lunes, 18 de abril de 2011

Ochún se fugó de Cuba (Los Muñequitos de Matanzas en Miami)

Portocarrero, Diablito (1962).

Justo Sánchez

Ochún se fugó en balsa y se baila mejor en cualquier casa de la Vigilia Mambisa, vociferante frente al Arsht Center for the Performing Arts. Con una Ochún “período especial” los Muñequitos de Matanzas ofrecieron también la versión cubana de los Jackson 5 haciendo “tap dancing” bajo el nombre de “tap-rumba”. Cambiaron a Cuba por la metrópoli yanqui.


El grupo que en el año 1952 fundó Catalino, Saldiguera, Virulilla, Chachá, Goyito y otros en Matanzas, se especializó en la filogenia de la rumba: columbia, yambú y guaguancó. Desde sus orígenes, los Muñequitos se nutrieron de abakuás, hermandad secreta carabalí de la tribu Efik entre Nigeria del Sur y Camerún. Su deidad principal es Abasí. Tendrían que esperar hasta el 2005 para que el Ministerio de Justicia cubano les diera sanción oficial. Diosdado Ramos, director de la agrupación musical es sacerdote de Ifá. El panteón y ritos de los abakuá originales (más allá de la hermandad) no son yoruba. Es obvio que para cada práctica representada el sábado se requiere un tipo de tambor, un baile y un ritual específico. “Omó abusayé osha ano”, dirían los mayores. The San Francisco Chronicle y El Nuevo Herald que han escrito sobre la nueva programación, desconocen o pasan por alto estas diferencias.

La primera parte del programa “Homenaje a los ancestros” comenzó con una invocación a sus muertos, punto en común para las tradiciones que dijeron aglutinar en el programa: Orishas, Palo, Abakuá y Arará. Un tipo de impactante Te Deum, hizo síntesis en alabanza a las deidades supremas cristianas, congolesas, carabalíes, yorubas y dahomeyanas. Se pidió protección de los espíritus para cada integrante del grupo. Dieron entrada a Elegguá, niño travieso que hizo bromas al público en platea. Un grupo mayormente masculino captó a Oggún a la perfección. Su fuerza áspera, la asociación con los metales, el trabajo y el derecho al sacrificio (con el cuchillo) se transmitieron con convicción.


Hay tres etapas al bailar Ochún: en la primera se representa a la diosa en el río, bebiendo agua, en la segunda, con saya abierta, muestra belleza y altivez, respondiendo al llamado del canto y simulando remolinos, en el último ciclo, ya en crescendo, se crea un rejuego entre el canto, el tambor y la danza. Desde el vestuario hasta la energía sensual, zalamera, el ritmo de los hombros (épaulement), el port de bras, la majestuosidad, fueron de triste mediocridad en la presentación del sábado. Hay sutilezas que se escapan a ese público que asiste por “political correctness”. Changó tiene dualidad masculina y femenina. El grupo de baile supo mostrar el elemento marcial del guerrero de hacha doble y así también la fuerza telúrica primordial femenina.

El forte de Los Muñequitos está en sus raíces abakuá. La representación de sus antepasados son los Iremes, conocidos por “diablitos”, entidades que ni ven ni hablan. Un morúa que lleva en sus manos el erikundi los trae a escena. Un tambor sagrado, encrícamo, les llama. Los diablitos purifican su camino y se comunican por sus movimientos y el sonido de sus campanitas enkaniká. A nivel musical, dramático, escénico y de danza, el segmento de los Iremes tuvo energía y efectividad extraordinarias. Se respiró autenticidad. La música y atmósfera conducían al encanto. El ritmo contagioso y el atuendo explican el uso de los diablitos en los carnavales. Fueron también objeto artístico en la plástica modernista cubana en manos de Portocarrero.

La segunda parte comenzó con una invitación a “divertirnos con dignidad”. La “tap-rumba” para cualquier conocedor del grupo y sus tradiciones puede parecer un insulto. El “tap”. que puede ser parte de la experiencia afroamericana, dista mucho del métier fundamental muñequístico.

La columbia es fundamentalmente un baile de competencia para el hombre, por ende de gran lucimiento. Dentro del repertorio de los Muñequitos, la pièce de résistance es ver a los mayores bailar el yambú. El animismo, la referencias a los ritos de acoplamiento, el uso del vestuario como parte del código, la elegancia de movimiento y control rítmico soplan nueva vida al clásico que en el grupo es un legado viviente.

A los Muñequitos les cayó candanga. Con un último guaguancó algunos del público quisieron unirse al espectáculo. Bongó Quiñongo mostró su gran aptitud para el género. Por no dejar de ser centro de atención o por un trabajo de la Vigilia Mambisa, el MegaTV megalómano de dientes ralos, Alexis Valdés, subió a contonearse penosamente, okún kuní, visión espantosa. Tuvieron los artistas que hacer un bis. “Dios me mandó a la tierra pa’ lo malo vencé”. Muñequitos, desde Miami, nueva tierra para Ochún, “oregw”, que les vaya bien, “Oba wó oba tó”.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Los vi en Costa Rica alla por anyo 92 y estaban bien afincados dentro del sistema. Por ellos no doy un kilo. AM

El gato felix dijo...

Buenisimo.

Anónimo dijo...

Somo lo cubano que venimo invadiendo. La timba no e como ayel. Vamo acabal con to lo blanquito fino ecoria eso de Miami. La curtura cubana e de nosotro, tenemo er derecho de defendel laj calle, laj plasa, que son der pueblo, que pinga e?

Anónimo dijo...

Justo no pierde su humor acerbo y en este caso está informado.

Anónimo dijo...

ME PARECE MUY BUENO EL ARTICULO DE JUSTO!!!!
ES BUENO OIR LA CRITICA DE UN GRUPO Y VER QUE SE ESTUDIO EL TEMA ,O LO CONOCE (AMBOS CASOS ES VALIDO)LO QUE NO ES VALIDO ES USAR COMENTARIOS
MEDIOCRES ,CON TRES ADJETIVOS Y ES QUE NO HAY CASI CRITICA SOFISTICADA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACION, ES POR ESO QUE UNO VIENE A TUMIAMIBLOG,PORQUE HAY RIGOR !!!!!
GRACIAS!! PEPEHORTA

Anónimo dijo...

5 y 40, cuidao con ete blanquito fino de Miami, apalte de bien informao lleva guarare´ e ?


Merci bien,

Malanguita

Anónimo dijo...

Este hace bilongo con la lengua y la pluma. Cuidao.

Anónimo dijo...

Muy bueno Justo. Me encantaria ver a estos Muñequitos de Matanzas cantando en la boda del Pricipe Guillermo y Kate Middleton!
Matancera Ausente

Anónimo dijo...

No entiendo bien de que va este tema pero me gustaria ver a estos "Muñequitos de Matanzas" cantando o bailando en la boda de Prince William y Kate Middleton!
Matancera Ausente

La Mano Poderosa dijo...

Que triste es realizar que nuestra cultura termino en los 50's, al momento que muchos nacimos. Peor es ver como el regimen utiliza los logros pre-revolucionarios para engañar al mundo. Al derrumbar lo que hizo nuestra Cuba pre-revolucionario, el regimen solo promueve al mundo una falsa representacion del talento creado en un pasado. Se ha solomante mantenido por medio siglo, con la tortura hacia su pueblo, el robo y venta de su herencia, y la mentira de lo realmente es la Cuba de hoy.

Anónimo dijo...

El enlace con este artículo apareció en un Twitter de Cuba. Se está “twiteando”

A.T. dijo...

Me hubiera gustado verlos.

RI dijo...

Justo, parece que fue especial. Y es grato que puedas desmenuzarlo como lo haces, habiendo hecho la tarea. La cultura afrocubana crece hacia dentro.

Anónimo dijo...

No puedo decir mi nombre pero pido ayuda para seguir esparciendolo por el MinRex y el ICAIC y el Ministerio de Cultura. Se tienen que dar cuenta que en Miami hay debate a niveles que ellos ni sospechan. tumiamiblog tiene que verse en Cuba.

Anónimo dijo...

Bravo anOnimo, esoooooo!

Anónimo dijo...

I love malanguita.