Sunday, June 5, 2011

Elucubración del color independiente del ojo


atRiFf

El color debe saber hablar desde el color. Pero los colores no hablan. Ese no es el asunto. Aunque no hablen, no se haría justicia dejando un universo en blanco -o en nada. Tratar de comprender el color en tanto que color no es imposible. Comprender es precisamente "tratar de ser otro". Solo que en este caso el otro es "color". ¿Qué es ser verde?

Por eso del espectro, ¿podrá el verde ser independiente del azul?

Cualquiera diría que "verde" intuye un distante cromosoma de azul. Es un camino equivocado, se advierte. Verdisul no es un color "en sí", sino una manera de relacionarlos desde la retina. Hablábamos de comenzar por el color "en sí". Pero ¿qué es el color "en sí" sin la retina? Para empezar, hubo un verde sin retinas. ¿Qué -o quién- percibió la clorofila por primera vez?

Presentamos al verde "en sí":


El no-visto (que no es lo mismo que un verde in-visible). No en la composición de azul y amarillo (no confundamos el espectro con la clorofila). Verde en su existencia no le debe nada al azul ni al amarillo.

De su ser-todo-verde, cohabita una cota hacia otro.* Veamos, verde es serlo todo, y por lo tanto, ser nada.

Luego, habrá que compartir el universo con un siguiente.

Verde es no amarillo.** Se deberá entonces sorprender verde con "algo-otro". Es decir, verde tendrá un vecino.*** ¿Y puede ver ver-de? Como ejercicio para comprender, sí. Supongamos el encuentro: verde y amarillo se abocan en la frontera excluyente entre-ambos. En esta dualidad universal, verde es ser no-amarillo y visceversa.


El cara-a-cara fundamental: ahora verde comprende y se comprende mejor. Es decir, "verse" es reconocer un vecino. Otro que se acerca. Azul.


No es difícil intuir el siguiente paso. Hemos regresado al principio, al verde de la retina, al verde-no-primitivo. Solo que ahora este verde ha caminado un camino que le tocaba. Un camino independiente del ojo.
________________
*La cota no es geométrica sino metafísica. La separación del verde y el blanco (verde y cualquier otro) deberá ser imaginaria, no un corte de una línea, sino una línea imaginaria. Es decir, la línea que precede a toda línea.  **Da lo mismo qué sea: amarillo, rojo, etc. ***Ser vecino es cara-a-cara. Ya veremos más adelante que ser verde puede ser amarillo y azul. En realidad verde siempre tuvo vecinos, pero no los conocía. Verde no conocía porque no tenía el cara-a-cara. Es lo que pasa siempre: que viendo, no vemos.