sábado, 18 de diciembre de 2010

tumiamiblog se hace a la mar


en busca de nuevas aventuras. 
volveremos con más brío el año entrante.
les deseamos a todos nuestros amigos (y enemigos)
felices pascuas 
y próspero año nuevo.

Captain Beefheart & Magic Band - Sure 'nuff 'n Yes I do



Hace unas horas ha muerto, víctima de esclerosis múltiple, Don van Vliet, aka Captain Beefheart. Músico plural (vocalista, armónica, marimba, clarinete, trompa, saxofón, oboe, teclado, tin Whistle), además de pintor, poeta y escultor. Rockero indómito, experimental, parasicodélico. Proto punk, new wave y dadaísta de alma. Sus composiciones se caracterizan por lo desmelódico, los ritmos y tiempos escabrosos, el rupturismo entre notas y los textos cripto-heréticos. En las artes visuales se le reconoce como un extraordinario innovador abstracto-expresionista. Portador de una genialidad rayana en la enajenación, era capaz de hacer las voces de un disco separado del resto del grupo por una pared. Siempre se comentó su despotismo sin tregua con los compañeros de música y las audiencias. Resumiendo, un auténtico talento gnomo, enfermizo, pero excepcional. De seguro, pocos deben haber comprendido a Don van Vliet con tanta certeza como su propia soledad. Que en paz descanse esta sensibilidad excéntrica, donde le toque estar. La pieza que muestra Tumiami, Sure 'nuff 'n Yes I do , con la banda The Magic Band, es una de las más difundidas. (JR)

 “I don’t want to sell my music.
I’d like to give it away because
where I got it, you didn’t have to pay for it.”
- Don Van Vliet, 1970.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Crisis a-lo-ibérico: Yebes, ciudad fantasma


En el New York Times.

publicidad subida


El aposentador


Ernesto González

Javy, Javy, eres el maricón más asumido que conozco, por eso no me extraña que estés despidiéndote del mundo con canciones y risas; y pese a tu militante ortodoxia, poseyendo o dejándote poseer por todo lo humano que te pase por delante. Javy, Javier Eduardo de la Concepción, concebido para lograrse mañana y tarde, para ser poseído en los closets de los albergues de becados, en las azoteas y los pasillos de cualquier barrio de La Habana, en las escaleras de la calle Monte y en el cementerio chino de la Avenida 26; y en los portales y en ríos y sobre guijarros, en las malezas del Parque Almendares y en más de catorce malezas de las catorce provincias de la Isla.

Javy, mi amigo de tantos años, mi compañero de tanto sexo compartido, de tanto peligro y tantos maltratos. Tengo que sentarme a escribirte, no puede pasar de hoy. Y primero voy a repasar las cartas y las postales que me enviabas hasta hace unos años, por mi cumpleaños y por Navidad. Hoy es Nochebuena, otra Nochebuena que no celebramos juntos, al menos comiendo revoltillo y arroz blanco y tomando sirope ruso: Esto está matado, Emilito, inmetible, el arroz empegostado, el revoltillo bajo de sal, inmetible, eres insoportablemente para la cocina, ¡qué va!, última vez que te acepto una invitación a comer.

Cómo te recuerdo todas las Nochebuenas, amigo mío, y especialmente esta en que me han llegado malas noticias sobre ti. ¿Te acordarás de aquella que pasaste haciendo guardia en la universidad? Le caíste gordo al profesor encargado de asignar las custodias, y dos cursos seguidos te tocó cuidar la colina universitaria sendos veinticuatro de diciembre. En la segunda ocasión estábamos alquilados en una casa de Guanabo, y el grupo en pleno acudió a despedirte a la parada de guaguas. Allí estuvimos acompañándote casi dos horas porque la ruta 62 no paraba, hasta que enganchaste un taxi y te fuiste tristón. Esa fue una Nochebuena mamalona, me dirías después, cuando me contaron lo que te había ocurrido y corrí a verte. Al llegar a tu puesto de guardia en la colina, rifle al hombro, viste que pasaba un negro de esos que han sido tus mejores trofeos de campaña: alto, musculoso y de sexo muy sostenido, venático, como tú les dices, porque sientes la vena de abajo al eyacular dentro de ti, súmmum de tu súmmum.

El negro había avizorado vicio en tu rostro lampiño, alargado, en tu boca de Betty Boop y en tus ojos, y tú le habías preguntado la hora. La una, te respondió, y añadió enseguida, ¿qué haces?, ¿guardia? Sí, susurraste nervioso, bajo la portañuela del pantalón del negro se hinchaba la vena que tú has consagrado como el súmmum de tu súmmum. La vena se hinchaba, y no pudiste menos que manifestar tu perfecta asunción acariciando la cremallera que iba a reventar de deseo. Abre y sácala, te ordenó de pronto, te la tienes que meter completa en la boca y tragarte la leche. Bah, decirte eso a ti, Javy, qué poca perspicacia la suya, qué mal descifrador de tu mirada, de tu rostro, de tu fusil inquieto, resultó ser este negro. Ven, sígueme, le ordenaste. Oye, ¿y no habrá lío?, preguntó él, indeciso. Ninguno, ven, DALE. Y el negro te siguió caminando doblado para ocultar en vano su sexo, hasta el hueco donde está la cafetería de la Universidad.

Bajaste los diez escalones jadeando de excitación, olvidado de que estabas de guardia, de que había un compañero de tu grupo a unos pasos de allí cuidando la entrada de la Biblioteca Central, de que había otro en la puerta del estadio, de que un profesor de la Facultad hacía la ronda, de que apenas habías acabado de ocupar tu puesto de vigilancia junto a uno de los muros que dominan la Plaza Cadenas. Una cremallera pujante de deseo de abrirse, un pubis por develar, un ombligo que se alza o se hunde en una planicie abdominal repleta de cuadritos duros, cuadriculada por la fascinante resistencia de los músculos, la estrechez de una cintura y un sexo venático, grueso y sostenido podían infinitamente más que la expectativa de dedicarte a la cibernética y el riesgo de caer en prisión. ¿Estás seguro de que no hay lío?, insistió tu negro. Ninguno, aseguraste empujando el macizo de oscuridad que no distinguías, contra las piedras que cubrían las paredes de la hondonada y formaban el portal de la cafetería. Y te arrodillaste en el piso a engullir el sexo morado, sostenido, venoso y negro de tu negro. Tu respiración alterada y un persistente sonido de tu garganta y de tu pecho de asmático, siempre me divertían cuando ejercitábamos el sexo en pareja o compartiendo los encantos del cuerpo de un mismo amante de ocasión.

Al aproximarte al final, el alboroto de tus jadeos, tu garganta y tu nariz me provocaban una risa tal, que prefería abandonar el ejercicio, levantarme e irme del sitio para no perturbarte. Eras un infatigable devorador de las energías y las armas de tu compañero de sexo, por lo que demorabas en reconocer mi partida y mis risas contenidas, sin que menguara un ápice tu excitación, con un cuerpo para ti solo. Continuaste lamiendo la vena y engullendo la totalidad del arma de tu negro y saboreándola y respirando altísimo. Tuviste suerte de no caer preso y no quedarte insatisfecho. Eso te deprimía tanto como la cárcel. El negro disfrutaba dando modulaciones de bajo, acariciando tu pelo ensortijado cuyo color aclarabas con agua oxigenada, o intentando inútilmente ensartarte una oreja con su dedo más delgado y pequeño, nadie acaricia como los negros, Emilito, nadie tiene ese calor, nadie. Estábamos de acuerdo, hicieran lo que hicieran, tomaran o dieran, nadie se desenvolvía con mayor disfrute y entrega que los mulatos y los negros o quienes tuvieran de esa pinta.

Sin embargo, las pocas veces que te enamoraste jamás fue de uno de ellos. ¡Qué boca más caliente, compadre!, susurró el negro en medio de una de sus modulaciones de bajo, y una de sus manos bajó a comprobar que te habías tragado, además de la vena, los huevos, qué bárbaro, coñó, ay, fff. La vena tembló y el negro eyaculó abundante, jadeando, cojones, pinga, qué rico, cojones, te pegó por las caderas y las nalgas y te las puso al rojo vivo, tu madre, qué rico, cojones. Y tú, Javy, chupaste, succionaste, aspirando los rezagados vestigios, del techo, las paredes, del fondo de la vía por donde se expulsa la savia que da locura. Espérate, déjame a mí, susurraste; te escupiste una mano y con ella mojaste con saliva el sexo goteante y venoso, te viraste de espaldas y aprisionaste a tu negro entre la piedra lisa y fría de la pared y tus nalgas. Y empujabas. No te muevas, no, déjame a mí, susurraste sintiendo cómo el negro se iba deslizando lento, dilatador; y te empezaste a mover hacia los lados, y tu respiración volvió a alborotar la colina, y las interjecciones de tu negro se mezclaban con tus jipíos.

Y tus muslos eran aferrados por dos pedazos de noche divididos en dedos, que exigían espacios del blanquísimo aposentador de la savia que eras tú; y la vena te hendía, y hubieras deseado que la pared que soportaba la espalda de tu hombre, fuera de una materia más fuerte que la piedra, para que sus carnes y sus músculos resistieran mejor los embistes de tus nalgas y no se contrajeran por tu furia, y que tu negro fuera, todo él, dureza tierna que te trataba de ensartar una oreja usando inútilmente uno de sus dedos. Voy, te decía, voy. No, no, y seguiste aposentando el trozo de noche atravesado por una vena renovada de savia, dispuesta a eternizarse dentro de ti. Voy, voy. No, no. Es que no aguanto (son muy raros los negros que no aguantan, casi siempre es uno quien no los aguanta). ¡No!, gritaste, ¡no quiero! ¡NO! El fusil se te resbalaba del hombro y te lo volvías a colocar; y creías que te estaba violando, a punta de metralleta, un negro capitán o teniente, vestido con su uniforme verde olivo, que despedía ese olor a botas rusas desesperadamente excitante.

En verdad, treinta negros te rodeaban con sus pantalones de uniforme colgando por las rodillas, sin botas, que se habían quitado a una orden tuya; y te apuntaban treinta vergas rígidas, y treinta manazas se frotaban el sexo hacia adelante, hacia atrás. Hacia delante, las treinta cabezas, y las treinta venas estaban a punto de reventar de inflamación y rigidez; hacia atrás, las treinta gargantas emitían quejidos y obscenidades; hacia delante, te desplazabas arrodillado hacia cada una de las treinta venas rígidas, para complacer a los venáticos engullendo su rigidez con tu boca de Betty Boop; hacia atrás, corrías arrodillado de verga en verga, a recoger las gotas de la aguada preliminar, que no se mancillara ni una sola gota en el piso, que una a una fueran a aliviar tu garganta reseca. Y te inclinaste y metiste tu nariz de bota en bota para desesperarte y desesperarlos; y los uniformados te decían ven, te exigían, cojones ven, y fuiste arrodillado de uno en uno mamándosela a los treinta.

El fusil se te volvió a correr del hombro y te lo volviste a acomodar, y seguiste aposentando el pedazo de noche que te hendía las nalgas, seguiste moviéndote como una batidora Osterizer nueva de paquete en su máxima revolución, batiendo, revolviendo, no, no, todavía no; no puedo, ahí va, cógela, dámela, cógela, dámela. ¡Dámela, coño!, gritaste. ¡Ssiiiió, cojones! ¡Ay, dámela, coño!, volviste a gritar, ssssió, cojones, coño; ay, ay, dámela, ay (lloraste), llorabas, porque un mar de savia se escapaba de las treinta vergas venáticas que te apuntaban, un mar de savia se había alzado y te estaba cubriendo, y te elevaba envuelto en su furia, y te hundía y te ahogaba y te daba mucha locura. Y un dolor y un gusto juntos sin intenciones de terminar, alborotaron la madrugada en la colina de la universidad, el estadio y la Biblioteca Central.

De pronto, de un tirón, el negro te sacó el rifle del hombro y te apuntó: Dale, encuérate. ¿Cómo?, ¿qué? ¡Que te encueres, cojones!, te repitió sacudiendo el cañón del arma, ¡que te encueres maricón de mierda! Estabas sentado en el piso, aterrorizado. Te quitaste el jean que tenías a media pierna, el pulóver y los tenis. El negro recogió las cosas que le tendías acoquinado, y se te encimó para propinarte un culatazo con el rifle, que te tendió sin sentido en el cemento. Y huyó de la hondonada donde estaba la cafetería, encaramándose en las piedras que le habían servido de respaldo para soportar los embistes de tus nalgas y mejor aposentarse entre ellas.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Humor de Pong.

lubricante para la estrechez ideológica

Alen Lauzán


Vuelvo al Bló del tal Lauzán. Sorpresa tropezarme con sus libros de dibujos: Insanos está  sobre-la-bola. Hay de todo, humorismo cubano ochentoso + ensalada de onda polaca setentosa + diseño newyorkino postmoderno noventista-tardío (me refiero a Cristophe Niemann, Duplessis, Andy Rementer y Co., incluso ese toque inocente de Tom Gauld, etc). Ese es el Lauzán ecléctico, asimilativo.


Par de dibujos de (su otro libro) Crudos:


Donde Lauzán sacude el bálago es con la sátira cáustica política:* 
Deben verse estos libros porque hay una vena lauzaniana menos guamosa, menos conocida. Me alegro descubrirla. La ilustración de abajo no cabe en Guamá, pero sí en Adbusters a lo-cubano. Lo que hace a Lauzán un tirador más sutil e imprevisible -mérito gráfico-político. Y es que puede tirarse (sin despintarse) a las dos caras de la moneda política, las dos situaciones geopolíticas (Lauzán comprende, lo siente).


Este Lauzán logo-crítico no tiene desperdicio (obsérvese, arriba, debajo del logo-diluvio los 6 círculos: peligro tóxico---> máscara---> emoticón asustado). Luego en su blog descubro estos dibujos recientes:



Aquí hay un pulso más rápido, claro, preciso, realizado. No es ilustración, es paisajismo a-la-prima-pluma.

Mi observación es que el próximo libro debiera ser menos ecléctico, más "lauzaniano". Curar, digerir, y separar. Sugerencia: Explórese más el Lauzán ecológico, wikilikista, adbusteriano.** ¡Suerte!
_________
* Aquí y aquí ejemplos tempranos de guamasos de cubaencuentro recogidos por tumiamiblog a mediados de 2008, luego, Guamá con su propio blog, y uno más reciente. **Si de besos de trata, un beso en la boca entre Blankfein el pincho de Goldman Sachs (se lleva un bono de $24 millones) y Obama.

martes, 14 de diciembre de 2010

Miami ¡absolute zero!

Vía Alfredo Pong
Así marcaba el termómetro hoy en un patio de Miami a las 6:45 am, con sólo 14 días de haber comenzado diciembre. Ni hablar de la madrugada, ¡de p....! Por eso Tumiami está bajo edredón y con una pinta de whisky entre las piernas.

Dibujo y tira: Pascal Rabaté

lunes, 13 de diciembre de 2010

Fetichismo mediático


Un análisis estético-monetario en Miami Bourbaki.

Valores innatos

Texto y foto: Delio Regueral

Los hombres más importantes en la transformación de las civilizaciones de la historia no aprendieron de ella los valores y principios que los impulsaron en sus cruzadas y que los hicieron involuntariamente íconos de ella, mas bien son ellos los que han marcado los valores y principios que hoy son parámetro entre el bien y el mal.

Se nace valiente o cobarde, se nace con sentido común o con voluntad de creencia y servilismo, se nace con corazón o descorazonado, libre o esclavo, sensible o apático, esas son cualidades que no se aprenden ni se heredan, son un regalo sin navidad ni cumpleaños, mas bien de graduación de humano, simbólicamente hablando. Unos son los admirados y otros los fanáticos. Los hombres que hacen historia no son fanáticos de nada ni de nadie, el fanatismo es la reflexión en el espejo del incapaz y por lo tanto cada día mas manipulable en concordancia con que nadie quiere creer la estupidez propia cuando la reconoce inconscientemente y tiende a creer lo que quiere ver en lugar de lo que ve.

Hoy vivimos tiempos de incredulidad. La incertidumbre es una elección ante el bien y el mal, nuestras enseñanzas no sintonizan con la realidad moderna que premia al mentiroso, al manipulador, al delincuente, (sobre todo al de guante blanco) mientras que la capacidad de sacrificio, la responsabilidad individual y la moral son pisoteadas nada más ser reconocidas. Entre mis conocidos son mayoría los socialmente respetados y económicamente exitosos que han quebrado la ley, ya sea en la época del Miami Vice (que hoy, después de separarse a tiempo y muy inteligentemente del mundo del hampa, gozan del beneficio de negocios legales financiados con sangre y sufrimiento ajeno), o los de la era del fraude al Medicaid y el Medicare, que también, aunque con menos sangre, abusan de los contribuyentes que con su trabajo financian el elevado costo de sus negocios.

He de reconocer que tengo amigos sobresalientes en la sociedad que han construido su éxito sólo con trabajo sacrificio dedicación y coraje, pero son la minoría, y creo que pudieron hacerlo casi por casualidad, y causalidad producto de la ecuación del intervalo de etapas, propiedad y responsabilidad de nadie legalmente reconocible por ser una obra de muchos cómplices bien culpables, allá los enfermos de tortícolis voluntaria que prefieren ignorar la realidad entre la etapa de la construcción del desastre y la etapa de la explotación del desastre.

"Ser cultos para ser libres" es posiblemente la afirmación mas reconocida por los grandes intereses que mantienen en la ignorancia de la moral a la población mundial que carece hoy en día de las escuelas y/o asignaturas que tan tradicionalmente y espontáneamente se impartían en todas las instituciones de prestigio. Hoy en la escuela de Psicología la primera clase de psicología de masas consta de todos los argumentos que justifican la desaparición de la visión idealista de la materia por la imposición realista de la maldad.

El mundo va sin remedio hacia una catástrofe violenta por desesperada y tan inevitable como la realidad que traerá como consecuencia la reorganización moral de la humanidad como único remedio. Desgraciadamente serán nuestros descendientes, los héroes del paraíso del mañana, nosotros no duraremos lo suficiente para arreglarlo, pero cargamos la responsabilidad de denunciarlo.

Wake Up America! Despierta América. Suena regionalista y puede que se asuma como un problema exclusivamente geográfico, de los USA, WAKE UP Earth Planet. Traduzcan ustedes la internacionalización del problema.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Mi nombre es Mark Madoff, el hijo prolijo

Mark Madoff con su padre Bernard y su madre en una foto del 2001

Ese en la foto, a la derecha, soy yo. Estoy feliz con mi familia. Admiraba a mi padre (observen su cara de orgullo mirando a mi hermano menor que obtura el lente). Fíjense en mi expresión llena de esperanzas. Eso fue en el 2001. Antier decidí quitarme la vida en mi apartamento de New York. Me colgué de una viga con la correa del perro. Mi hijo pequeño estaba en el otro cuarto jugando. Los otros dos estaban con la madre. Parecerá horroso que los haya dejado huérfanos. Imagínen el desespero. Pero me era imposible vivir. Tal vez, esté yendo muy de prisa. No podrían comprender si no hago la historia desde el principio.

Nací en la cuna de la fortuna. El primer hijo de mis padres, fuí amado y querido. No entendía eso del valor del dinero hasta que un niño me lo espetó en la escuela. Yo tendría 8 años. Estábamos castigados los dos, pero alguien entró a buscarme. Mark, tu mamá te espera, dijo la ayudante de la maestra. Te dejan ir porque eres hijo de un millonario, dijo el niño con sorna.

Fuí a un High School muy selecto de la ciudad de New York. Socializaba con gente rica. Durante esos años la fama de mi padre crecía. Durante la sobremesa nos contaba de sus éxitos, de cómo una inversión puede apreciar el doble si uno sabe cuándo y cómo. Dinero trae dinero, repetía. Mamá se perdía en sus ojos, orgullosa, el signo de dólar en la retina. Una noche me dijo muy serio: Mark, debes seguir mis pasos. Tienes madera para las finanzas. Mi vieja sonrió aprobatoriamente. Qué casualidad: esa sería mi especialidad en la Universidad de Michigan.

Yo vivía una lucha interna. Sentía que algo en mí se aplastaba. El amor profundo por la sicología, heredado del abuelo materno, moría. Por muchos años, abuelo Abe había sido un destacado sicoanalista freudiano. Mi mayor felicidad era visitar su casa y entrar en la consulta con aquel olor a tabaco de pipa, las estatuillas africanas, el sofá de piel arrugada, los libros viejos en los estantes. Soñaba con ser psicoanalista, penetrar la mente, maniobrar el tuétano del trauma. Una tarde lluviosa le confesé a papá cuánto admiraba al abuelo Abe. Soltó una carcajada estruendosa, madoffiana y procedió a confesarme que no lo respetaba. El abuelo alguna vez le había pedido dinero. Abe atravesaba por un momento difícil, pero no es su culpa, repliqué. Es abuela que ha estado enferma. Abuelo ha tenido que pagar por tratamientos muy caros. No es el cáncer, sino el desengaño, respondió mi padre. Tu abuelo se hizo sicoanalista para pasarse el día en la casa. Qué frágil la familia, pensé. Al poco tiempo, abuela murió marchita, corroída por dentro. Mi relación con abuelo se hizo más íntima. Una noche fría y húmeda, mientras yo leía un libro de su biblioteca, abuelo Abe se acercó y susurró con su voz rasposa: Mark, haz lo que te diga tu corazón. La felicidad no se compra.

Ya graduado de la Universidad de Michigan en administración de negocios, con una especialización en finanzas, fui a trabajar con la compañía del viejo. Mi padre me proporcionaba los mejores negocios, me ayudaba con las mejores inversiones. A veces, parecía que se empeñaba en hacerme triunfar delante de sus amigos. Era un asunto personal de él con el mundo, yo devenía en instrumento. En una reunión dijo, delante de sus allegados, Mark qué ojo tienes. Ni yo mismo estaba enterado.

La rutina del cuándo, cuánto, aquí y allá, la ruína de los sueños. Por las noches iba de parranda por el mundo de la noche y del placer. Comía en los restaurantes más caros. Tenía tres autos, chofer, dos casas, un yate en Miami, la mejor ropa y una tropa de envidiosos que acechaban. Siempre $5,000 en cash en la cartera. Los fines de semana en Las Vegas, o en Bahamas en el yate con el viejo, o en el Soho House, club exclusivo donde me refugiaba a tomar y jugar billar, a confraternizar con aburridos millonarios. Siete años de no quitarme el amargor de la boca, el opio de cruzarse las manos.

El 10 de diciembre de 2008, en su apartamento, el viejo soltó la bomba: éramos tres, él, mi hermano y yo. Primero pensamos que estaba loco. Después, mientras él sollozaba como un niño, con las manos lívidas cubriéndole el rostro sudoroso, en estado catatónico, mi hermano y yo comprendimos que era cierto. La verdad se hacía verde, sublimada, corrosiva. Recordamos comportamientos, el cambio de su carácter en las últimas semanas: la limosna al vagabundo de la esquina, la palabra simbólica en cierta reunión con los chinos, la mirada sospechosa de su contador. Llevé a mi hermano al condominio y hablamos toda la noche. Le dije que había que denunciar al viejo a la policía, que si no, nos hundíamos con él. Fue un pacto necesario, macabro, subterráneo.

Llamamos al FBI y al día siguiente la noticia apareció en todos los periódicos del mundo. Ni nosotros mismos calculamos la envergadura del desfalco. De modo imprevisto, el viejo era un genio prepóstero del mal. Había creado un gigantesco Ponzi Scheme de 56,000 millones de dólares.

¿Cómo pudo vivir con todo eso en la conciencia y ocultarlo por tanto tiempo?

He vivido dos años de horror. Somos apestados. El apellido Madoff es tóxico. El viejo fue condenado a 150 años de prisión. La compañía se fue abajo. Mi madre casi se vuelve loca, hablaba de quitarse la vida. Perdí el trabajo y solo podía vivir de los ahorros e inversiones. Lo peor es la tortura, el tormento del hereje. Las llamadas continuas de abogados, los pleitos que se multiplican como la polilla. La gente cree que hemos escondido dinero en alguna parte y nos persiguen. Los antiguos asociados se vengan y te implican. Ser Madoff es ser maldito e infame. Vivía huyendo de todos, hasta de mí mismo. Pero hay otra espina, la peor, la de delatar a tu propio padre. Aunque lo odio por lo que hizo, siento ahora que soy en parte responsable. Responsable por dejarme arrastrar, por no escuchar a mi abuelo Abe, por evadir ser yo mismo, por no luchar más por no ser ese otro que fui, ese otro que hace apenas dos días decidí matar para siempre.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Jarabe de mandrágora para ideólogos

Alfredo Triff

El asunto en el tapete político: el nuevo paquete económico negociado entre REPUs y demócratas, con el beneplácito del presidente. Sí, se extienden los taxes de Bush para los über-ricos, pero también se consiguen beneficios para los desempleados, un corte en el impuesto de payroll, y provisiones para los inversionistas de clase media. Non è giusto?

Cunde entonces la baraúnda, la mini-rebelión. Tanto los REPU derechosos como los demócratas liberales culpan al presidente. El tira-y-encoje: Se murmura un posible coup de vote demócrata de primarias, se pinta al presidente como un sumiso, un vendido.
Se trata de un asunto de principios, de ideología (canta el coro de demócratas y REPUs insatisfechos).
Ojo cuidado, cuando ambos extremos acusan, vale la pena re-examinar el justo medio.  Obama tiene la razón, pese a la oposición de nuestro respetado nóbel (ahora menos dramático en éste artículo). El paquete obamista es la mejor opción política. Y los demócratas debieran celebrar la proposición. Dejemos la ideología a un lado, que con ideología sola no se gobierna (sugiere el clintonita de Clinton).
No olvidemos que la plataforma que llevó a Obama al gobierno fue de "compromise", palabra que puede traducirse como "hacer acuerdos". Eso es precisamente lo que ha hecho el presidente. Y bien rápido.
En estos casos enredados hace falta jarabe de mandrágora (increpa Maquiavelo desde su esquina maquiavélica).
Hipótesis: No hay política sin politiquería

Colorario: Mientras haya código moral, la negociación política se hace necesaria. Luego habrá politiquería, pues no existe una brecha insalvable entre "lo que es" y "lo que debe ser". El ser humano es inconsistente, enrevesado, no siempre puede hacer lo que dice ni decir lo que hace. Cunde entonces la politiquería, excepción justificada del código.

politiquería  = política + negociación*

Se basa en la necesidad de abordar acuerdos no/posibles, hablo de esa coyuntura en la que ni la coerción ni la honestidad son alternativas viables. Entonces toca a la puerta Maquiavelo. Del lobo un pelo: El engaño y la manipulación son imprescindibles en la política. La crítica al engaño será ética, (pero hasta la ética se engaña, no entiende la maraña).

La politiquería es el jarabe de mandrágora de la política.**

___________
* En política "mani-pulación" es una especie de meter-mano-al-asunto que sea.  


**Para ilustrar lo anterior, propongo la lección de Maquiavelo en su comedia "La Mandrágora":

Calímaco, un joven caballero, regresa de París a Florencia y queda encantado con la belleza y los modales de Lucrezia. La joven está casada con Nicia, viejo rico y estúpido. Nicia y Lucrezia llevan seis años de casados y no tienen hijos. Calímaco busca la manera de usar ese deseo desesperado por un niño de la pareja como gancho para sus fines. Para ello le pide ayuda a Ligurio, negociante en matrimonios y amigo de Nicia. Y Ligurio se compromete a elaborar una trama que llevará a Calímaco a la cama de Lucrezia en 24 horas.

Ahora Calímaco, haciéndose pasar como médico francés, convence a Nicia que Lucrezia debe tomar un cocimiento de mandrágora para curar su esterilidad. El primer hombre que se acueste con Lucrez
ia (después que ella tome el cocimiento) morirá, por lo que Nicia debe encontrar a otro hombre que ocupe su lugar cuando Lucrezia tome la poción.  Calímaco y Ligurio sugieren secuestrar a un vagabundo (que será Calímaco disfrazado). Ahora hay que sobornar a la madre de Lucrezia y su confesor Frate Timoteo (ambos conocidos bribones), para llegar a un acuerdo con la bella joven. El frate convence a Lucrezia de que pasar una noche con un desconocido no constituye pecado si con ello  cumple su deber conyugal para con Nicia.  

Es así como el disfrazado Calímaco es secuestrado por Ligurio, Nicia y el frate (a su vez todos ellos disfrazados). Calímaco se da a conocer a Lucrezia, y le confiesa su amor. Ella a su vez lo acepta como amante permanente. Se percata que la confianza de su marido en el "doctor" es la carnada para el acceso permanente de Calímaco a la casa. Lucrezia para sus adentros toma todo el asunto como un signo de la voluntad divina.  A la mañana siguiente todos los personajes se reúnen en la iglesia radiantes de felicidad: Nicia tendrá su hijo, Lucrezia y Calímaco se tendrán el uno al otro. Frate Timoteo se busca su billete y Ligurio recibe la recompensa de Calímaco (así como la satisfacción de saber que ha sido "el cerebro" de la conjura).

viernes, 10 de diciembre de 2010

Día Internacional de los Derechos Humanos

Ileana Fuentes

Hoy, Día Internacional de los Derechos Humanos, recordamos los pasos especiales tomados por Naciones Unidas para enfatizar que los derechos de la mujer son derechos humanos, concepto enunciado por la entonces Primera Dama, Hillary Rodham Clinton, durante la 4ta Conferencial Mundial sobre la Mujer en Beijing¸ China, el 5 de septiembre de 1995: 
Si hay un mensaje en esta conferencia que debe resonar, de una vez y por todas, es éste: que los derechos humanos son tambien derechos de la mujer, y que los derechos de la mujer son derechos humanos. Y no olvidemos que entre esos derechos está el derecho a la libertad de expresión, y el derecho a ser escuchada…
 La Convención para Eliminar toda Discriminación Contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en ingles), adoptada en 1979, plantea estas generales como prólogo a los 30 Artículos que integran el texto:
Preocupados porque las mujeres siguen siendo discriminadas, y que en situaciones de pobreza la mujer tiene un acceso mínimo a la alimentación, la salud, la ensenanza la capacitacion y las oportunidades de empleo, y recordando que la discriminación contra la mujer viola los principios de la igualdad de derechos y del respeto de la dignidad humana;

Convencidos de que la máxima participación de la mujer en todas las esferas, en igualdad de condiciones con el hombre, es indispensable para el desarrollo pleno y completo de un país, el bienestar del mundo y la causa de la paz; Teniendo presentes el gran aporte de la mujer al bienestar de la familia y al desarrollo de la sociedad, y conscientes de que el papel de la mujer en la procreación no debe ser causa de discriminación, y reconociendo que para lograr la plena igualdad entre el hombre y la mujer es necesario modificar el papel tradicional tanto del hombre como de la mujer en la sociedad y en la familia;

Resueltos a aplicar los principios enunciados en la Declaración [Universal de Derechos Humanos] sobre la eliminación de la discriminación contra la mujer y, para ello, a adoptar las medidas necesarias a fin de suprimir esta discriminación en todas sus formas y manifestaciones, Los Estados miembros [de Naciones Unidas] han convenido condenar la discriminacion contra la mujer en todas us formas, y convienen en seguir, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, una política encaminada a eliminar la discriminación contra la mujer, y consagrar en sus constitutionces nacionales y en cualquier otra legislación apropiada el principio de la igualdad del hombre y la mujer, y a establecer protección juridical y adoptar las medidas necesarias para eliminar toda forma de discriminación contra la mujer por el gobierno, empresas e instituciones. 

La Declaración de los Derechos Humanos proclamada en 1948 empleó el término genérico "hombre", que aún cuando incluye a la mujer, no la refleja; este concepto no tomó en cuenta las diferencias humanas y principalmente las especificidades de las mujeres. Fue en la Conferencia Mundial de Derechos Humanos, celebrada en Viena en 1993, que por primera vez se señala que "los derechos humanos de la mujer y de la niña son parte inalienable, integrante e indivisible de los derechos humanos universales".

Según exclica la panamena Mariblanca Staff Wilson en su ensayo sobre mujer y derechos humanos, "…el logro más visible del género femenino, es el de haber colocado en la agenda pública mundial, la temática de la mujer en todos sus aspectos, especialmente la referida a la violencia contra la mujer como una violación a sus derechos humanos. La violencia contra la mujer, constituye un grave problema social a nivel mundial, que ha sido hasta las últimas décadas, considerado como un problema del ámbito privado, no siendo hasta años recientes, ante las constantes demandas de las mujeres y de grupos femeninos organizados, que se ha logrado ponerlo en la palestra pública, para tratar de prevenirlo, erradicarlo y sancionarlo".

Hoy terminan los 16 Dias en Contra de la Violencia contra la Mujer, observación que se iniciara el pasado 25 de noviembre, sobre el cual escribimos un comentario en este blog. Sirva este recordatorio como antorcha durante los próximos 349 días para hacer lo que esté a nuestro alcance para erradicar la violencia de género en nuestras vidas, en nuestras comunidades, en nuestras naciones.

52 años, 624 meses, 18,720 días, 449,280 horas, 29,956,800 minutos de lo mismo

Foto del ganador del Nóbel de la paz Liu Xiaobo

Cuba (hablamos del gobierno) siempre le ha apostado a la supremacía del poder, la censura, la fuerza arbitraria (al final del artículo de El País está la lista de países que han rehusado asistir a la ceremonia en apoyo al bloqueo del gobierno chino).

Tan predecible, fáctico como una ley física: Pronto serán 52 años, 624 meses, 18,720 días, 449,280 horas, 29,956,800 minutos de lo mismo.*
_____________
*¿No se merece el pueblo cubano un Nóbel por su larga resistencia en la isla/cárcel?

jueves, 9 de diciembre de 2010

El ano del sistema



Update 9:30pm: Por ahí viene Openleaks, subsiguientes ano-jakeos.

Update 9pm: Arrestan a un joven de 16 años en Holanda como parte del jakeo de VISA y MasterCard. 

Update 6:12pm: Cambia la regla del juego jakeril. La China jakea para bloquar acceso al Nóbel. La primera potencia comu::capitalista pone el jakeo digital como política de estado al desnudo. 

Update 2:17pm: Los jaktivistas amenazan con más ataques, en primera plana del New York Times

Cibersitio de Why We Protest.
______________
En Le Monde: el hackeo de anOnimo.

Los invito a explorar algunas ideas a(n)a(l)e(s). Aclaremos: esta guerra, como sugiere Le Monde comienza como escaramuza... probando terreno, digi-tando teclado, pene(en)trando en lo obsceno.


Traigamos un interesante párrafo del  filósofo parasítico Jacques Derrida, en su ensayo titulado El parásito (1993):
El parasitismo se da cuando "el parásito" (llamado así por el propietario que defiende lo suyo) vive de la vida del cuerpo en que reside. Cuando, recíprocamente, el anfitrión in-corpora el parásito (...) porque no le queda otro remedio, y le ofrece reticente hospitalidad (...) En el fondo, todo lo que llega violentamente, indesperadamente (y ocupa su sitio) es siempre una especie de parásito.
Como buen (anO)nimo el parásito (ahora el hacker) prepara::propaga estrategias con herramientas propias del sistema en el que opera. El hacker no "introduce" nada nuevo; todo "tacto" se deriva de los protocolos del host. La entrada::intrusiva no pretende neutralizar el sistema, sino comprender su funcionamiento, experimentar sus diferentes manipulaciones, es decir, operar por encima de la posibilidad restringida y articulada por la programación inicial del sistema.


Más importante aún, la operación (obscena, blasfema) parásita no es ni destructiva ni correctiva. Hacking no es una forma de violencia aleatoria. Por el contrario, si la entrada súbito-supina pareciera dolorosa, si el tacto pareciera intrusivo, eso solo depende de la perspectiva del sistema que ¿no lo vería venir?

Desde la perspectiva del hacker, sin embargo, el hecho está fríamente cal-cula-do.


El hacker no hace más que exponer el fallo. Hackear es mani-pular una aporía. Entrada del dedo en la puerta-trasera del óculo.

¡Jaktivistas todos del ciberespacio, uníos!

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Estamos en todas partes, somos Anónimo

"Coexistence has created a fucking monster".-- Anonymous

7:06am Update: La página Twitter de Anónimo desconectada.

10:30pm Update: Sarah Palin hackeada.  La Palin -mp-n-gada.

5:17 pm Update: Operation Payback attacks VISA.

__________________
Siguiendo la noticia de Wiki-leaks y sus ramificaciones aparece "Anónimo".

Los ataques "hacker" en apoyo a Wikileaks contra servidores que le dieron la espalda al Website.


The Economist publica en su último número
Los miembros de Anónimo, sean quienes sean, han atacado en la última semana websites de Postfinance, un banco suizo que cerró la cuenta de Julián Assange, PayPal, el procesador de pagos en línea que puso fin a las donaciones de Wikileaks, y la fiscal sueca fiscal que ha puesto la demanda contra el Julian Assange. El "Anon" ahora centra su atención contra  lieberman.senate.gov, el sitio web del senador Joe Lieberman. El sitio fue hackeado a las 7:11pm hora del este de EE.UU. este martes.
"Anónimo" simboliza la ola, lo que (parece) vendrá.

toma de conciencia "cyber" contra el poder omnímodo? 
gestrategia contra lo abstracto del sistema? 
punzada en la membrana globálica? 
operativo simultáneo nomádico?

Se dice que:

Anónimo no tiene un gobierno jerárquico típico, pero cada misión tiene se debe a una oganización declarada. Esta entidad organizadora comienza el proceso de creación de la infraestructura necesaria, recluta nuevos miembros, investiga, identifica objetivos vulnerables, sean medios de difusión, u otros. La entidad organizadora consiste en permutar su misión día a día.

Manifiesto de Anónimo (tomado de algún lugar en el internet):

A. debe trabajar como uno solo. A. es de todos y de nadie. Tú, yo. Todos somos A. A. es legión, su obra es leyenda. A. es el troll inmortal del Internet. 

infinito dividido por 0 = error de sintaxis. 

A. no es una persona, ni un grupo, ni un movimiento. A. es un colectivo con demasiado tiempo en las manos. Una comuna de pensadores manipulando imágenes inútiles. Una reunión de ovejas bobaliconas, imbéciles, trolls internautas de un día como otro cualquiera. A. debe trabajar como uno. A. es de todos y de nadie. Todo el mundo es A. Es la humanidad cuando nos quitamos las prendas. A. es legión y sus obras son leyenda. En realidad, no es un colectivo en lo absoluto - más bien es una estampida de lemmings desbocados. Bienvenido a la MASA sin alma, la inmoralidad contundente que lleva como nombre Internet. Cada cosa es otra pieza del juego del lego. 

Todo es una mierda. 

Lennon en Miami




martes, 7 de diciembre de 2010

Reinaldo Arenas in memorian



Fragmento del documental Seres Extravagantes de Manuel Zayas que condensa en  54 minutos el proceso de marginación del homosexual en Cuba por el poder castrista. La presencia de Arenas en el documental es paradigmática. Pocas veces hemos asistido a una presencia póstuma tan intensa. Tan imposible de mortalizar.

La Habana en puntas

Ernesto González

He bailado en una conga santiaguera con el mismo gusto que me ha conmovido la ordalía de Aída y Radamés cada vez que los escucho; he disfrutado de los blancos silencios del invierno de Chicago, un sábado por la mañana, y a las diez de la noche me he estado moviendo con Los Van Van en el House of Blues; he gozado, a la vez, del brillo, de los colores, de Miami (y de su tráfico) y de La Habana (y de sus calles con baches). Uno está donde coloca su atención, “enyoya” (como dice una amiga mía mayamense), aquello en lo que se posa, y la elección es solo nuestra. Aquí prefiero ignorar a quienes ignoran mis “Buenos Días”, y enfocarme en las negras guagueras, por ejemplo, que sonríen aun en medio de un enero congelante.

Entonces, de vuelta en La Habana, “enyoyé”, entre otras cosas (muchas, como por ejemplo, los aguacates grandes y dulzones que no se consiguen en esta ciudad), de tres inolvidables funciones del Festival de Ballet. En la primera de ellas confirmé una vez más, con la adolescente presencia de Yanela Piñera, que bailó un memorable pas de deux de Don Quijote, cómo sigue creciendo el talento en la Isla, expandiéndose como la buena hierba rodeada de pleno sol. Ese miércoles tuve función doble porque del Mella me fui a ver el American Ballet Theater, que ya había conocido aquí. Inolvidable desempeño en Tema y Variaciones, aunque nunca como aquellas funciones “de la época”, derrochadoras de esas técnicas y sabores con las que la Escuela Cubana de Ballet retocó lo clásico.

El plato fuerte, sin embargo, fue el Tercer Acto de El Lago, por Viengsay Valdés. Y no es que yo tenga un gusto cirquero precisamente, pero la técnica es a mi modo de ver la manera más elocuente de hablar en el ballet, y la coloco al mismo nivel de las posibilidades dramáticas del bailarín. Como andaba con jóvenes, tuve que recordarles, QUE YO HABIA VISTO a las grandes. Recordé las funciones en que, por ejemplo, si Aurora Bosh era protagonista, las solistas eran nada menos que Rosario, o Amparo. Recordé haber visto la última Carmen de Alicia Alonso.

La magia del Segundo Acto de El Lago de Josefina Méndez (aunque sabíamos que de giros nada). O la hermosa figura de Mirta Pla, al estilo del ABT, todo bien, en su lugar, pero NO MÁS ALLÁ. Los electrizantes balances, los fuettés y piruettes intercalados, el cierre en primera, segunda o donde correspondiera, a la vez que el impulso de los giros desaparecía nadie sabía dónde y caían como una lechuga (al decir de la época) en la pose buscada. Tarde en la Siesta, donde Charín giraba, se detenía y daba un cambré en puntas con la otra pierna levantada (me decían que eso no lo podía hacer nadie), o la impresionante salida de la tumba de Marta García. La lista de funciones inolvidables sería demasiado larga.

Una noche Charín resbaló creo que en ese mismo Tema y Variaciones bailado por el ABT, y dicen los que la vieron, que de la rabia empezó a girar desde el piso. Misterio, como Charín misma. Aurora y Charín, entre otras, no sólo desafiaban la gravedad (con un eje que apenas se desplazaba en el escenario) sino que arrasaban también en la Vaquita. Ambas empezaban a moverse hacia atrás en puntas, a bajar la cabeza y subir la otra pierna y quedaban clavadas, fuera del tiempo, al final. Que me perdone el ABT. Esa Vaca, por supuesto, no la hizo Viengsay Valdés, y creo que ni falta le hizo. Abrió la variación del cisne negro con algo que no recordaba, sin impulso dio varias piruettes, para de ahí empezar a dar los fuettes y cerrar con varias piruettes otra vez (y caer fresca como una lechuguita).

Las vacas están flacas, me dijo uno de mis acompañantes, ante mi queja por la Vaca NO MÁS ALLÁ que había acabado de presenciar. Diría que los casi cinco mil asistentes al Karl Marx se pararon a aplaudir a la joven Viengsay (figura de culto ya entre los balletómanos habaneros), y se me ocurrió pensar que los artistas en el exilio, a pesar del respaldo que puedan tener en Miami, deben extrañar el calor de ese público de la Isla, entendido y apasionado. ¿Es que no eran los mismos aplausos y los mismos gritos?

De la negación de la negación a la negación de lo obvio


Claudia Cadelo apunta: La negligencia, la corrupción y la mediocridad se instalaron donde antes vivían la sapiencia y el magisterio. Los padres con posibilidades económicas buscaron maestros particulares y los otros se resignaron a cambiar a cada rato de escuela sus hijos.

lunes, 6 de diciembre de 2010

El nuevo hijo de Abraham

"Deja tu tierra natal y la casa de tu padre, y ve al país que yo te mostraré. Yo haré de ti una gran nación y te bendeciré; engrandeceré tu nombre y serás una bendición."- Génesis 12,1-3
Escucha la guía de Yahveh, Raulito, y posa el culo fuera de Cuba junto a tu hermanito. Todo un pueblo les bendecirá.

La foto corresponde a la celebración de Hanukkah o Fiesta de las Luminarias, en el Patronato de la Casa de la Comunidad Hebrea de Cuba, donde el menor de los Susodichos encendió la primera vela de la celebración judía. No hay dato que indique que en el festejo el nombre de Alan Gross se haya reconocido como el de un colaborador de los judíos cubanos. Por tanto, el caso Gross sigue siendo una incógnita. Obvio que es una pieza canjeable en manos de los Castro, pero...¿para lograr la negociación o la NO negociación? (JR)

domingo, 5 de diciembre de 2010

sábado, 4 de diciembre de 2010

Qué es Art Basel/Miami Beach

Arte afrodisíaco (piscina con tetas flotantes en una fiesta privada), ABMB, 2010


Alfredo Triff

Art Basel Miami Beach (ABMB en lo adelante) es la hipérbola madre de las megaferias, lo mejor del mundo. Y lo mejor está aquí, en el patio, en el Miami Beach "deco" de los Hohauser, Murray Dixon y Lapidus. Hay sol bueno y mar de espuma, y arena fina... y vienen celebridades, coleccionistas, curadores y artistas famosos de todo el mundo. La feria y su periferia (muchas otras ferias la circundan) celebrando su novena instalación.

Se escucha entonces la divisa:


¡ABMB deja divi$a$!

Nuestra MEGAferia es la re-presentación del arte, NO "para" NI "por" el arte -la discusión de lo anterior es larga, nos llevaría a otra parte. Expliquemos, el "arte" presentado en el Palacio de Convenciones de Miami Beach no está en un palacio, ni en una galería, ni en un museo, ni en el salón de menganito, sino en la MEGA-estructura, móbil, itinerante, híperlugar, xtrarquitectura infiltrante del siglo XXI. Un viene-y-va nomádico en múltiplo de dos, de Basel-a-Miami, de-Miami-a-Basel -con cronometría suiza cortesía de Omega. De verano a invierno, de invierno a verano. A nos nos tocan cuatro días de diciembre.

Con tantas fiestas, presentaciones, eventos, paneles y exhibiciones, es difícil ver el metro cúbico de arte detrás del cuerpo súbito:

 (Sin palabras)

Nos referimos a la anatomía, mejor dicho, la economía: La feria tiene otro lado de tonelaje mercadeante, su central de negocios, su cumbre del comercio estético (subasta zigzagueante de n-ésimos valores), su trapicheo en "ismos" (arte de la compra-y-venta), su alquimia de estilos, su suministro de artefactos.

ABMB es pura ges-trategia. Subida de bolsas.


 Paris Hilton en ABMB

¿Y qué atrae a las masas?

La nueva forma, el aspecto que toma el arte en esta fase tardía sin tomar partido, sin quemar las naves, sin el pecho al agua; de cuarto menguante, de capa caída, de ir-a-menos, de no-ser-ni-sombra (...) ... del capitalismo.

La feria alimenta el fetichismo de la carne dura.

  Pamela Anderson en ABMB (con detalles coporales insertados)

Arte ---> Cultura 
Cultura ---> Fama


En los pasillos repletos de artefactos se escucha: ¡Ser cultos para ser ricos!

He aquí el asunto: La masa que va a ABMB no va ((sólo)) a ver arte, sino a experimentar la sensación de estar-con-otros, que es el contagio del uno-para-todos-y-todos-para-uno de esta hora de declinación conjunta de ascensión partidista (¿no tuvo lo estético siempre algún partido?).

 Brad Pitt en ABMB

ABMB representa el agotamiento finisecular traducido como aspiración cultural, fécula de la geopolítica, fin-de-$emana del di$frute e$tético, gimna$ia del gu$to, artolatría del billete.

¡Disfrutémosla!

viernes, 3 de diciembre de 2010

Sarah Palin dice:


Asange (de Wikileaks) tiene sangre en sus manos. ¿Por qué no se le persigue con la misma urgencia que se persigue a Osama Bin Laden?

Humberto Castro: "Traces of Migration"

"Traces of Migration" clausura hoy 3 de diciembre, de 7 a10pm. En ArtSpace/Virginia Miller Galleries, 169 Madeira Avenue, Coral Gables, FL.







miércoles, 1 de diciembre de 2010

World AIDS Day

 Ileana Fuentes

En este Día Mundial de la Lucha contra el SIDA se hacen presente mucha gente querida que nos acompañó en algún momento, y a quienes nunca olvido:

- los teatristas Ilka Tanya Payán, Manolo Tourón, Manuel Martín, Manolito Martínez, René Troche, Tony Díaz, Manuel Yesckas, Orson Ochoa, Ricardo Matamoros, Raimundo Hidalgo-Gato, Juan Granda, Roberto López, David Zúñiga y Paul de Alba
- el pianista Luisito Buchillón
- los escritores Reinaldo Arenas, René Ariza, Severo Sarduy, Roberto Valero, Jaime Bellechasse y Jorge Oliva
- los pintores Carlos Alfonzo, Gustavo Ojeda y Juan González
- el cineasta Néstor Almendros
Invito a los amigos y amigas lectores de Tumiami a añadir los nombres de otros que también perdieron esa batalla y a quienes así podremos recordar colectivamente elevando un pensamiento....

El concepto del Día Mundial del SIDA se originó en la Cumbre Mundial de Ministros de Salud sobre Programas de Prevención del SIDA en 1988, para crear conciencia, luchar en contra de los prejuicios, facilitar la recaudación de fondos para investigación y tratamiento, y mejorar los medios docentes sobre el tema. El lema del 2010 es "Acceso Universal y Derechos Humanos", y enfatiza los siguientes mensajes:
- Soy aceptado
- Estoy a salvo
- Estoy recibiendo tratamiento
- Estoy bien
- Estoy viviendo mis derechos
- Todo el mundo merece vivir sus derechos
- Derecho a la vida
- Derecho a la salud
- El acceso para todos a la prevención, tratamiento, atención, y apoyo es una parte fundamental de los derechos humanos.

Según Naciones Unidas, existen en el mundo 41 millones de personas VIH positivas, unos 3 millones de ellos niños y niñas. Se estima que unas 1.8 millones de personas murieron por causas relacionadas al SIDA en 2009.

Y a título personal, lo que he dicho por años: En vez de hostias, ¡¡condones, cojones !!