viernes, 29 de octubre de 2010

Foto: Orlando Luis

Desde sin EVAsión: "Entre idóneos y corruptos va la guerra":
Nadie está a salvo, ni tirio ni troyano, y mientras se amplía el embudo del naufragio, casi nadie comprende que de nada vale tratar de conjurar los efectos si no se erradican las causas de tantos males. Las purgas y los despidos no harán funcionar la economía, no acabarán con el robo al Estado, con el contrabando ni con la corrupción, como tampoco las insuficientes y desesperadas medidas del gobierno harán productiva esta maquinaria obsoleta. Lo único que realmente puede romper el ciclo de desvalores y corrupción que hoy sufre la sociedad cubana es la desaparición del sistema que los generó.