viernes, 9 de julio de 2010

Vendida por un plato de borscht

Justo J. Sánchez

Ya se atisba la vivienda subvencionada: un escondrijo dentro de un "communalky", departamentos que en el argot vulgar se conocen como "'hrushebi" fríos hasta para ratones. La pensión será suficiente para comprar algunos víveres y vodka en los inmundos puestos del mercado Kroshka Kartoshka. No alcanzará para comprar en GUM ni frecuentar Nikolskaya Ulitsa. Moscú se caracteriza desde el 2005 por ser la ciudad más prohibitivamente cara del mundo. Vicky Peláez, columnista en el neoyorquino EL DIARIO/LA PRENSA, citada por Fidel Castro y escritora en CubaDebate, confesó ayer ser agente de la Federación Rusa. En un intercambio, la peruana conocida por su labor de agitación y propaganda llegará hoy a las márgenes del Moscova. El gobierno ruso le otorga la suma de dos mil dólares al mes y le concede vivienda. En Nueva York deja esperando a sus familiares, compañeros del periódico y al "Comité de Defensa de la periodista Vicky Peláez" que le preparaban ceviche para agasajarla a su regreso a casa. Se vendió por un plato de borscht.

Venderse es parte de la trayectoria de la Peláez. La evidencia en su caso y contra su esposo Mikhail apunta al lucro con sumas provenientes de los servicios de inteligencia rusa. Su ortodoxia ideológica no era gratuita. Las divisas nunca se repartieron entre los muchos pobres que hasta ayer la defendían (una mezcla de hispanos pobres, líderes sindicales, rezagados de la Guerra Fría, marginados y rebeldes sin causa). Lejos de apoyar causas proletarias, Mikhail y Vicky buscaron refugio en la burguesía suburbana. La venta de Vicky la Guerrillera deja en tela de juicio a la empresa IMPREMEDIA y a EL DIARIO/LA PRENSA. Nos permite hacer una pausa para reflexionar sobre el periodismo en castellano estadounidense. EL DIARIO y sus empresas madre (Gannett, Latin Communications, Knight Patton, Tribune, Impremedia) perpetúan la ceguera ante la augusta tradición periodística hispana.

Su misión ha sido el aislamiento y la desconexión con la venerable labor de baluartes como El País, El Mundo, La Vanguardia, El Clarín, El Tiempo, Excélsior, La Jornada, entre otros, que de España a Iberoamérica son fuentes de orgullo a la profesión. La política editorial de EL DIARIO y sus amos yanquis sostiene la premisa que los "latinos" al cruzar el Estrecho de la Florida o el Río Grande sufren un trauma cerebral. Madison Avenue y los empresarios dueños de medios de comunicación adjudican un entorpecimiento al hispano, una condición que les hace incapaces de apreciar la buena prosa, la investigación, el balance editorial y la posición verdaderamente crítica ante la realidad que se narra o se analiza. A pasos agigantados han logrado degenerar, abaratar y embrutecer el producto escrito, radial y televisivo. El reportaje noticioso, el lenguaje, balance de perspectivas y el manejo de las pautas editoriales en los medios les hacen factorías de megalómanos, reino de "misses" y "beauty queens", también centros de mercadeo para engendros bastardos de entretenimiento en masa.

En Miami se anunció la muerte de Roberto Suárez, fundador de El Nuevo Herald. El triste estado del periódico que logró establecer puede haber contribuido a su fallecimiento. La misma indolencia, falta de conocimiento y de cánones profesionales por parte de la gerencia y en la compañía McClatchy van minando la vitalidad de esa publicación que se nutre, poco a poco, de los graduados de la prensa controlada y chabacana de Cuba y de improvisados en el exilio. La Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (National Association of Hispanic Journalists) se ha convertido en un organismo autolaudatorio que se reúne para celebrarse y regalarse premios y no es capaz ni tiene el valor de la autocrítica.

El caso Vicky Peláez es típico de la "izquierda" entre los medios de comunicación hispanos. La peruana hizo carrera repitiendo consignas revolucionarios y adulando caudillos tercermundistas. Resentida ante la sociedad racialmente excluyente de su país, buscó venganza en la estridencia y radicalización de su perspectiva política. Como mecanismo de compensación, contrajo nupcias con un blanco ¡eslavo por añadidura! que (según su primera confesión a la fiscalía) espiaba para los servicios de inteligencia rusos. Los escritos de la caricaturesca guerrillera nos llevan a su visita a Cuba durante una efeméride, aguardando ansiosa al Comandante Fidel que yacía en un lodazal de heces fecales.

Peláez es la autora de frases lapidarias como "Fidel Castro ya es un hombre inmortal" tras una cita de Georgy Plekhanov. Una alianza se formó entre Peláez y Gerson Borrego (no le digno con el apellido paterno), compadre de la gerente Rossana Rosado. Resentido retirado de las fuerzas armadas pasó con voz impostada y ademán teatral del amarillismo radial a la prosa de cloaca en el rotativo neoyorquino. De diminuta estatura, rostro de bulldog y complejo napoleónico, su opus periodístico se ciñe a una serie de "J'accuse", pretendiendo ser Émile Zola en El Barrio. Durante el corto reinado borriqueño, la confesa agente alcanzó el cenit de poder: directora del Buró Latinoamericano.

El compinche de la peruana demitió con característica mojiganga al proponer publicar una epístola de su ídolo secreto: el vetusto Fidel. El documento era tan faux (se comenta en los medios) como el periodismo de Borrego. Su "Le cantarán a Fidel en Harlem", publicado en Granma da una medida de su adolescente idolatría por el líder cubano. El escándalo creado a partir de las alegaciones de espionaje pelaezco llega tras la demanda contra el ex columnista Eduardo Juárez acusado de estafa a inmigrantes hispanos en el periódico "Campeón de los Hispanos". Añade a la crisis de credibilidad de una organización que en portada de primera edición daba errónea victoria a Chávez en su fallido referéndum constitucional del 2007. 

En una movida predecible en este culebrón se atrinchera el protagónico Gerson Borrego "Bajo Fuego". Llama Barack Hussein Obama al presidente (como suele hacer Rush Limbaugh), cuestiona al Buró Federal de Investigaciones por motivos políticos y porque a J. Edgar Hoover gustaba el atuendo de mujer (la conexión lógica no se hace evidente). Rossana Rosado y la empresa imponen una mordaza a los empleados de ImpreMedia pero hacen salvedad con el despechado ex director. Ahora, vendida por un plato de borscht, el kitsch de Vicky la Guerrillera, EL DIARIO, Borrego y la empresa IMPREMEDIA esperan por Almodóvar.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaja! El articulo esta buenisimo. En la democracia se dan tambien estos circos. Una historia de PELICULA!
Anamaria

Paco Nadal dijo...

Gracias por tu visita. Y por contarnos la visión de ese polifacético país desde otra perspectiva. Pronto iré por los USA, y me hace mucha ilusión. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Un cambio de 10 espias rusos por 4 espias de los EEUU, ummm?
Me parece que el hijo de gran Putin salio ganando en esta.

Lasia

Anónimo dijo...

Genial su artículo Sr Sánchez

Jacobo

Miguel Iturralde dijo...

Muy bueno este artículo. El Diario/La Prensa parece que ha estado inclinado a darle cobijo a periodistas, o seudo-periodistas, con mayor afición al escrito tendencioso que al periodismo íntegro. Por supuesto, siempre contarán con una pléyade de fieles seguidores.

Creo que la realidad rebasa cualquier guión que Almodóvar pudiese concebir. Más bien un proyecto fílmico a la altura de Benicio del Toro. Saludos.

MI

KGB dijo...

Que pieza de teatro. Me gusta tu estilo Justo.

VerdadMiami dijo...

Gracias a tumiamiblog por incluir puntos de vista y testimonios contestatarios como los de Sánchez. Tiene este escritor un estilo muy particular que va describiendo mientras sazona con sarcasmo. Tiene una pluma subversiva y eso hace falta. ¿Por qué, si seguimos su lógica, se ha dejado caer a nivel de telenovela el periodismo en español aquí en Norteamérica? ¿Alguien me puede contestar?

Los relatos de Maurice Sparks dijo...

Regreso, más o menos.

http://losrelatosdemauricesparks.blogspot.com/2010/07/en-oferta.html

Gracias por el apoyo.

Anónimo dijo...

Respuesta: DEMASIADO CORRECCIONISMO POLITICO.

Justo J. Sanchez dijo...

A LOS EDITORES Y LECTORES DE TUMIAMIBLOG:

Al tratar de enviar este texto a algunos colegas en EL DIARIO, me encuentro que he sido bloqueado electrónicamente por la administración del periódico o de IMPREMEDIA. Siempre pensé que la libertad de comunicación caracterizaba la democracia estadounidense. Mis correos son sistemáticamente devueltos por el régimen de La Habana. Parece que TUMIAMIBLOG molesta en IMPREMEDIA.

Justo J. Sánchez

Millicent Bentley dijo...

Señores
¿Qué pueden esperar ustedes de ese periódico si Justo me relataba como mantenían en plantilla a Luis Ortega, amigo personal de Fidel Castro, escritor en La Jiribilla y cuya única función en EL DIARIO era burlarse de los cubanos de Miami. Piensen: ¿a quién en Nueva York le interesa los cubanos de Miami?
Millicent Bentley

Anónimo dijo...

Yo te lo publico Justico!

El Huevo Herald

Anónimo dijo...

Justo, justo. Curiosos datos. RI

Anónimo dijo...

Jajajajaja. ¡Qué buena está esa! Tendrá oportunidad en el Huevo Herald o en GRANMA porque con lo que escribió del NUEVO por allí ni que se aparezca. Una pregunta: ¿el Huevo Herald es también Premio Ortega y Café?