viernes, 23 de julio de 2010

Del velorio a la pachanga

Justo J. Sanchez

Enrique Teuteló e Iván Román comparten en Facebook que Univisión alcanzó puntajes superiores a ABC, NBC, CBS y otras cadenas el jueves en la noche gracias al programa “Premios Juventud”. Desconocen la trama del sainete. Mi ojo desincorporado (¿Raffaello?), observador de la realidad bananera, relata como la iglesia de San Miguel en la miamense calle Flagler se convirtió en un “casting”. Allí se empujaba la fauna: Plasencia, Asión, Los Niñiticos, Desmond, Ania Linares, todos explicando lo “afectados” que se encontraban ante el fallecimiento de Olga Guillot.

Las cámaras y los periodistas seleccionaban entre los histriones. Allí también con la farándula lloriqueaba Zambrano, el ecuatoriano seudoibérico que se llama reportero y del que no hemos visto un artículo o reportaje desde la caída de Roma. La competencia por el lente hizo que se registraran desmayos, “falta de aire” y otros artificios dramáticos. El espanto cundió entre unos respetables mexicanos –según me informa otra fuente- ante las interjecciones de “Sióooo” y “cállense la boca” durante el velatorio. El nivel de “afectación” trajo como consecuencia que muchos se afanaran en buscar abrigo y hospitalidad con los Estefan en República Dominicana.

Mientras “cuadraban” los arreglos pos Guillot, los desmayados, dolientes y llorosos no perdieron un segundo para sumarse a la “pachanga” Univisión. Guardaron los pañuelos lacrimosos, avivaron los maquillajes, tomaron un café y … al “Prix Jeunesse”, reunión de sabandijas. Como punto de aclaración: el lastimero espectáculo de la muerte y funeral de Michael Jackson no fue muy distinto a lo ocurrido en Miami salvo que elevado a gran potencia por el mal gusto y los compromisos comerciales de los monopolios musicales y el entretenimiento. Si algo ventajoso tuvo la desaparecida “reina del bolero” fue la ausencia del roba-cámara ex Padre Alberto Cute-ie.

Y me pregunto: ¿alguien tuvo tiempo de pensar cuál es la contribución de Olga Guillot a la canción hispana? ¿A qué obedece el estilo teatral en sus interpretaciones? ¿Qué nexo tiene el “feelin’” con la balada norteamericana coetánea? ¿Es la Guillot el umbral que lleva del bolero al “feelin’”? ¿Qué importancia tiene en Olga Guillot el acompañamiento instrumental? ¿Permitía libertad de improvisación “scatting” o la estilización musical o su personalidad arrolladora no daba espacio para ello? ¿René Touzet puede considerarse una influencia artística en la trayectoria de la difunta? ¿Cómo se enfoca la relación entre Olga, las D’Aida, Burke, Omara? ¿Existe alguna conexión con La Lupe? Ya sé que hacer pensar a Mauricio Tiki-Tiki, a Plasencia y al ecuatoriano “promotor-periodista” es pedir peras al olmo. Pedir a la prensa hispana este tipo de análisis es hacerles estudiar teoría de partículas subatómicas. El exilio histórico carece de antropólogos culturales o musicólogos que puedan mirar más allá de la notable y coherente labor de la chanteuse en sus denuncias al régimen de La Habana.

Quemaste la madrugada
con fuego de tu guitarra:
zumo de caña en la jícara
de tu carne prieta y viva,
bajo luna muerta y blanca.
El son te salió redondo y mulato,
como un níspero.

Jinete de la cumbancha:
¿Qué vas a hacer con la noche,
si ya no podrás tomártela.
¡Ahora sí que te rompiste, Mamá Guillot!

Sólo dos velas están
quemando un poco de sombra;
con esas dos velas sobra.
Y aún te alumbran, más que velas,
tu bata colorada
que iluminó tus canciones,
la prieta sal de tus sones
y tu cabello planchado.
¡Ahora sí que te rompiste, Mamá Guillot!

Hoy amaneció la luna
en el patio de mi casa;
de filo cayó en la tierra
y allí se quedó clavada.
Los muchachos la cogieron
para lavarle la cara,
y yo la traje esta noche
y te la puse de almohada.*
_________
*Fragmentos adaptados de “Velorio de Papá Montero” de Nicolás Guillén.

10 comentarios:

RI dijo...

Siempre hay un circo andando. En medio de las emociones mAs sinceras el melodrama, a cambio de la solemnidad, el senti-miento desbordado.
El melodrama entorpece el flujo de una emociOn sincera, respetable. En el aeropuerto de Miami, en el gate de los viajes a Cuba, salidas y llegadas lo ratifican.

Miguel Iturralde dijo...

Pero es que la omnipresente cubierta mediática de la gratificación inmediata propicia el circo. No importan las aportaciones y logros de la artista físicamente desaparecida; piensan que la gente está más interesada en saber con quién vino fulanito acompañado, o cómo estaba vestida sutanita, sin faltar las "genuinas" expresiones de dolor.

Lo lite extrapolado a toda vivencia, apuntado muy bien por Rosie en su comentario, y máxime cuando se puede plasmar en foto o película con un simple teléfono móvil. ¿Para qué un reportaje a fondo? Para eso están Google y Wikipedia. Saludos.

MI

A.T. dijo...

¡Puro veneno! (en el sentido justo-sancheziano).

I. Teodoro dijo...

Certero, pero por más de una razón estamos como estamos.

Margarita Henares-Clifton dijo...

Este Sánchez es veneno y entre los escritores más nihilistas que tienen ustedes en TUMIAMIBLOG. Aquí le noto un toque de ternura al terminar con el poema de Guillén, haciéndose eco de la voz lírica criolla que busca llevarle la luna y ponérsela de almohada. Creo que es la reacción de Sánchez al melodrama del que hace apropiada referencia la Inguanzo y el espectáculo mediático mencionado por Iturralde. Con este individuo, TUMIAMIBLOG ya tiene a alguien que sale a la “agora” de picapleitos.

Margarita

Anónimo dijo...

Buenisimo...

Nina Haguen

Anónimo dijo...

¡Rematar el buen artículo con el poema de Guillén fue genial!

Saludos, Jacobo

Justo J. Sánchez dijo...

¿Cómo se va del latín “sentire” que significa pensar, opinar o darse cuenta de algo a algo tan sicológico como “sentimiento”? Muy bien eso de “senti” / “miento” por el teatro que tuvo lugar en San Miguel, tan exagerado como las interpretaciones de la Guillot. No estoy seguro si logro articular como la estética de la fallecida se apoderó de los dolientes aún si por motivos de una seducción al lente, por mostrarse como lloronas, diosas quejosas ante la diva.

Abel dijo...

No quiero mencionar nombres, de refilon vi a una llorona gorda, que para mi estaba montando un dramon de tercera, siendo una cantante de primera que se condeno a un papel de cuarta.

Anónimo dijo...

El sobrepeso abunda en las emociones desbordadas, es cuestion de SUPER SIZE.