Saturday, May 8, 2010

TALCO que pela: Miseria humana en las calle de mi Habana*



Rosie Inguanzo

Hoy es la última función de Talco en Teatro Abanico. El título alude la cocaína que se trafica en el cine El Mégano, y sin agregar mucho a lo que ya se ha dicho sobre la puesta, recomiendo que vaya dispuesto a digerir material duro, detritus humano, cielo desfondado. Este talco pela. Duele constatar que La Habana profunda sea hoy una urdimbre social sumergida en el deterioro y la carroña, donde los "gusanos rojos" devoran nostalgia por la era soviet. El escenario en tres planos precedido por un lumínico del cine, y de fondo los sucios orinales de un baño de hombres, componen una escenografía y montaje mínimos, supeditados al libreto de Abel González Melo y al montaje de Alberto Sarraín sin que les sobre nada, como dos líneas de coca cortadas por la precisión de un bisturí quirúrgico infectado.

Juan David Ferrer lleva el peso de esta historia reptando con desparpajo entre la maldad y el desencanto. Ferrer, Ariel Texidó, Norberto Correa y Oneysis Valido completan la documentación del desastre totalitario que pretendió crear un “hombre nuevo” y devino cáncer social, exhibiendo sus estereotipos: el travestí celestinesco, el traficante de drogas que lo mismo funge de chulo que de puto, la jinetera universitaria (trágica paradoja en la Cuba actual), los tres en función de un cliente intercambiable, encarnando la desesperación tácita de los estrangulados por un descalabro social que no da tregua. Ahórrese leer metáforas. Aquí nadie quiere salvarse, porque sobrevivir no los salvará de nada; son arquetipos condenados a la revulsiva ratonera.

Contrario a otras opiniones, me resulta acertadísima la transpolarización temporal, donde el brevísimo segundo acto surte el efecto de un epílogo en dos escenas (sodomía y desangramiento gráficos incluidos), que en realidad serían el prólogo de lo que había empezado a media res. Es un ardid más literario que teatral, más fílmico -quizás por ello particularmente interesante de llevar a escena. La documentación realista no pretende alterar las imágenes terribles que produce la trama social. Me ha gustado mucho este Sarraín minímo, sin ambages, distanciado del reverie errático del polvo blanco que esnifan los degenerados de mi generación.
__________
*Canción de El aldeano, y parte de la banda sonora de TALCO. Mención a Teatro Abanico de Lili Rentería.

5 comments:

A.T. said...

Excelente presentación. No se la pierdan esta noche.

Anonymous said...

Cuanto vale la entrada y a que hora es?

Los relatos de Maurice Sparks said...

Un nuevo relato.

http://losrelatosdemauricesparks.blogspot.com/2010/05/el-escritor.html

Gracias.

Abel said...

excelente puesta! muy fuerte los textos y bastante grafico.
Me dejo un sabor amargo ademas! too much!Mucha miseria humana concentrada! Buen Teatro,buena puesta, excelentes actuaciones.
Tambien la vi ayer en Teatro Abanico de Lili Renteria!,que es una magnifica anfitriona.
Besito muy carinoso para Rosie que lucia regia!

Anonymous said...

WOOOOOOOOOOOO! que bien dichoooooooo!