vagina", "chocha" o lo que sea, son metáforas de mujeres crecidas en valentía a expensas de todos los mitos machistas y de un poder eminentemente falocrático.
Es mi forma de plantearlo, como tú tienes tu forma de plantear las cosas y se te respeta, sin que quiera decir que tengamos la verdad absoluta en las manos.
Pero no pongas tonos peyorativos en mis frases porque no los hay. Mi texto está lleno de nobleza y de reconocimiento. Puede que más o menos crudo desde el punto de vista literario, y a mi blogger way, no a la manera que quisieran otras personas.
Materia gris, obvio que hay, pero lo que hay es que tener es BOLLO (valor femenino, coraje mujeril) para proclamarlo públicamente ALLI en las calle habaneras a dos metros de la monada.

JR said...

Gracias, Midiala, este espacio está tu disposición cuando tú quieras.

Heriberto Hernández Medina: said...

Me voy, imitando a mi amigo JR, no a la calle, sino a otros asunto, y cuando regreso encuentro un ejemplo como “mandado a hacer”, en las palabras de Ileana Fuentes, que sustenta mi tesis sobre la gratuidad de tanta escatología y de cómo esta puede, lejos de fortalecer un argumento, debilitarlo.
Se le llena la boca a nuestra amiga; saliva como el perro de Pávlov degustando con fruición la pronunciación de cada sílaba. Se extiende en una dilatada felación verbal, un cunnilingus etimológico que sólo podría justificarse si desembocara en una argumentación capital, en un reclamo esencial, en una conclusión demoledora; pero no es el caso.
Se diluye en un juego de palabras antitético para enrostrarnos lo que considera una desatención de la materia gris de las protagonistas, como si dilucidáramos un documento programático de la oposición y no un gesto desafiante, un simple toque de cacerolas y la lectura simbólica que de ello hace el autor.
Nada, que nuestra propensión a la transgresión nos propicia un placer tan primario que roba protagonismo a la lucidez y el análisis, comportándose el “CEREBRO”, ese “verdadero protagonista” en defensa del cual se anima a desplegar todos sus recursos expresivos nuestra discrepante amiga, con la más irreflexiva genitalidad.

mantilla said...

Creo en el post
Creo que el tema no es coto privado de nadie
Creo que hay hombres aqui compartiendo y debatiendo el valor de la mujer cubana y debemos respaldarlo
Creo que el lenguaje sucio es un modo muy comun de protestar en Cuba contra la miseria
Creo que las mujeres que alla se llaman cojonudas despues de un acto de coraje en verdad tienen bien puestos nuestros propios genitales y eso se aclara en esta discusion
Creo que cada cual tiene el derecho a expresarse como le de la gana y no como nadie quiere

Anonymous said...

Cballeros, lo que mas me duele es que me hayan choteado los cojones de Maceo

Neverending said...

Escalofríos al mirar estos videos, escalofríos que son mezcla en mí de emociones de temor, valor y esperanza. Creo que el que se pierde en la metáfora se pierde el mensaje de fondo... Gracias JR

A.T. said...

cualquiera pensaría que los discutientes se van vuelto locos. pero la discusión es muy útil y también sutil.

si leo a jr correctamente, la mujer exhibe "cojones" (en toda gónada falocéntrica hay materia gris) que ya quisiedran muchos hombres tener en esta coyuntura. y si bien la discusión parecería enredarse en lo semántico, ileana y heriberto precisamente apuntan no a la "intención" del artículo (está claro que jr defiende el valor de la mujer) sino -más allá de la intención- al posible estereotipo falocéntrico con la palabra, y el falo se cuela por las rendijas de la palabra "vertical" y "erecta" que describe el fenómeno.

cierto: "bollo" y "chocha" (incluso "papaya") tienen su capa falocéntrica y para el falo no hay cerebro -ni en la chocha ni en el bollo- son meramente huecos para meterla.

pero desde un feminismo menos esencialista puede justificarse la transvaluación de la cuestión "bollo" o "chocha", es decir, ¿por qué tiene el falocentrismo que apropiarse de todo, incluso de la vulgaridad? (para el falocentrismo la mujer vulgar es anatema) ¿por qué no puede haber un "bollo con materia gris"? y ahora el hoyo se hace impenetrable a la vulgaridad fácil del falo. creo percibir que tanto sonora como r.i. se adhieren a esa posición.

la metáfora también reclaman y mandan al "cleaners", pero eso es otra cuestión fuera del artículo.

Ovárico Encojonao said...

parece ser el propio machismo dominante en la isla el que permite que estas mujeres puedan tomar las calles. Junto al machismo vienen el falso respeto y la falsa veneración de la mujer que sirven de escudo ideosincrático a estas mujeres para exponerse a las garras del sistema. La misma acción realizada por hombres hubiera traído lo que se conoce por paliza o prbable baño de sangre. De hecho ya el régimen prepara una escuadra de artilleras para lanzar por los aires a las próximas bollos corajudos que salten a cantar la verdad del pueblo.
Por otra parte, JR, Medina e Ileana están en lo cierto a su manera cada uno. "A la pinga la pluma y la forma" pudo haber pensado (o dicho) Martí en el último minuto antes de saltar hacia las balas.

eufrates said...

al parecer mantilla y Neverending también sortearon o asumieron el lenguaje de adultos y fueron a la esencia del planteamiento

si este texto de blog (porque de eso se trata)se publica en un diario español con todos sus pelos y verijas no pasa nada. pero nuestras levitas son nuestras levitas

sonora y matancera said...

he soltado un discreto pussy-fart (peo bollúo o vulva sonora, decidan...) antes de meterme de nuevo en esta bollería donde los dulces finos y los caseros luchan la batalla de las ideas en el almíbar del lexicón y zas, me arrastra el tufito pegajoso de dicho ajiaco y heme aquí... mosca pegada al vidrio cagado pero transparente que intenta ser tumiamiblog...

imposible sería negar que la gran mayoría de los cubanos, de todas partes, son "malhablados" (es un decir, yo no lo veo así) porque usan coloridas palabras consideradas "vulgares" por una minoría (no sólo de cubanos). podríamos decir que en la democracia del lenguaje domina la "vulgaridad" por mayoría. y por ahora, es la única democracia con que contamos los cubanos... siempre ha sido así, el vulgo, la boca del pueblo, alimenta el lenguaje,lo nutre y engrasa, lo mantiene joven y ágil. y así será.

pero, ¿qué es la vulgaridad? ¿quién carajos la define? ahhh, habría que empezar por ahí, enfangarnos en otros pantanos, lectores con demasiados diccionarios en sus casas... y me incluyo. la "vulgaridad" es otro límite impuesto, otra separación de clases... lo sabemos y nos sentimos culpables e incómodos de saberlo, y por tanto, evitarla (algunos), la "vulgaridad".

que colegas (es un decir, no sé si así lo sean) de JR que se consideran cultos, adiestrados bajo el peso del diccionario y por encima de dicha "vulgaridad" critiquen este texto por "vulgar" o por machista (al no considerar que el cerebro en vez de la entraña de las cubanas protestonas fuera el resorte del grito...), me resulta un debate fuera de contexto, o sea, de la realidad de los sucesos.

con seguridad las mujeres planearon cada incidente... los lugares, los gritos, los cazuelazos. la multitud de apoyo fue obra del vulgo, en shorts y camisetas, sudor, gritería, peste, reacción a una acción injusta... nada de aula y debate, camisita de cuadros o guayabera, conferencia filmada y medida, recital, concierto o intercambio de baboserías gastadas... las dos cosas hacen falta, pero lo esencial, lo que de verdad va a abrir el boquete, si sucede alguna vez, va a venir del vulgo. así lo sabemos y así lo esperamos. entonces, en serio, ¿qué coño le importa a ellas-os, tan vulgares y valientes, que uds., académicos y demás, de aquí o de allá, debatan en lenguaje fino o vulgar sus acciones y reacciones? les va a importar una pinga y les va a salir del bollo mandarlos pa´l carajo, nunca de un pene y una vagina.

este texto le salió a JR desde un bollo mujeril y consciente que esconde en sus testículos, y lo digo como piropo y sin conocerlo a fondo, sólo leyéndolo. tal vez JR sea machista en ocasiones, tal vez sea fino a veces y otras se bote para el solar. tal vez un día no estoy de acuerdo con él y lo mando a la mierda con sus putas palabras, pero esta vez lo aplaudo por expresarse sin pelos en la lengua, sin análisis más allá de lo que hay... muy refrescante, vaya, y me monto en el blúmer cubano que él ha abierto aquí para expresar la admiración visceral que le ha ocasionado esta acción inmensamente bollúa, llevada a cabo por mujeres que se mearían de risa si vieran estos comentarios, mujeres que sin titubeos nos mandarían a todos para el recontracoño de nuestras papayúas madres porque saben que todos nosotros nos mearíamos del miedo, ¿sí o no?

JR said...

como te vacilo, sonora, y no te preocupes ke estoy preparado pa la patá por culo el dia que sientas ke JR te importuna. ¿Tú sabes que? Lo comentaba ayer con una amiga y con mi jeva, asi que no tiene nada ke ver con tu comment. Desde ayer me estoy declarando transexual de seso. A partir de ahora en vez de pinga me implanto en el cerebro un bollo de clitoris gordo. Y mi aspiración sera llegar a ser tan bollúo algun dia como esas mujeres de blumers empercudíos que se han tirado pa la calle habanera. Me llegaste hondo con tus palabras, sonora, me has dejado con los pezones erizaos

Anonymous said...

JA,JA,JA
JA,JA Ja,Ja Ja

No Puedo

Miguel Iturralde said...

Pienso que estas cubanas alucinarían si se enterasen de la discusión que ha generado su humilde y valiente protesta. De un cacerolazo a sus bollos en boca de todos (no pun intended). Saludos.

Anonymous said...

¡Es que nos encanta esta terminología tanto, pero tanto, que unos si y otros también, enseguidita nos vamos por las ramas y ya nadie ve delante de sí más que la orgía! y estas mujeres que tienen nombre y apellido además de muchísimo coraje desaparecen¡Qué horror!

Anonymous said...

Que locura! He leído de nuevo el post de JR y todavía me parece mejor que la primera vez. Las pingas y cojones son los vocablos más populares, interjecciones socorridas, de nuestro ¨Cuban jargon¨ Sin embargo referirse a sus homólogos en el otro sexo nos debe provocar, cuando menos rubor. Atribución aprendida y prendida en el inconsciente colectivo por siglos de dominación falocentrista. La fémina frágil debe bajar los ojos, sorprendida y apenada. No es así como los caballeros deben tratar a las damas. Por otra parte, la pinga es un objeto punzante, agresivo, que no el bollo, que es oquedad suave, para nada relacionada con los avatares de la política, la protesta civil, el enfrentamiento con el poder. Vaya pa´la pinga!! Me siento muy feliz, sin desdorar a todas las pingas civilizadas del mundo, de tener un bollo entre las piernas. Me parece simplemente natural. Sin duda que se han producido menos desgracias en el mundo con este ultimo. Y nadie venga con el cuento de la guerra de Troya. Creo que el post fue una manera delicada y peculiar de homenajear a estas mujeres valientes. Continuando la paráfrasis, alguien dijo: es la hora de los bollos y no se ha de ver más que la leche. Ojala fuera asi, la leche de la vida, la leche materna y también la que tanta falta hace en cada hogar cubano. Gracias, JR. Espero que no me acusen de genitalia irreflexiva, igual que a Ileana. CD

Anonymous said...

Todo esto merece sólo una frase:
¡Qué viva la chancleta!
Por eso estamos como estamos.

Anonymous said...

la mejor definicion de tumiami la han dado por ahi, una vidriera de barrio, mosqueada, pero a la que todo el mundo se asoma para ver el avispero alborotad

Anonymous said...

Siiii!! qué viva!!... ya se dijo puta?... y maricón?

Anonymous said...

le ronca el bollo
manda bollo!
a mi si tienen que tocarme el bollo!!!
te vas pa casa el bollo
yo soy tremenda bollua
acostumbrese, machitos,que esto va asi de ahora en adelante

sonora y matancera said...

no se ustedes pero no puedo con No Puedo. joder que pedo ese personaje ensimismado en su despoderio pasmado que se posa siempre en el mismo nido de su impuesta impotencia. no puedo, tu no puedes pero yo si puedo sopapearte con sabios consejos pudientes. ten pudor de pintor puto y vete pa la pinga, pal bollo o con lo que te guste paje-arte pero deja tus dolencias artisticas en tu madriguera y si entras al circo tumayambanero, metete en el debate y con leva-dura haz pan, panadero.

y JR, jevo, eso de los pezones erizados... ten cuidao, que esa es mi especialidad y yo si puedo... jejeje...

JR said...

Gracias a ti, CD, he seguido yu pasión y tu original manera de hilvanar ideas.
Lo mismo a sonora, a la que por cierto le tomo nota de esa prometedora especialidad porque... quien sabe...

Magic Eye said...

Otra pelea cubana de los demonios, contra los demonios y para los demonios...
J.R, rico en emoción tu texto, mucho mejor que muchos otros "serios" y "crítico-artísticos" perpetrados por ti en tantos años de bloger...
Medina, homerun, lindísima pirueta freudiana. Quiera el Olimpo que luego te toque pulir y dar esplendor a la epopeya visceral, cuando la sangre termine de manar y la leche, en paz, corra a raudales multiplicando cubanitos y cubanitas que hablarán cada vez peor aunque puedan escribir muy bien la historia de su tierra con los pasos...
Sonora, matizadora sin igual, intensa y certera, fruta que piensa, pensaora frutal...
Nina, el "no puedo" está demasiado cerca del "quisiera".Sé que eres más fuerte que tu queja. No escribas más, pinta y cuida la rabia quejosa, la queja debilita más que las pajas..
Ileana, gracias por tener cerebro y usarlo, gracias por no abusar machistamente del bollo. Y gracias, sobre todo, por no venir a esta encarnación con falo...
Troya Infante Cabreao, no pintes más, escribe...
Ovárico, ¿qué esperas para encabezar una legión de travestis habaneros en uno de esos viajes?...
A.T, "la metáfora también reclaman y mandan al 'cleaners', pero eso es otra cuestión fuera del artículo." ¡Véngase ese artículo!
...

Anonymous said...

Jesús Rosado, no soy monja, pero sencillamente tu comentario me parece de mal gusto. Hay momentos en que el escritor puede utilizar expresiones fuertes para destacar un hecho que le parece magnífico, pero decir "la hora de los bollos" para destacar el valor de un grupo de mujeres que han desafiado a la tiranía castrista sencillamente me pareció tirar el tema a relajo, ya que el tema no tiene nada que ver con los bollos de las mujeres, sino en su fuerza como tales, y esa fuerza, coincido con algunas voces, reside en sus ovarios, que son el órgano que da la vida, que da la fuerza. Pero bollo, igual que chocha y todas las demás maneras vulgares de llamar a lo que la mujer tiene entre las piernas, es un vocablo, o despectivo, o de intimidad, y no creo que esa fuera tu intención.
Si lo que quieres es llamar la atención, lo hiciste. Pero si yo fuera una de esas mujeres que se pararon frente a la policía y protestaron en sus caras como un acto de desafío y valor, y me entero que alguien ha dicho que lo hice por mi bollo, me sentiría menospreciada, pues todavía no he visto que a las acciones de los hombres que se enfrentan al régimen alguien les haya dedicado un comentario titulado "Es la hora de las pingas". Son hombres y mujeres más que pingas y bollos.

JR said...

Cuánto lamento, anónima de la 1:59 pm, que se haya tomado así el texto. Lo siento mucho por usted. Pero, bueno, para el gusto se han hecho colores. No obstante, al menos para algo le ha servido el texto, porque veo que ha hecho algunas reflexiones éticas acerca del lenguaje. Eso es complejo, porque el lenguaje en los pueblos está enrevesadamente estratificado. De la misma manera que los enfoques sexuales se matizan en los segmentos de población según la extracción social, la formación cultural y el contexto inminente. Para mí, en algunas circunstancias literarias, las palabras villanas pueden desplegar una acción física formidable. Por tal razón las utilizaron Cervantes, Quevedo y Rabelais, por citar a algunos clásicos, que las legaron al uso literario definitivamente. La navegación de la palabrería maldita entre los escritores y periodistas ha sido larga desde entonces, y hoy día no es un acontecimiento toparse con las obscenidades en titulares de periódicos, obras teatrales, piezas cinematográficas, etc. Pero siempre es una opción no volver a leer un texto que nos ha molestado.

Sobre lo que me plantea acerca de si quise llamar la atención. Pues sí. Todo el que escribe quiere llamar la atención. Y era imperioso que las gentes corrieran a ver estos dos materiales trascendentales para la mujer cubana. Actitudes inflamables que merecían un monumento a la irreverencia lingüística dentro de los párrafos.

Fontanarrosa, el notable escritor humorístico y caricaturista argentino alguna vez ha dicho que no existen malas palabras, sino malas intenciones. Y le aseguro, señora, que ha sido el caso de que mis propósitos están exentos de perversiones. Tal vez, ello me hace escribir de manera tan desenfadada y poco purista y no arrepentirme de haber utilizado "bollo" y no ovarios como "otras voces" quisieran que yo dijera las cosas.

Por último, hay algo en lo que si discrepo diametralmente con usted y es quee refiere la ausencia de comentario sobre la hora de las pingas o los cojones, cuando ese ha sido el discurso de toda nuestra desdichada historia desde hace más de cinco siglos. Y eso lo sabe de sobra la mujer cubana. Por eso, es hora de invertir la terminología desde la elite al vulgo y viceversa. No crea que me ha sido fácil asumirlo desde mi enfoque de hombre.

Gracias y no se pierda, adivino en usted a una periodista.

Anonymous said...

"No puedo", con tu permiso.
Pero
No puedo con Heriberto.

EL PAPAYON!


papaya.
(De or. caribe).
1. f. Fruto del papayo, generalmente de forma oblonga, hueco y que encierra las semillas en su concavidad. La parte mollar, semejante a la del melón, es amarilla y dulce, y de él se hace, cuando verde, una confitura muy estimada.

2. f. Cuba y Nic. Órgano sexual de la mujer.

Anonymous said...

Bueno, anónimo(a) y esto es lo que pasa con bollo y chocha segun la RAE:

bollo1.

(Del lat. bulla, bola).

1. m. Pieza esponjosa hecha con masa de harina y agua y cocida al horno; como ingredientes de dicha masa entran frecuentemente leche, manteca, huevos, etc.
2. m. Cierto plegado de tela, de forma esférica, usado en las guarniciones de trajes de señora y en los adornos de tapicería.
3. m. chichón (‖ bulto en la cabeza).
4. m. coloq. Lío, alboroto, confusión. Se armó un gran bollo.
5. m. coloq. Cuba. vulva.
6. m. Méx. Pan en forma de cubilete.
7. m. Méx. Pasta hecha de cacao molido y pinole.
8. m. Pan. Pasta de maíz tierno.

chocha.

(De chocho1).

1. f. becada.
2. f. chirla.
3. f. vulg. Cuba. vulva.

vulva

vulva.

(Del lat. vulva).

1. f. Partes que rodean y constituyen la abertura externa de la vagina.

Esos académicos tienen la mente podrida

Heriberto Hernández Medina: said...

“…no puedo con Heriberto.
EL PAPAYON!”

¡Qué pena! Tal vez es sólo una idea suya y puede más de lo que usted misma imagina. Con ese seudónimo no se suele tener esa notable capacidad de renuncia. ¿O es una proyección, y el superlativo del seudónimo sólo expresa una real carencia? Lo lamentaríamos, y usted sobre todo.