sábado, 25 de septiembre de 2010

Nuestra derecha de la derecha


¿Qué está pasando en EE.UU. con nuestra derecha de la derecha?

En tiempos de crisis la derecha se estira acullá. Hablo del Tea Party, movimiento grass roots que parece llevar a los REPU más a la derecha o a su centro. Hay REPU que coquetea con ella, como la Palin, ex-gobernadora de Alaska, pero hay REPU tradicional que ha sido desplazado por partidarios del té, como indican la derrota del REPU O'Conell en Utah,  victorias de Rand Paul en Kentucky (quien es libertario conservador) y Christine Mcdonell en Delaware recientes primarias en todo el país.* What's going on?

De acuerdo al Washington Post:
Que el Grupo de té considerara a Bob Bennett -uno de los miembros más conservadores del Senado de los EE.UU.- demasiado liberal sólo sirve para demostrar el extremismo de los partidrios del té, dijo Timothy M. Kaine, presidente del Comité Nacional Demócrata.
Los REPU se están quedando rezagados al "medio" de la derecha, mientras esta se extiende acullá incluyendo al Partido Libertario** (con 21 partidarios al senado y más de 100 candidatos a la cámara en noviembre).

En tiempos de crisis, ambos movimientos abren su surco en la tierra del descontento.

__________
*El Tea Party se origina como protesta contra las elecciones del 2008 que llevan a Obama a la presidencia, así como el estímulo fiscal de Obama de 2009 y las revelaciones de los bonos pagados a los ejecutivos de AIG. Está compuesto de REPU desafectos, fundamentalistas, libertarios religiosos, y sin duda existe un elemento racista tapiñado bajo la idea de un conservadurismo socio-histórico. **El Partido Libertario es hijo del anarquismo, a la derecha en cuando al rol del gobierno vis-a-vis la libre empresa, mercado libre y derechos civiles fuertes. No así en cuanto a los valores morales de la derecha religiosa americana. Por lo tanto el partido se ha distanciado del problema del aborto y el problema gay. Incluso, la política exterior libertaria tiende a ser no-ingerencista. Créase o no, hay libertarianismos de derecha y de izquierda. Chomsky es un ejemplo de este último.

8 comentarios:

JR dijo...

Kukuxklanismo embozado. El Tea Party no contiene nada de la ligereza de la infusión, al contrario, es lo más lípido del seso conservador americano. Una tendencia esclerotizante que le saca partido a las exacerbaciones del populismo preobamista. Los demócratas han obtenido rutilantes victorias, sin embargo, la imposibilidad de cumplir con las apasionadas promesas de campaña presidencial que resultaron estar fuera del control partidista opacan esos triunfos. El giro de la derecha es peligroso y es de esperar que su propia naturaleza rancia la divida. Pero, mucha atención, porque ahí hay un mensaje que está emitiendo el electorado.

Los relatos de Maurice Sparks dijo...

Los invito:

http://losrelatosdemauricesparks.blogspot.com/2010/09/los-boligrafos-rojos.html

Gracias.

Anónimo dijo...

La derecha y la izquierda se daran la mano.

Anónimo dijo...

Cada vez se parecen mas. Sera el verdadero fin de las ideologias. Lo predigo yo.

OBAMITA dijo...

Have you read about "liberal fascists"? If some view that "Tea Partiers" are Hitleresque, then we can look at the obverse of that viewpoint, i.e.Obamist liberals are Stalinesque. What is good for the goose is good for the gander.

OBAMITA dijo...

JR. Tomate un te de tilo o un te tazo...

Anónimo dijo...

¿Porque en vez de escribir sobre el racismo que supuestamente existe dentro del Tea Party, no escriben sobre de lo que si hay prueba? Que el movimiento Panteras Negras, despues de haber sido resucitado por extremistas de izquierda, sigue siendo el mismo movimiento racista que el de hace decadas. Y de eso si hay pruebas muy recientes.

Anónimo dijo...

El fanatismo político lleva a personas supuestamente sensatas a decir bobadas como las de este artículo. El asunto es que los demócratas van a recibir una pateadura en las sentaderas en las próximas elecciones y eso los llena de frustración y miedo. Es una lástima que expresen esa frustración y ese miedo como odio a quien piensa distinto que ustedes. La derrota que van a sufrir los demócratas en noviembre no es definitiva ni mucho menos, porque nada es definitivo en la política de una democracia. Relájense. Pero es una lástima que los extremistas demócratas (y los niños cantores de tumiamiblog que repiten cuanto Krugman dice en el NYT) no sepan comportarse con un poco más de entereza y dignidad.