lunes, 15 de agosto de 2011

La crisis del capitalismo aboca en la segunda revolución americana

aTriFf

De las discusiones entre amigos se aprende. Es también una oportunidad para meditar el fenómeno que nos toca, es decir, la crisis del capitalismo. Pero "crisis" ahora no es una categoría marxista predecible -lo cual es de por sí una categoría moderna. Me refiero a esa crisis única que puede dar que hablar a esos que piensan que nunca llegaría. Vivimos una realidad sui generis.1 ¿Cuál?

Me permito presentar esta realidad en 4 puntos: (1) Desconexión entre gobierno y capital. (2) El fundamentalismo religioso como medida del declive de la modernidad. (3) El desastre ecológico global como signo del retroceso de la modernidad. (4) La desaparición de la esfera política y la crisis del estado de bienestar en occidente. Claro está, no pertenece a este espacio entrar en una discusión detallada de un tema tan complejo. Provisionalmente, examinamos a groso modo dichos puntos.

Desconexión entre gobierno y capital

La preponderancia de China a expensas del declive económico de EE.UU. nos hace pensar que el binomio EE.UU./China ilustra un nuevo fenómeno global.2 EE.UU. mantiene su estándar a partir de endeudarse más con China la cual invierte en EE.UU. por la  "estabilidad financiera" de este último. Pero ¿hasta cuándo? Hasta que China no pueda más. Hay signos de que el crecimiento ahora de orden geopolítico. China entra en una nueva fase y de ahí su relación económica con la potencia americana. 3 EE.UU. ha perdido su poder desde el momento en que el capitalismo de bienestar se transforma en capitalismo financiero. El crecimiento económico, palanca del capitalismo ahora depende de factores transnacionales mucho más complejos. La innovación y la manufactura (pilares tecnológicos de la modernidad) ceden ante la maximización de la ganancia y el shortermism. ¿La víctima principal? La clase verdaderamente productora de riquezas, i.e., la clase media. En otro orden, la crisis constante del €uro sugiere un modelo económico pobremente construido: Funciona en momentos de alza económica, no de baja. Pero es entonces que la "integración" está llamada a resolver problemas. Descubrimos entonces que cuando llega la crisis, los "superintereses económicos" ya no tienen precedencia sobre los nacionales: Ahí está el caso de Grecia. 

Fundamentalismo religioso y el declive de la modernidad

El auge del fundamentalismo religioso americano puede verse como un rompimiento con el discurso secular de la modernidad y su desarollo global en el siglo XXI. El caso del fundamentalismo musulmán es distinto: A diferencia de los EE.UU. la modernidad prometía un bienestar basado en fórmulas occidentales de desarrollo dados por la dominación de la naturaleza (tanto humana como no humana). El modelo no funcionó en el contexto de esas nuevas naciones "diseñadas" por las potencias vencedoras, ahora dominadas por clanes tribales, y con reserva democrática nula. 4 De cualquier manera, la modernidad no es ya el recurso universal y uniforme para el bienestar del ser humano, sea oriente u occidente.

El retroceso de la modernidad ante el desastre ecológico global

Existe consenso de que vivimos un desastre ecológico de orden global. Cada vez más se habla que dicho desastre es irretrocedible. Esto significaría que el presupuesto mismo de la modernidad como garante del progreso de la humanidad es reevaluado. Esto no significa que la modernidad no fuera capaz de traer y agenciar bienestar. Solo que la idea de bienestar nunca se problematizó. ¿Por qué? Tanto el capitalismo como el comunismo dieron por sentado que la naturaleza es un instrumento en funcion de los intereses humanos, no una cosa en sí misma. El cambio ecológico traerá consecuencias nefastas al medio ambiente. Sin embargo, somos impotentes para enfrentar el reto ecológico. Por supuesto, la derecha ignora el asunto y lo presenta como una politización oportunista a manos de la ciencia liberal. Esto significa que la ciencia, en tanto que campo independiente y neutral del saber humano, ha perdido estatura frente al capital. Consideramos este signo como un pilar ideológico de la segunda revolución americana.

La desaparición de la esfera política como signo de crisis del liberalismo secular

Antes de analizar este punto debemos hablar un poco del liberalismo como teoría política. El liberalismo moderno de fines del siglo XX presenta la idea de justicia que consiste entre un balance entre igualdad y libertad, entre riqueza y acceso al progreso. Ése es el predicado de la economía norteamericana desde la Gran Depresión de 1928 hasta los años de Reagan. ¿Qué ha pasado? La justicia liberal, que otrora enmendara los males del capital desenfrenado del monopolismo y la ologarquía, es secuestrada ahora por los intereses del capital financiero. El resultado es la legislación en contra de las uniones y su debilitamiento progresivo durante los 80 y 90. ¿Cómo justificar la pérdida de igualdad? En base a una nueva cruzada a favor de la libertad. Pero después de la caída del comunismo, no es suficiente, pues el nuevo paradigma económico se caracteriza por una asimetría entre aumento de precios y estancamiento de salarios. Si la libertad por sí misma no es suficiente, se hace necesario apelar a la religión. Consideramos este signo como otro pilar de la segunda revolución americana.  

No hay más que observar el mapa político pre-elecciones para notar que tanto el partido demócrata como los REPU se mueven a la derecha. ¿Cuál? Una de tipo libertario, religioso y anti-inmigrante. ¿Por qué? Es la manera más fácil de "volver a la raíz" de los padres de la independencia. Menos gobierno y más empresa privada en un medio homogéneo religioso y étnico significa, de hecho, una revolución de la derecha contra los valores liberales seculares que caracterizaron la política de EE.UU. durante el siglo XX.5

La segunda revolución americana es un último esfuerzo por deslindar el gobierno del capital, no para hacerlo desaparecer, sino para convertirlo en un agente directo del capital. 6 ¿Cuáles son las características de esta segunda revolución?  Ese tema lo trataremos en nuestro próximo post.

___________
1Si Fukuyama fuese un buen profeta, estuviéramos viviendo un momento formidable en el desarrollo del capitalismo.(Claro, habrán ahora conspirativistas que me dirán que el capitalismo sigue creciendo, solo que de otra manera). 2Desde el punto de vista del capitalismo financiero, no es necesario, por ejemplo que EE.UU. sea una potencia manufacturera. En la economía global, China procesa la materia prima que consume EE.UU. que a su vez, sirve de garante, operando y administrando ganancias de las transnacionales desde su estructura financiera. Pero de nuevo, dicho modelo funciona en condiciones de estabilidad política. En el caso de China, existen tensiones a punto de manifestarse de tipo geopolíticas. ¿Cuándo surgen? Cuando el modelo chino comienze a sentir los problemas inherentes a sí mismo desde dentro. Me refiero a la desigualdad entre ricos y pobres, el hacinamiento en las ciudades, la degradación del ambiente en las ciudades chinas. 3Claro que China es lo opuesto a una desconexión entre gobierno y capital. El gobierno es dueño del capital. Pero precisamente, ese capital es lo opuesto de un mercado determinado por intereses en competencia. El planeamiento de la economía China, en este período, parece construída específicamente para su dependencia con EE.UU. Señal: China acaba de lanzar su primer portaaviones. 4 Éste sería el caso de las monarquías del Medio Oriente inmediatamente después de la post-guerra. Como se conoce, las particiones nacionales, impuestas por occidente, no podían haber sido más arbitrarias. Después de 50 años de modernidad desequilibrada e ineficaz, era de esperarse una revolución como la de Irán en 1979. Pero Irán parece más el resultado de la modernidad tardía. Es decir, puede que las revoluciones del mundo árabe actual terminen en burocracias religiosa a-la-Irán, lo que demostraría que el mundo que se acerca es heterogéneo, y presa de desfases. 5Volvemos a la discusión de ayer. Por tanto temiendo las revoluciones de la izquierda, perdemos de vista que vivimos ahora mismo una revolución de derecha. 6La legislación de la Corte Suprema a favor de Citizens United vs. Federal Election Comission así lo demuestra.Esto parecería indicar que la revolución de la derecha no es desde abajo, sino desde las esferas mismas del poder. ¿Auto golpe? Ya veremos.

7 comentarios:

Ernesto G. dijo...

Pero Fukuyawa tenía razón cuando predijo el fin de las ideologías, no te parece?

Anónimo dijo...

Aunque el tema es complejo, está muy ilustrativo y claro tu ensayo, se sigue perfectamente el hilo…
Saludos, Judith G.

A.T. dijo...

Ernesto: La nueva plataforma libertario-religiosa REPU no te parece una ideología? no taxes a los millonarios, contribuciones políticas de corporaciones, enseñanza del creacionismo en la escuela, santidad del matrimonio, derecho a portar armas, etc, etc. Qué decir de la plataforma de AlQaeda. Y no olvidemos el nuevo manifiesto de la derecha noruega.

Gacias Judith.

A.B dijo...

Actual, meditativo, coherente y necesario este ensayo que permite el debate en este medio.
Si bien aquí, hoy en día hablar de derecha implica una posición de "izquierdista", quiero poner hincapié que el que no quiera ver lo que propones es ciego. Como antiguo europeo y ácrata juvenil -noviolento, para que no haya perspicacia ni malatintención en el análisis- no entiendo una cosa: ¿Cómo se come ser "libertario" y fundamentalista religioso en esta sociedad americana?. ¿Cömo puede un libertario -no intervención del estado en lo que la sociedad civil puede resolver- puede aceptar que un fundamentalista religioso meta mano en lo ideológico-conservador; sobre Dios, el sexo,la educación, la ciencia...?
En Europa explico esto a los libertarios y se vuelven locos.

Amilcar Barca

R.L.R. dijo...

Muy buen post y sus tesis. Creepy pero real. Me hubiera gustado leer algo más sobre el papel de la industria militar y el pentágono en este nuevo escenario. Estarán sus dueños y accionistas poniendo su dinero en esos nuevos juguetes chinos? Le será asignado a estos el papel de gendarme global en esta nueva redistribución de roles.

Anónimo dijo...

Ay, Triff, a veces quisiera que todo esto sea un arrebato tuyo... pero me temo que no. Y de verdad ME TEMO...

Los relatos de Maurice Sparks dijo...

No hay ideologías. Sólo hay intereses.