miércoles, 30 de septiembre de 2009

Combatiendo forros

La Casa Blanca responde a los vigiliamambisistas/proceristas: Por cada forro en esta, nuestra Disneylandia.

El exilio cubano va cambiando

Nueva encuesta arroja que la mayoría de los cubanos aprobaron el concierto de Juanes en La Habana. ¿Y el mito procerista de "la mayoría"? Cada día se les afloja más. El exilio va cambiando.

La aprobación inicial de 27 por ciento casi se duplicó al 53 por ciento después del concierto, dijo Saladrigas. "El apoyo es lógico'', agregó Saladrigas. "Todos escucharon a Juanes gritar ‘Cuba libre' en medio de la Plaza de la Revolución.... mostró valor''. Más sorprendente fue que los entrevistados de 50 a 80 años fueron los que más vieron el concierto, dijo Sergio Bendixen, quien realizó encuestas antes y después del concierto.

Lo más chistoso es que la cara de la derecha ha sido monopolizada (vigiliamambizadamente) por Saaverdra. ¡SOLAVAYA!

Overconsumption



¿Podremos cambiar?
¿Vale la pena?
¿A quién le importa?
¿Será ya muy tarde?
¿Te interesa?

Volvemos luego


martes, 29 de septiembre de 2009

Justo Rodríguez Santos (dos poemas de su libro "Luz Cautiva")

Palmera

Bajo la luz redonda, cuerda pura,
a pulso, vertical, de sol y viento.
Verde fulgor destrenza el movimiento:
crín o penacho libre hacia la altura.

Grito de tierra, vegetal procura
claros silencios de mi pensamiento:
ya en la terraza abierta del momento
delirio de laúd y arquitectura.

De flor y escama lírica sombrilla,
se abre girando a luz que la acuchilla,
vitral del alba, surtidor de pena.

Tenso tallo, columna esclavizada,
dando, sobre la tierra a frente plena,
brújula al viento, norte a la mirada.

No fue su voz

No fué su voz, ni el rumor de la brisa,
ni el pasar de la tarde,
lo que en el canto quiso hacerse eterno.

Yo no quería que su voz supiera
nada de mi instante,
ni el rumor de la brisa,
ni la tarde tampoco.

Yo ignoraba ya tanto mi presencia,
que no pudo ser
ni su voz, ni la brisa,
ni el pasar de la tarde.

El Koala - Opá, yo via jase un corrá



Para ponerle fiesta al controvertido tema del evolucionismo ¿qué tal si se le añade una ración del rock guajiro del malagueño Manuel Jesús Rodríguez? El singular rockero, más conocido por El Koala, con su estilo pintoresco, se convertiría en un fenómeno internáutico a partir de su pieza Opá, yo via jase un corrá,(más de 19,600,000 de visitas en YouTube) una joda pegadiza de tono rural, ñoño, kitsch... que combinada a la imagen anti-star de su autor lo disparó en el 2006 a los primeros planos. Tiempo después, El Koala lograría un Disco de Oro por su álbum "Rock rústico de lomo ancho". ¡Qué cosa! Nada, soplos de postmodernidad con el inconfundible misto de la bosta de vaca. Joooder!!! (JR)

"Tiempo vencido" de Luis de la Paz


Dime dónde vives y te diré quién eres



No sé si conocen la sonada controversia que se dio en Kansas hace un tiempo, donde un juez votó contra una disposición de la junta escolar (que obligaba enseñar creacionismo en las escuelas) por considerarla anti-científica. Pues bien, el asunto no ha terminado. Ahora los ataques contra la teoría de la evolución han cambiado y se centran en la relación entre la ciencia y la libertad académica. La derecha religiosa ahora no menciona la palabra "religión". Incluso el bando "pugilista" de los Jerry Falwell (en su defensa contra la decisión del juez en Kansas) presenta el asunto como "libertad académica". Es una especie de circo, con la señora Beverly LaHaye, fundadora y presidenta del club "Mujeres Preocupadas por América," quien afirma que los estudiantes de Kansas deben comparar el creacionismo y la evolución, cual "ejercicio de libre pensamiento y análisis crítico" y decidir por ellos mismos qué es mejor (muchos padres kansanitas están de acuerdo).

Los anti-evolucionistas están presionando a los políticos: Desde 1995, las juntas de educación en siete estados: Alabama, Arizona, Illinois, Nebraska, Nuevo México, Texas -y ahora Kansas - han intentado que se suprima la enseñanza de la evolución en los programas estatales. Los ataques no sólo han cambiado en un sentido estratégico, sino que tienen un tono más estridente. Un tipo llamado Mark Looy, perteneciente al "Grupo creacionista de defensa del Génesis" ha dicho que la la teoría de la evolución "puede llevarnos a peligrosas consecuencias sociales". Su argumento es que "la vida no tiene sentido, si a fin de cuentas no somos más que animales en lucha por la supervivencia". Para Looy (y esto se lo dijo al NYTimes) dicha realización puede llevar la juventud "al asesinato y el suicidio". De ahí que el payaso de Tom DeLay, ex-congresista republicano por Texas llegara a decir que la tragedia de los asesinatos en Littleton, Colorado, "ocurren porque nuestros sistemas escolares enseñan a los niños que no son más que monos que vienen de una sopa primordial de fango". Un valiente maestro de secundaria expresó su impotencia recientemente: "Ya no puedo más. Soy un profesor de ciencias. Sin evolución la biología no tiene sentido."

No importa que no lo tenga. Recuerda dónde vives.*
________
*De acuerdo con una encuesta Gallup reciente, 47% de los americanos creen que Dios creó el universo hace 10,000 años, 40% creen en la evolución, pero Dios tiene que haber supervisado el proceso. Otra encuesta de CNN y USA Today arroja que 40% cree que NO DEBE enseñarse evolución en la escuela. Un 68% aboga por que se enseñen creacionismo y evolución.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Dinah Washington: Dream



N is for natural
or real or true
the you of yourself
and the self in you.-- Audrey T. McCluskey

El nuevo anti-castrismo en favor de la cordura, en contra de los discursos altisonantes de cualquier orilla

Armengol define una nueva corriente dentro del exilio:  

El nuevo anticastrismo admite el diálogo con Cuba, que no es sinónimo de complicidad con La Habana. Reniega de farsantes y no quiere agitadores en Washington, sino hombres y mujeres capaces, que al ocupar un cargo en el Congreso se preocupen por sus distritos respectivos (...) Esta vía que rechaza la fanfarronada estéril, en favor de la cooperación con el pueblo cubano, cobra cada vez más fuerza en Miami. Rescata el calificativo de anticastrista porque enfatiza las divergencias ideológicas y políticas respecto a La Habana, lo que no le impide apostar por el intercambio y el debate razonado. Rechaza la demagogia porque la conoce demasiado. (...) Está a favor de la cordura y la simpatía. Está en contra de los discursos altisonantes de cualquier orilla. No quiere una vuelta al pasado. Apuesta por el futuro.

Que todo huela a él este día

Ernesto González

Estoy demasiado orgullosa de mis mañas,¿acaso la expresión maravillada de este niño es permanente y no la he notado? ¿Acaso es así, un eterno maravillado? ¿No será mi vanidad la culpable de hacerme creer que soy alguien especial para él?

Ah, estoy usando las mismas frases gastadas que critico. Phil, cuántas preguntas sin respuesta, mejor las entierro, me quedo en silencio observándote, eso es un gusto también indecible. Después de un beso inacabable y de pasarme su aliento para evocarlo durante el día, la silueta de mi joven amante atraviesa la puerta, la cierra rápidamente y sube los ocho escalones del sótano en dirección a la calle. Mis ojos lo persiguen por la horrible ventana rectangular, enterrada, del pasillo lateral del edificio, y a través de la que da hacia la calle.

El pavimento, el barrio, la ciudad están menos fríos y hasta se encienden con el paso apurado del bebote, de este regalo de la vida. Vuelve la cara y descubre la mía enterrada a nivel de la acera, observándolo, y me vuelve a despedir con una de sus enormes manos enguantadas. Pasa por el costado del auto con el hombre al timón. Siempre ese SUV, no sé si el mismo hombre, está esperando recoger a alguien que nunca llega. ¿Estaré psiquiátrica o será verdad que me siguen los pasos? El hecho de acostarme con un adolescente, y lo peor, enamorarme de él, responde esa pregunta con absoluta claridad, me digo muerta de risa.

Me aparto de la ventana, vuelvo a la realidad. Me dispongo a recoger la cama y a limpiar. Hoy no usaré el ambientador y no pondré ningún odorífero en el baño ni en la cocina. Ni siquiera encenderé incienso para mi Buda, ni una vela para mi Eleguá. El sótano está impregnado de la frescura y la humedad destiladas por la epidermis de ese niño que no lo es. ¿Qué mejor propiciador de armonía? Hoy no quisiera bañarme. Que todo huela a él este día, quizás el último.

El cardiólogo no está contento con mi nuevo marcapaso, ni me preocupa, mis santos lo saben. No le he hablado al médico de los cuarenta años que sobrevuelan a los de mi bebé, no me dejaría estar con él, creo. Me sigo riendo. Si voy a morir hoy o mañana, que sea envuelta en el olor de Phil, en las risas provocadas por esta preciosa travesura.

La Anunciación en palabras de Héctor Noas


Jesús Rosado

¿...?

HN: Ha sido una idea de Alejandro Ríos con el apoyo absoluto de Ever Chávez de FundArte. Ya anteriormente Alejandro había logrado traer y exhibir Los Dioses Rotos a poco tiempo de su estreno. Ahora con La Anunciación, repite. Ellos fueron quienes coordinaron todo con Enrique [Pineda Barnet] y yo caí en el programa matando dos pájaros de un tiro porque me habían invitado al Festival de Cine Latino de Providence con motivo de la exhibición de Los Dioses Rotos y se me hacía oportuna la visita a Miami con vistas a esta premiere internacional que en cierto modo está simultaneándose con la de Santo Domingo y San Juan. Ojalá estos intercambios puedan sistematizarse porque aquí en Miami hay un público valioso. Conocedor. Bien conocedor, y no solamente de cine cubano.

¿...?

HN: La Anunciación es una pieza de corte intimista, no tiene nada de comercial. Según el propio Enrique Pineda esta es la película suya que más tiene que ver con él. Muy auténtica, muy honesta. Introspectiva. No importa que no sea del gusto de un público amplio. En ella se aprecia por momentos la influencia de Chéjov, tanto en la dramaturgia como en los textos y en la atmósfera.


¿…?

HN: Bueno, yo le hubiera quitado algunos minutos, pero vale decir que ya esa sería mi película. Yo respeto mucho el criterio de Pineda en cuanto a lo que se propuso y sí pienso que es una obra que va hacer pensar a la gente. Este es un tema que será recurrente tanto en la literatura como en el cine de autores cubanos. Como lo ha sido para los argentinos el tema de la dictadura, los desaparecidos y el exilio. Cada país tiene su etapa o zona sensible y la nuestra es y será por mucho tiempo el drama de la separación de la familia, las causas que lo motivaron y sus consecuencias.

¿…?

HN: Claro. Ese era el sueño de Pineda Barnet, que la película se exhibiera en las dos orillas. O en las tantas orillas. Él esta muy contento y ahora es cuestión de esperar por la reacción del público. Te repito, es una película distinta, con un estilo muy personal, pero que por sobre todas las cosas respeta a los que se fueron y a los que decidieron quedarse.


¿...?

HN: Ja,ja,ja. No, no es para tanto. Tampoco es un argumento eslavo. Es una trama caribeña que comienza un poco como un thriller y de pronto se torna en otra cosa. También tiene que ver con la falta de entendimiento generacional que puede haber entre nosotros los cubanos actualmente. Hay que verla decididamente. Y hay que pensarla. Lo que sí te puedo asegurar es que aunque ha provocado algunas lágrimas, está lejos de ser un melodrama.

¿...?

HN: Mmm… No puedo imaginarme. Es como el muy mentado concierto de Juanes, que en realidad no se sabía qué iba a ocurrir hasta que de una vez se produjo el suceso. Miami con relación a la película es una incógnita. Yo siento mucha curiosidad, de verdad Jesús, por observar cómo un público donde afluyen tantos dolores que tienen que ver con el argumento, va asumir las diversas lecturas que te brinda el filme. La Anunciación, insisto, no es precisamente una realización para entretenerse, es una obra –y ahora cito al propio Enrique- para meditar las diferencias que nos separan y sobre la posibilidad de amarse aún por encima de esas diferencias.


La Anunciación de Enrique Pineda Barnet
Teatro Tower
29 de septiembre, 2009
7:00 pm y 9:00 pm (Funciones únicas)
Entrada gratis

El fantasma de Joseph McCarthy habla en miamibourbaki.

domingo, 27 de septiembre de 2009

exclusiva de tumiamblog: el Fidel Castro de César Santos




César Santos (cliquea la imagen) está pintando muy bien, y muy distinto a la norma. Aquí hay técnica seria y una búsqueda que aún no se ha congelado, entre gravitas y choteo. En este retrato del susodicho, Veritas (30" x 21" óleo), Santos explora españoletamente la imágen pía barroca socavando memorias de ese gene español que Mañach hubiera descrito como "quijotesco". Castro desacralizado, semidesnudo, agoniza con túnica verde -no olivo, cara temerosa (quasi caravagísta) que siembra una inquietud que no quisiéramos ponderar. Después de todo, ¿se trata acaso de un ser humano?

La otra cara (no vista e ignorada) de la moneda



Octavo Cerco ofrece una mirada del otro lado del concierto (realidad ignorada por muchos y esquivada por otros), cortesía del artista performativo cubano Luis Eligio (arriba en la foto). Escribe Claudia Cadelo:

Unas lágrimas negras debajo de los ojos y una camisa, negra también, con dos letreros impresos: por delante “No hay paz sin libertad” y por detrás “Bloqueo de adentro – Bloqueo de afuera. ¿Hasta cuándo?” Llegó solo a la plaza el domingo y por segundos fue uno más. “Fui a ver mi concierto”, me dijo un poco azorado cuando le pregunté por qué no me había llamado. Como el performance forma parte de su vida diaria desde hace más de diez años, de nuevo decidió llevar el arte encima. 

Sintomático el párrafo que sigue:

Interactuar con el público es uno de los principales objetivos del arte conductual, así que a priori el perfomance fue un éxito. Lamentablemente La Seguridad del Estado, siempre tan egocéntrica, decidió que el público serían sólo ellos.

Uno pensaría que no hay performance sin público que lo vea. Pero el performance "conductual" al que se refiere Cadelo es, antes de ser per-formance, una conducta personal, forma de vivir:

El arresto -predecible- de Luis Eligio por la PNR se explica con esa justificación de poder enano que ha caracterizado la realidad socio-política cubana por 50 años: 

La PNR está al pie de batalla. Alerta ROJA ante el enemigo invisible que potencialmente es cada ciudadano que habita esta isla.

sábado, 26 de septiembre de 2009

"Curriculum Vitae" de Pavel Koutsky



Pavel Koutsky (n. 1957) estudió en la Academia de Arte de Praga bajo la dirección del maestro Jiří Trnka. Sus animados Lanterna Musica, Step by Step, Long Live the Mouse y Four Loves han sido premiados en reconocidos festivales internacionales. El estilo Koutsky de "animación total" consiste en desarrollar la acción (aparentemente turbulenta del animado) en un espacio conceptual de música y ritmo. En la tradición de maestros checos como Trnka y Jiří Barta, Koutsky le da vida a fórmulas conocidas de la geometría y la química, mezclándolas en sorprendentes piruetas conceptuales. Curriculum Vitae se llevó Oso de Oro del Festival de Berlín, 1987.

viernes, 25 de septiembre de 2009

EPD: Alicia de Larrocha (tocando "Iberia" de Albéniz)

Susodichadas

Usualmente borro los mensajes jiribillosos, pero este artículo de Vicente Feliú, merece compartirse por el olor a suso que tiene:


Por eso, para los cubanos que vivimos en la Isla y muchísimos que se están liberando de  la tiranía anquilosada de los “exiliados” de  Miami -diría mejor cobardes-, sentimos que el  concierto Paz sin Fronteras es un grano de arena  (más bien un millón ciento cincuenta mil granos)  en los avales de la lucha por la paz en este  siglo tan alejado de ella.

La crisis es crítica

Nuevo en el blog de Iván de la Nuez: Ando, entre perdido y aburrido, por estas veredas y me tropiezo con La economía no existe. Un libelo contra la econocracia (editado por los libros del lince). Un libro de Antonio Baños que tiene más de un punto en común con las búsquedas antes mencionadas. Baños es periodista y músico, alguien en quien se mezclan el nomadismo y el arraigo de barrio. Durante años, su columna “La croqueta” ha diseccionado sin piedad la vanidad literaria de las presentaciones de libros en Barcelona. Se le adivina al hombre un escepticismo saludable del que no cabe esperar demagogia o militancia al uso. Mas la verdad es que, incluso desde esta creatividad inquieta, no parecía posible que atacara con un libro de economía.

Los juanes del sub-yo


Alfredo Triff

La saga del concierto de Juanes desciende sobre nosotros como espejismo reflejando aristas cada vez más bizarras de la masa exiliada. Hemos de conocer los juanes del sub-yo:

El antes: La blogosfera se afila los dientes y ordeña la leche descremada del asunto: Falacias van y vienen. Exageraciones, trampas, invenciones, bolas, chovinismo barato. Casi todo manido ya hace muchos años en la finca del suso (Full disclosureIncluímos nuestros posts).*

El durante: El concierto por yahoo, y los detractores pegados a la pantalla de la compu drenando bilis. Los imagino con alguien al lado (todo procerista-castrista declara su cavilación al pabellón de cierta infortunada oreja que oiga y no hable). Los pronunciamientos salen "in real time". Es tanto el interés del desinterés que tienen, que a cada canción dedican una crítica detallada: los pantalones de fulano, el sudor en mengano, los gallos que se le fueron a sutaneja, desde lo manido hasta lo semiótico.

El después: Expertos cubanólogos aparecen en los programas de Elvira y Oscar Haza (un torneo mediático entre Mega y America TV). Por cada intervención televisada, los cubanólogos -con fuel'te acento habanero- se pronuncian con juicios crítico-apodícticos: graves e hiperbólicos: docta didáctica a punto de merengue. Las cláusulas verbales aparecen declarativamente en facebook y twitter.

Auto da fe: Llega el momento que todo exiliado espera. Ahora traen participantes del concierto para que "confiesen". Los moderadores indagan los recovecos íntimos de la burbuja reflexiva. Cada pausa de la entrevista pespunteada por secuencia de videos con Juanes y Miguel Bosé en un pasillo del Hotel Nacional, con traducción de "español a español", diciendo "ya se acabó". ¡Es la prueba que necesitábamos! Ahora sí, por fin penetramos la juanística del pensamiento de Juanes. La "llave maestra" que aprendimos en la escuela del suso: chismebretería como desahogo, alivio con anestesia para librar pecados políticos in exilio.

Declarar "juro que odio al suso" abre puertas. Siempre nos vamos por lo fácil, en una palabra: lo hipócrita. Hemos elegido ese camino de forros, el más deshonesto de la confesión procerista-castrista. Y entre llanto disfraz fabulario y tramoyero de llanto mediático, ¿creen que van a convencer a alguien?
____________
*Tumiamiblog no se excluye de esa masa exiliada castrista/procerista en busca -atávica e inconsciente- de los juanes del sub-yo.

We'll be right back

jueves, 24 de septiembre de 2009

NDDV

El nuevo blog del poeta maudit Néstor Díaz de Villegas:


Hay una fuerte dosis de élan bushista en el teniente Raine, un toque de jingoísmo e imbecilidad, y un desprecio absoluto por eso que Karl Mannheim llamó socially unattached intelligentsia, que aún en el Hollywood de Tarantino continúa siendo uno de los estereotipos de la "Vieja Europa". Su incapacidad para pronunciar correctamente un nombre extranjero nos recuerda los apuros que pasaba George W para decir Mahmud Ahmadineyad, o el giro tejano que Papá Bush imprimió al nombre de Sá-raam Hóu-saein (hubo protestas de los liberales).

palabrerías alfabéticas

om ulloa


a la a del alborotado ábaco abarrotado por algoritmos con el aroma de alhelí de una austera abadesa auspiciada por los astros le anuncio astutos antros adornados con alhajas arcaicas arropadas entre abundantes senos acolchados y acoquinados.






a la b bacana de tu baba de tu bulto de tu monte de babel bestial e infiel viscoso bramido oculto en el beso de brandy de la b de bar diurno y bragueta abierta con badajo báculo beldad boceto de labia bicéfala aturdida por la tentación de tu boca belfa en despliegue bailable de acordeón apenas bandoneón que abre y cierra cortante y biseca la melodía de blasfemia la blusa blanca la barra de jabón que resbala en tu estrecha bahía donde desemboca desbordante la b de mi bacteria boyante y ambulante.

 


a la c que acomoda los cimientos cabales de mi cabeza de cabaret cibernauta como cimbreante ladrón que urga en el alfabeto intermedio de miedos cándidos reciclando cenizas caobas de coloreadas letras sueltas con la intención de corregir los estragos cobardes del caótico ciclón cincuentón que reclama hoy mi conciliadora consonante C antes callada y caballeresca sacada a coces del coño común ultrajado que empuña un cincel de canje embarrado del fango de ciénaga reconstruida en exilio y destierro le dedico a esa C cautelosa el cuenco de un cuerpo comunal en cautiverio cansado del cuentagotas seco del cencerro sofocador en el cuello civil con su cuerda colgante encima de una calma recocida en la cochambre constante del clamor crujiente de una tribu sin clan ni tribuna ni pan ni casabe pero con absoluto cacique cacofónico cantando su descomunal C única que incuba saña que incrimina que denuncia que encierra que censura que calla culpable y se esconde cobarde por eso concateno el asco y le dedico la C que adorna y embellece nuestra cicatriz coagulada chirlada en tal ca(ma)stro catre -cubierta de roña espolvoreada de ceniza rodeada de cangrejos tóxicos de succionadores camajanes cutres encaramados sobre la capa cutánea del cocodrilo ahogado con su peso lerdo cuyo cadáver de caimana hermafrodita caído del cuzco sobresale en el caribe con su curvilínea C a cuestas moviéndose al ritmo de un lento cuentarrevoluciones tenue entre las olas sacudiendo su cola escamada y letárgica cargada de ismos difuntos esquivando el cambio que ruge desde cada cornisa del arrecife donde la caimana ha encallado entre agitados corales volcánicos que escupen candentes rocas cibernéticas.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Camille - Paris

"Bisté con papa frita" barthesiano




Buscando en otras nubes y me tropiezo con un fragmento de la deliciosa Mitologías de Barthes, donde el célebre estructuralista analiza cómo la semiótica del buen comer apunta, define y señala otros comportamientos humanos. ¿Cuáles? Todos: trabajo, deporte, ocio, celebración y hasta el rito. Esa polisemia es, para Barthes, lo que realmente caracteriza la modernidad. De ahí la mitología del "bisté con papa frita" que se conecta con el orgullo galo y la identidad del imperialismo francés (el ensayo es de los 60 tempranos).

Primero, llevemos la carne a su nivel denotativo:

"El prestigio del bistec se vincula con su cuasi-crudez: en él la sangre es visible, natural, com¬pacta y cortable; uno puede imaginar perfectamente la ambrosía antigua en esta especie de materia pesada que se achica bajo el diente de tal manera que permite sentir al mismo tiempo su fuerza de origen y su plasticidad para expandirse por la sangre del hombre. La razón de ser del bistec es lo sanguíneo: los grados de su cocción no se expresan en unidades calóricas, sino en imágenes de sangre" (p.47).

Ese "sangramiento" define el bisté: de expresiones como "saignant" (punto medio), o "bleu" (casi-crudo), y el consabido eufemismo "grado A". Dice Barthes:

"Comer el bistec saignant representa a la vez una naturaleza y una moral. Todos los temperamentos le son adecuados, los sanguíneos por identidad, los nerviosos y los linfáticos por complemento. Y así como el vino se convierte para buen número de intelectuales en una sustancia mediúmnica que los conduce hacia la fuerza original de la naturaleza, el bistec es para ellos un alimento de recuperación gracias al cual vuelven prosaica su cerebralidad y conjuran, por medio de la sangre y la pulpa blanda, la estéril sequedad de que siempre se les acusa. La moda del bistec tártaro, por ejemplo, es una operación de exorcismo contra la asociación romántica de la sensibilidad y la debilidad física; en esta preparación se encuentran todos los estados germinantes de la materia: el puré sanguíneo y lo albuminoso del huevo, todo un concierto de sustancias blandas y vivas, una suerte de compendio significativo de las imágenes del preparto".

¿Y la papa frita? Siempre acompañando el bisté, "trasmitiéndole su lustre nacional".  La papa frita es "nostálgica y patriótica". Barthes concluye que los french fries son el signo alimentario de la "francesidad".

Barthesianamente hablando, imaginen lo que pudiera decirse del sandwhich cubano.

Yoani se expresa sobre Juanes

We'll be right back

martes, 22 de septiembre de 2009

Alina Brower: "the fix"



Alina Brower es una señora pianista y cantante, con "calle" y jazzentimiento. No te la pierdas en su performance "the fix" este sabado en...

Lena en el Manuel Artime



La producción del concierto está a cargo de Beatriz Urguelles, conocida entrepeneur(a) miamense. ¡No se lo pierdan!

Félix Beltrán, septiembre 25



Viernes 25 de septiembre, 12:30pm
Miami Dade College, West Campus
3800 NW 115th Avenue, Doral
305-237-8918

Dios los cría y ellos...

Dicho por Peter Wehner, conservador en tres elecciones republicanas:

Beck parece ser más un populista liberal que un conservador, más un Perotiano que un Reaganita. Su interés por las teorías conspirativas es inquietante, así como como su devoción por Ron Paul y sus acusaciones contra el imperialismo estadounidense (se dice que quiere retirar las tropas americanas de Afganistán, Corea del Sur y Alemania).  Algunas de las declaraciones de Beck  -por ejemplo, que “Obama odia los blancos” – son injustas y no es bueno para el país. El tono de Beck destruye la poca diferencia que queda entre los dos partidos. El tipo es tonto y su desprecio por los partidos políticos, en general, es anti-Burkeano (Burke era un gran defensor de los partidos políticos). Luego tenemos su comportamiento extravagante de desbarrar a gritos a sus interlocutores. Beck es una mezcla turbulenta y dañina de miedo, resentimiento e ira – en una palabra, la antítesis de Ronald Reagan.
Excelente pieza de Robert Reich sobre el estado financiero: Wall Street booms while Main Street suffers.

Amarillo-Kandinsky


Otra salida de Bourbaki: Kandinsky y su nota amarilla.

The Art of Helping


La historia te da sorpresas, sorpresas te da la historia...

Salen revelaciones -de los propios generales soviéticos- que el susodicho, tan tarde como durante la década de los 80, instó a los soviéticos a un ataque nuclear contra los EE.UU. El argumento más convincente que pudieron improvisar los bolos para disuadirlo fue: “Si hacemos eso, ustedes también terminan jodidos”. Y el suso se calmó. ¿Moraleja? Loco, pero de diente p’a fuera.
La senadora republicana Olympia Snowe de Maine se inclina a favor de la reforma del presidente. Can bipartisan effort work after all?

Rigatoni con salsa rosada de mejillones "descapuchados" y basílico



Alfredo Triff

¿Tienes hambre? Con la crisis financiera-hipotecaria wallstreetiana no hay mucho tiempo para pensar qué comer. En Miami tuvimos el bombardeo concertístico/mediático. ¡Carpe diem! Sea para acompañar el próximo partido de fútbol, una película de Netflix, que la jama sea buena y barata (Por cierto: olvídate por el momento de la carne, tiene demasiados contaminantes).1 De la tierra al mar, pescado, ¿cómo lo prefieres? No "tilapia", pescado proletario oriundo de África. 2 Di ¡NO! a esos camarones cocinados fríos a tu derecha, justo al borde de la sección "sushi" (yacen rojos, en gremio helado, listos para ser sumergidos -más tarde- en una salsa roja incomprensible, "bajados" con Miller, en medio del bullicio de balseritos sagüeseros, mirando a María Elvira en MEGA TV o la TV cubana con antena parabólica).

En la materia basáltica está el origen de la vida. MEJILLONES ($3.49 la libra). Admítase que los de ahora -criados en granjas son cada vez más diminutos. ¡Se trata de un molusco internacionalista verdadero! Los he probado en Bélgica como "mosselen met friet", en Turquía cubierto de harina y fritos, acompañados con "raki". ¿En Francia? "Éclade des Moules". La cocina irlandesa los hierve y sazona con vinagre a base de chile. Por cierto, para tapas no hay nada más rico que una ensaladilla de mejillones Ramón Peña (he leído un review de los productos Espinaler)3 aderezados con aceitunas y pimientos rojos.

Damas y caballeros: Les presento a Rigatoni en salsa rosada de mejillones "descapuchados" con queso ricotta y albahaca.

Rigatoni es una pasta tubular (más grande que el penne y el ziti). He oído el dicho: "Mientras más grande sea, menos pasta comes". Queso ricotta (o requesón, sin procesar al 8% de grasa). Vino blanco de tomar, tomates bien maduros e íntegros cortados en lascas finas. Libra y media de mejillones bien lavados. Pimienta, cuatro dientes de ajo fileteados, aceite EV de oliva y ramos albahaca picaditos.

Lava los mejillones bajo agua y quítales las barbas. Pon agua a hervir con un poco de sal. A una sartén de acero de fondo grueso (el mío es All-Clad) con candela alta añade una gotita de aceite. Agrega los ajos, que brincarán inmediatamente. Dales un minuto y tira los mejillones. A los dos minutos adiciona un buen chorro de vino blanco (del mejor que tengas). Muele un poco de pimienta encima. Sube un vapor aromático arcano: ajo, vino y puro mar. Son las valvas que drenan su precioso jugo blancuzco (cuidado: ahí está la clave del plato). Una vez que se abren los mejillones no deben estar en la sartén por más de 5 minutos. Saca la sartén del fuego. Con una pinza saca las valvas y extrae los sílfidos mejillones. Pon la sartén de nuevo en la candela con fuego medio/alto, y añade el tomate enlascado. La idea es que se cocine, no que se desbarate. La pasta debe estar bien "al dente". Cuélala y añádela a la mistura con una generosa porción de ricotta. Mezcla los mejillones "descapuchados" en la salsa con la pasta, añade las hierbas y sírvelo tout de suite. El sabor de la salsa marina con ajo y notas dulces de la salsa noblemente enquesada debe acompañarse con un contraste intrigante de etanol recatado, con bordes entre roble y ciruela (recomiendo Pinor Noir "Angeline", sólo $12 en Crown Liquors).
_____________
1Mi ánimo no es asustarte. Pero además de penicilina, tetraciclina, cesio-137 y otros agentes para engordar la vaca, tienes estos (ya aprobados por el FDA): Atropina, antídoto para la intoxicación producida por los plaguicidas. Subsalicato de bismuto, absorbente contra la diarrea vacuna. Flunixina, se usa contra la inflamación vacuna progresiva. Furosemida, diurético por excelencia para el tratamiento de la ubre coagulada. Hidróxido de magnesio y ácido paracético: desinfectantes tópicos de carne y productos lácteos (aunque también te los encuentras en los crujientes “Doritos”). Poloxaleno: para la hinchazón en el ganado y como adición al pienso.  2No te hagas ilusiones exóticas, la tilapia de Publix viene congelada de las granjas chinas del Mar Amarillo). 3Ambos a la venta en Whole Foods de la 57 Avenida.

lunes, 21 de septiembre de 2009

El Capitalismo tiene cura (versión optimista)

Una nota interesante en El País del ex-presidente de Portugal Mario Soares, titulada "La crisis del capitalismo especulativo". Soares toca aspectos de la crisis que van más allá de lo netamente económico:

Como es sabido, el epicentro de la crisis se localizó en Estados Unidos y está ligado a los dos desastrosos mandatos presidenciales de Bush. Tiene mucho que ver, en efecto, con la estrategia que Bush desarrolló contra el terrorismo tras el 11 de septiembre de 2001, y con las dos guerras que desencadenó: en Afganistán, con la infeliz cobertura de la OTAN, y en Irak, contra un dictador (uno de los pocos por los que sentía desagrado), Sadam Hussein, con el falso pretexto de la existencia de armas que suponían un riesgo para la seguridad de Estados Unidos. No se trata, con todo, de una crisis financiera y económica únicamente, sino también política, social y medioambiental.

La conclusión de Soares es muy cercana a la de Obama: 

¿Qué hacer, pues? Tengamos confianza y no nos dejemos invadir por el desánimo. La crisis va a liberar nuevas energías. El mercado no está muerto. Todo lo contrario: siempre, eso sí, que esté sujeto a reglas éticas y políticas. Y lo mismo puede decirse respecto a la globalización: sólo le hace falta -tarea difícil, sin duda- una mayor regulación.

Zoecismos ¿vulgaris-valdesianos?

El problema de Rosie Inguanzo es, primero que nada, que jamás tuvo swing, es mala actriz, mala poeta, y mala persona, envidiosa y guajira lépera, que hoy te adula y mañana te calcula. Ya la calé hace ratón y queso. Y segundo quiere situarse cómodamente, en ese justo medio del comemierda. Jamás ha dado perreta de nada porque le falta mendó. Digo lo que pienso, es todo. Ninguna perreta, mis ideas en libertad y con mendó. El otro asunto: ha cogido obsesión con la pinga de Juan Abreu, igual que cuando la cogió con decir que Güicho era maricón. ¿Quién pinga se cree ella que es para juzgar a nadie? Algún problema con la pinga y con el culo debe tener. Seguro que es falta de morronga lo que tiene, o de culo, lo que es más evidente. Es lo que suele suceder en estos casos. Pero que le pregunte a su amiguete Navarrete, ladrón de viejas y ahora de otros amigos pintores -que todo se va descubriendo en este París de las delicias- qué cosa quiere decir pingustia. Es una palabra de esa excelsa escritora: Nieves, o la Quendi Guerra, que ellos publicaron en Tumiami, que pasó primero por varias etapas, pintora cuando le copiaba a Zaida del Río, actriz con nombre de Zoé cuando le copiaba a Leonor Arocha y empezaba ya a plagiarme los poemas en La Habana de los 80, cuando Humberto Castro se la dejó en los callos por estúpida. Y ahora escritora, cómo no, después que me rindió años de años, pidiéndome mis novelas a través del tarrúo del marido. Esa sí que tampoco tuvo swing, ni aún cuando se puso a cagar encima de los cuadros de Flavio Garciandía, con el que también lloró en un café de París, después de habernos llorado a Ricardo y a mí en otro café parisino. Nunca tuvo swing y lo único que hace es copiarme el mío, segundo a segundo, sombreros incluídos. El swing para Rosie Inguanzo, parece ser, debe ser tibio, y de esa izquierda churrosa miamense que me da arqueadas nada más que de olerla.-- Comentario de la escritoria Zoe Valdés, en el post "Actividad Cultural", (Blog de Enrisco).

Después de los Juanes



Jesús Rosado

Pasado el concierto y el minuto de gloria caribeña de Juanes, cabe preguntarse ¿en cuántas onzas de “jama” se habrá beneficiado el cubano sencillo cuando acuda a su bodega del barrio mañana? ¿Se observará alguna reducción en la ración de hierro fundido asignado a las mantraps de la prisión política? ¿Sentiremos los más de once millones de nacidos en la funesta isla que el “milagro musical” nos ha inoculado contra el sentimiento de tragedia? La verdad es que este evento no ostenta novedad alguna. Le preceden festivales de Varadero, un Oscar de León desafiando a los testaferros cuando rompió el protocolo castrista de los espectáculos mientras se lanzaba a compartir libremente con el público, los conciertos de Serrat y de Alberto Cortés pasando mensajitos subliminales contra el totalitarismo, los recitales de estrellas del rock anglo en el Carlos Marx haciendo patalear sobre las butacas a la desviada bitonguería descendiente de los pinchos, las descargas –y voy calentando la pista- del gordo Pedro Luis en el patio de Bellas Artes y todos los performances underground de la música contracultura, que despegarían con los topos de la novísima trova hasta arribar a la acritud de Gorki y Porno Para Ricardo. Sin embargo, hay algo que le veo de positivo a este denominado concierto por la “paz” promovido por el colombiano, y es que el debate que desencadenó ha sido en torno a un acontecimiento que afortunadamente no tiene que ver con peticiones de paredón, mercenarios “internacionalistas”, naufragios de balseros, atentados terroristas contra hoteles y aviones civiles, ejercicios de embargos o narcopolíticas para burlar el embargo, ni hecho alguno que entrañe pérdida de plasma por hambre, efectos de armas de fuego o insolaciones de la navegación improvisada. Es cierto que fueron elementos que estuvieron presente en el sustrato de las pasiones que animó la polémica a lo largo de un mes, pero sabemos que el evento, si bien pecó de omisiones y ocultas manipulaciones, nunca se mostró a plenitud como un gesto de ferocidad partidista. De ahí que del choque ideológico alrededor del pretendido megaconcierto se caracterizara por ambigüedades, movimientos pendulares, silencios indecisos, extrañas coincidencias de criterios y hasta ciertas tendencias hacia una confusa convergencia. Ni violencia revolucionaria, ni contrarrevolucionaria. Ha sido una tormenta envolviendo un acto sensible, cultural, que ha servido de agenda a todas las tendencias políticas para manifestarse, discrepar, coincidir, aproximarse, distanciarse y, finalmente, cruzar todos por el mismo punto sin que nadie se dañe con una esquirla. Para al final de la jornada, y gracias a la disposición de los medios de difusión de un lado y del otro, asumir las dos orillas la atenta condición de espectadores. Sólo nos faltaba retirar la pared. ¿No se presume una inadvertida franja común en todo eso? Quizá por la naturaleza antibélica del acto nos hemos visto obligados a comportarnos más civilizados, más expectantes y más convecinos. Creo que fue un flujo imperceptible, casi metafísico, que nos resbaló por debajo de la conciencia y que en esta ocasión varió el clima de confrontación. Bueno, con la consabida excepción de las vergonzosas escenitas de escupidas, coñosdetumadre, aplanadoras de discos y papelazos de la calle 8. Eso es para meditar. Y no creo que tenga que ver con dejación de principios, no. Si se apela a la memoria, puede asociarse con esa siembra de certezas que inició otro Juan el día que en esa misma Plaza Cívica, donde se celebró ahora el concierto, le arrancó a una multitud el clamor de libertad más de treinta veces ante la faz iracunda del tirano. Tal vez haga falta un tercer Juan que convoque los dos conceptos -libertad y paz- al unísono. O puede que ese tercer Juan sea la responsabilidad que a cada cubano nos toca.

Foto abajo: Pedro Portal (tomado de El Nuevo Herald)



domingo, 20 de septiembre de 2009

Ah, la Libertad



Rosie Inguanzo

Cuando salí de Cuba con 17 años empecé a aprehender a ser libre. La libertad se aprende en su ejercicio, una se va despojando de lastras adquiridas, como la de tildar de enemigo y comerse vivo al que piensa distinto, o la de sentirnos con derecho a juzgar a los que están dentro. Digo esto porque Gorki Águila está en Miami llamando las cosas por su nombre. Tranquilito dispara al blanco: "Lo malo en nuestro país tiene un nombre: se llama Fidel Castro, se llama Raúl Castro [...] si la libertad de un país depende de la muerte de un tirano, por supuesto que bienvenido sea", y otras delicias por el estilo. Digo esto porque Miami está que arde con lo del concierto de Juanes en La Habana, y claro que la jerga juanística es ambigua, cuajada de ufemismos, subliminal, seudopacifista (cabe la pregunta candorosa: ¡¿paz sin libertad?!) -se ha urdido hasta el cansancio en todos los medios su retórica evasión de lo que realmente debe decirse en esa plaza donde se aplaza la libertad de los más puros (esos presos de conciencia, los Pánfilos des-almados, etc.). Pero ojalá las cosas fueran así de simples: por otro lado están las blogueras (ese pulso de nación que son Yoani Sánchez y Caudia Cadelo) diciendo que venga y cante con sus amigos, pidiendo del lobo un pelo, con la menuda esperanza de que se cuele por los altavoces la palabra santa omitida del concierto, la que en Cuba sólo se dice por lo bajo, la que se esconde en el fondo de todas las conciencias y estómagos vacíos, el sueño de muchos. Y quién soy yo desde mi cómodo exilio, libre como el viento libre; les toca a ellos decidir qué es lo mejor apara ellos. Ellos que están allí, ellas que no se fueron o las fueron, ellas están al día con aquel desmoronamiento de país -como la balserita recien llegada que me pregunta: "Miss, ¿quién es Silvio, el viejito de la barbita?" Libremente me pongo en sus zapatos, trato de comprenderlos: ¡ojalá que dejen llegar al concierto a los mejores productos nacionales, que no los encarcelen o maltraten por manifestarse, que este evento sea pauta y no parchecito oportunista! Tengo revoltura de estómago sólo de ver a Silvio Rodríguez en la TV balbuceando apostasías. Pero lo otro, la perreta de Zoé Valdés (¿cuándo perdió el swing la autora de La nada cotidiana?), los rehiletes fálicos de Juan Abreu (que torpemente no se entera del maniqueo elemental de sus resabios), y las performances de Vigilia Mambisa (estos últimos efectistas del justo dolor que arrebata libertades), son discursos paralelos al que tratan de combatir. Sálvenos Dios de esa otra cara de la misma moneda nacional.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Chamaco, septiembre 26, sábado





Sette Uomini D’oro (1965)



Jesús Rosado

La inspiración de Armando Trovaioli recorrió los soundtracks de los más representativos filmes de la Commedia all’ïtaliana. Sus composiciones se articulaban sobre puro hormigón jazzístico, decorado a la postre con aquellos sonidos pasteles de reverberación mediterránea que aportaría el boom de los instrumentos electrónicos durante la almibarada década prodigiosa -los irrepetibles 60- en el Viejo Continente. Se puede llegar a afirmar que Trovaioli es paradigma del pop art europeo (que no debe confundirse con el europop), cuya tendencia en lo musical estilizaba las expresiones populares y tradicionales o, en sentido inverso, incorporaba componentes de la denominada música culta en el gusto amplio. Y ese two way, Trovaioli lo confronta con las nuevas tecnologías que la música devenida en industria iba introduciendo. Muchas de sus piezas de los sesenta corren como una suerte de comic musical, por su aire desenfadado y caricaturesco y se puede hablar, desde entonces, de una "personalidad Trovaioli" que irá contagiando a otros autores de la época. De su musa en el cine se memorizan scores como los de Matrimonio a la italiana, Casanova 70, Perfume de mujer o aquella inolvidable Siete hombres de oro (video que ocupa el post de hoy), que nos dejara a más de un cubano con los apetitos por una bóveda de banco bien surtida, condición imposible en el precario sistema bancario del Susodicho. Hoy día Trovaioli continúa activo y ha colaborado en algunas de las recientes producciones de Tarantino. En Sette Uomini D'oro (1965), el compositor italiano se apoyó fundamentalmente en las virtudes de la agrupación vocal Cantori Moderni del multiintrumentista Alessandro Alessandroni, cuyos elaborados performances estuvieron considerados como la clave sonora de los backgrounds de Cinecitta durante el coqueto sesenteo.

viernes, 18 de septiembre de 2009

44,789

El País (via Juan-Sí):

Una media de 44,789 estadounidenses mueren cada año por no tener seguro médico, según ha revelado un estudio divulgado por la revista American Journal Public Health en su edición electrónica.

Tú que me lees




No vale la pena explicar ahora qué nos empujó a esta crisis. Nos creíamos dueños del mundo. La naturaleza y la economía al servicio del capital y el ocio que trae el desarrollo. Pero eso pasó hace mucho tiempo. No tuvimos más remedio que escapar hacia adentro, a la burbuja. Se dice que la revolución digital parecía prometedora. Nos maravillaba la irrealidad virtual. Mientras, los ecosistemas se descomponían, los cuerpos se atrofiaban. Abandonamos el mundo físico por la virtualidad del mundo físico. Pero seguíamos vestidos de carne y hueso. Era como un sueño. Algunos preclaros afirmaban que había que volver a un punto que ya parecía perdido. Los glaciares se derretían, la temperatura aumentaba. La fauna y la flora se marchitaban. Una minoría decidió replantearse el problema. Querían sentir de nuevo la caricia física, la picada de un mosquito, el canto de los pájaros, la lluvia fresca en la cara. Para la mayoría, sin embargo, era muy tarde. Habíamos hecho un pacto con la MATRIZ. Cientos de millones pagaban el precio: La mutación virtual deja sus huellas. "La nueva raza" responde sólo a estímulos-visuales en la pantalla, hechizo alimentado por técnicos que trabajan desde burbujas inalcanzables en la ionosfera. La nueva generación mentalista-virtual apenas podía constatar la realidad circundante (o lo que quedaba de ella) y por ello se construyeron gigantescos túneles ciclotrónicos de cuarta generación modulada. Algunos disidentes retornaron a la seca superficie. Son una generación de hackers que luchan por destruir el sistema, ciberpoetas, ciberactivistas que agruparon células disidentes. Leían libros viejos impresos en papel. Son los nuevos héroes. Han rechazado el status quo. Nada tienen que perder. Escribo este mensaje en un BXT 34# y se autodestruirá en tres días. Tú que me lees, únete a la causa.

Pluralismo vs. relativismo


Otra salida bourbakiana.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Bill O'Reilly apoya la opción pública (¿y ahora qué?)

Más allá de la derecha y la izquierda.

Se acerca un tiempo de descuento


 Ramón Williams
(Ilustraciones del autor)


Atravieso la avenida y llego al malecón.
Miro el mar sin ti.
Dibujo con mis dedos sobre la piedra, conjuro a los maestros invisibles y ellos me hablan desde la espuma en las rocas:
Estás allí, en algún lugar del darse cuenta donde a todo esclavo le llega un premio supremo de libertad:
La desaparición absoluta.

Nadie me asegura que un Dios auténtico te acoge en su cielo.
Sólo sé
que usted
respira
fuera de mis manos y
que hasta lo eterno diera
por
vencer el miedo
de seguirlo
a usted.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Quise ser extraordinario


 Ramón Alejandro

Porque mi padre tenía costumbre de llegar muy tempranito por la mañana frente al lavamanos familiar, que tenía un gran espejo puesto justo enfrente de cualquiera se le pusiera delante. Y allí de cara a su propia imagen allí reflejada se carraspeaba muy a fondo la garganta y acto seguido, con la misma, echaba allí unos gargajos gordos y copiosos como ostiones. Que luego al abrir la llave de la pila del agua la fuerza del chorro se llevaba por el caño de desagüe. Toda esa materia orgánica tan viscosa y algo verdosa, pegajosamente densa aunque bastante transparente. Es cierto que me este proceder me inspiraba un poco de asco, pero al mismo tiempo y de alguna secreta manera me turbaba los sentidos produciéndome algo parecido a una excitación sensual, y a la larga terminaba por causarme muchísima admiración. Esos gargajos tan gordos y caudalosos eran como una prueba concreta y casi tangible de la ardiente vitalidad de su macizo cuerpo, y de su inmenso poder moral.

Aunque siempre me tuve que contentar con contemplarlos a prudente distancia, porque nunca se me hubiera ocurrido tocarlos ni con la punta de un dedo por mucha curiosidad que me causaran. Pero aún desde esa respetuosa distancia a la que los miraba, más por miedo de llamar demasiado la atención a los demás miembros de la familia que si se hubieran percatado de que los estaba vacilando con tanta sospechosa delectación hubieran podido alarmarse, que por aversión a sus curiosas materias, me fascinaban. Y ejercían sobre mis papilas gustativas un raro influjo que las hacía secretar esas mismas substancias. Aunque mucho más líquidas e incoloras, porque esos verdes profundos y el amarillo limón que ribeteaban a los gargajos de mi padre eran ya palabras mayores. Y que la mi salivita que secretaba mi párvula boca era algo parecido a ese líquido lubricante que echa el agujerito de la pinga un chiquillo de diez o doce años, poco tiempo antes de que comience el niño a mear dulce y dejar de serlo. Era como si el espectáculo de esos semitransparentes escupitajos dieran comienzo dentro de mi propia boca el consecuente proceso de deglutición empezando desde sus primeros pasos, salivando copiosamente al considerar la babosa esencia de los gargajos paternales. Y todo eso me hacía recordar aquella vez que vi a un gatico hambriento comerse uno de esos gargajos que su ama acababa de echar sobre el rugoso suelo de una acera. Y de como con muchísimo gusto ese animalito lamía la repugnante masa de gelatinosa baba con delicia y avidez.

Y el desparpajo con que mi padre exhibía todo su hermoso cuerpo tan velludo avanzando a lo largo del corredor de mi casa, apenas protegido de mis inquisidoras miradas por aquella ligerita toalla que fluctuaba con versátil ligereza andando descalzo sobre las baldosas de evocadores diseños almocárabes de entrelazados trazos para dirigirse al cuarto de baño. Todos esos actos de disimulada afirmación de su absoluta soberanía sobre el espacio interno de nuestro Ilé me colmaban de beata admiración. Rayana en la adoración. Porque papá me parecía un hombrón fortísimo y enormemente dotado de incalculables e ignotos misterios. Que hasta una vez soñé que una gran tenaza de bogavante salía por el agujero de drenaje de ese lavamanos de loza blanca por la cual se escurrían sus translúcidos gargajos. Era una pinza de crustáceo amarilla y colorada, erizada de agudas puntas azules. Porque los poderes que a mis ojos mi padre estaba investido eran muy sutiles y misteriosos. Y tenían vagamente algo que ver con siluetas de boxeadores en combate entrevistas dentro de los cúmulos que se amontonaban sobre el paisaje cuando se acercaba la tormenta. Y que de su cuerpo emanaba una fuerza telúrica que venía desde muy lejos, desde las paredes rupestres por las que la humedad exudaba el exceso de agua que impregnaba esa tierra. En las cercanías de la desembocadura del Río Piloña allá por Ribadesella. Que en el interior de los profundos corredores de aquellas cavernas que todavía conservan cubiertas los antiquísimos dibujos de caballos, ciervos y cazadores elegantemente garabateados por los hombres prehistóricos. Tan bien caracterizados que esos seres vivientes que poblaron los montes Cantábricos hace muchos milenarios todavía parecen cabalgar y corretear por aquellos campos de un planeta aún virginal, en aquellos lejanos tiempos en que nuestra humanidad apenas amanecía. En unas playas de poca arena situadas junto a ese sitio lo llevaba su madre a tomar baños de mar y a comer sardinas, que es así como en bable aún le llaman a las sardinas.

Y quizás mi desaforado deseo de descollar y de ser el mejor. Esa obsesión de excelencia que me crispa y retuerce hasta los músculos que rigen mis globos oculares y determinan su doble adecuación con el objeto que en cierto momento imanta mi interés. Esa profunda inconformidad con lo que soy, y con lo que me toca vivir, que llevo metida en los trasfondos de mi desasosegada alma, quizás me viene transatlánticamente acarreada dentro del saco de los cojones de mi padre desde aquellos agrestes parajes. Y desde esas bellas y lejanas montañas del macizo del Sueve, donde por sus empinadas laderas aún trota y pasta a su aire campeando por sus reales cojones el montaraz asturcón. Que eso de reales lo digo por el hecho de que esos miembros de una rarísima rama de la raza equina hoy en peligro de desaparición pertenecen personalmente al Príncipe de Asturias y futuro Rey de España. Por la Gracia de Dios y quién sabe cuantas arbitrariedades de esas que constituyen el «derecho» que por cuenta propia se atribuyen esas dinastías fundadas por una pandilla de bandidos. Como lo son todas esas familias reales europeas. Salteadores de camino y ladrones de cuello blanco, ataviados de collares de perlas, coronas incrustadas de diamantes y mantos de armiño. Cuando el pobre gitano que se roba una gallina va preso por quién sabe cuanto tiempo, y que este soquetico caballerito que tiene el título de Príncipe de Asturias se cree que esa manada de asturcones le pertenece en propio por los santos cojones. No ya de Dios, que todos nos hemos por fin dado cuenta de que no existe ni un carajo, sino de la arbitrariedad más descarada. De los incapaces Borbones que en un descuido se encaramaron en el trono de España cuando se agotó el degenerado linaje de los Austrias. Que el macizo del Sueve descuella como loco, separado de la cadena de montañas que delimitan al Mar Cantábrico y culminan en los nevados picos de Europa. Y el Sueve está muy por cuenta propia distinguiéndose por sí mismo desde la otra orilla del Río Piloña. Y por detrás de los picos y por la otra vertiente cae directamente al Mar por torrenteras y farallones de muy austera nobleza. Que el carácter del pueblo asturiano se forjó en estos grandiosos paisajes que imprimió en los corazones de los rebeldes celtíberos que no se dejaron nunca dominar ni por Roma ni por La Meca. Y que se mandaron a joder a los indios que pudieron joderse, y a todo tipo de taínos, Yanomamis, aztecas, mayas, incas, guaraníes, tupinambás, charrúas y todo género de aborígenes que deambulaban semiencueritos y a su aire desde el estrecho de Magallanes en la Tierra del Fuego hasta California. Y que se gobernaron por ellos mismos a la manera anarquista durante dos años, y le dieron candela alegremente a conventos e iglesias, y colgaron y fusilaron curas, obispos y monaguillos sin el más mínimo respeto por estos ensotanados aprovechadores y cara de guantes, cuando la primera república española.

Y que a lo mejor yo quería descollar solito, y ser igual que ese macizo del Sueve que no hace parte de ninguna cadena de montañas.

martes, 15 de septiembre de 2009

Racista... ¿¿¿yo??? Update: Jimmy Carter especula sobre Wilson




Hasta el expresidente sureño dice que la perreta de Wilson tiene origen racista. 

_______


No soy de los que pienso que Wilson es un racista por haberle dicho a Obama "¡Mientes!". Pero no así la brillante Maureen Dowd. De lo que me entero que me parece muy interesante es de otros hechos alrededor del congresista Mr. Wilson.

1- Hijo de confederados, con una campaña en 2000 para mantener la bandera confederada ondeando en el capitolio de Carolina del Sur.
2- Denunció como "una mancha" el reclamo de una negra, Mae Washington Williams, quien reclamaba ser la hija de Strom Thurmond (el segregacionista y candidato a la presidencia en 1948). En esa ocasión Wilson dijo: "It's a smear on the image that [Thurmond] has as a person of high integrity who has been so loyal to the people of South Carolina". Da la casualidad que era cierto. Thurmond pagó child support a Williams por décadas.

Dice Dowd:

Lo que le jodió a Wilson fue que era aleccionado incluso regañado por un presidente negro (inteligente) en la cámara majestuosa del congreso. 

Y Dowd tira una bola que merece ponderarse, incluso como generalización: For two centuries, the South has feared a takeover by blacks or the feds. In Obama, they have both.

Creo que el presidente demostró clase en perdonar y olvidar el incidente. Pero es posible que en algún hueso (entre el peroneo lateral largo y el corto, cerca del poplíteo), Mr. Wilson supure cierto humor eugenésico, cercano a la levedad de su arcana filogenia. ¿Me explico? 

Diseño urbano y crimen

Otra salida de Miami Bourbaki.
Las Naciones Unidas con evidencia de war crimes en ambos lados de la guerra de Gaza.

Enfermo, más que enfermo: casi sin arreglo (versión pesimista)





Les invito a analizar la disposición estructural que facilita la hipocresía del capitalismo financiero norteamericano: Ahora que Wall Street salió del hoyo (gracias a la intervención del estado y nosotros) es mejor dejar que sea la mano invisible la que dicte los pasos a seguir. A los bancos les va muy bien ahora (aunque la gente de a pie sigue desempleada). ¿Regular para qué? Esto ya de va de la mano... esto parece socialismo

Ayer en una entrevista en NPR dos de los periodistas casi se quejaban que las regulaciones propuestas por el presidente terminarían por llevarse los negocios a Londres o Pekín (el concepto ético de justicia financiera palapin…). De acuerdo a la fuente, el complejo mundo financiero “se basa en encontrarle las grietas al sistema” (hasta el viejo Smith estaría revolviéndose en su ataúd). Entiendan la metáfora: La función del mercado es hacer dinero, no importa el precio se que pague. ¿Y no viola ese precepto la idea fundamental del capitalismo smithiano (incluso firedmaniano) de asegurar que la competencia se mantenga dentro de un marco justo de libertad para cada empresario que asegure la viabilidad del sistema a largo plazo?

Jajaja.

El capitalismo financiero tardío norteamericano está mostrando su verdadera cara: SHORTERMISM. ¿Qué esperábamos? Que los CEOs de Wall Street aprendieran que es posible enriquecerse bajo en un ambiente moral de equidad que aliente -e incluso garantize- la supervivencia del sistema capitalista.

¿Será que el capitalismo financiero es una lucha ciega por quién gana y que el mejor postor termina más poderoso, y que el lucro se refleja luego como índice de “crecimiento económico?”

¿Será que el capitalismo no tiene arreglo? Jajaja.

Raramente se baja un juez loco como Jed Rakoff, quien acaba de mandar a juicio a las hienas de Merryl Lynch a que querían salirse de la mierda pagando $33 millones a la Securities and Exchange Commission contra Bank of America, después de ¿listos? engañar a los inversionistas y al público al no declarar negociaciones secretas para pagar bonos multimillonarios a sus ejecutivos -incluso- mientras el gobierno los sacaba del hueco con el dinero de los contribuyentes. 

lunes, 14 de septiembre de 2009

Nina Simone - See line woman

El filo, el falo, el caño y el cañón


Ileana fuentes

Se preguntaba un buen amigo recientemente cuál será el límite de la insensibilidad social de algunos gobiernos latinoamericanos que siguen aumentando sus arsenales ignorando la pobreza que les rodea. Le dije, con mi usual vocación de látigo (que nada tiene que ver con el sadomasoquismo) que la indolencia ante la miseria continuará mientras no haya un cambio de paradigma. El cuartico permanecerá igualito mientras sigan al mando de nuestros países oligarcas machistas (muchos disfrazados de populistas y demócratas) que se sientan logrados por la protección y poderío fálicos que les proporcionan los misiles y armamentos.

Las mujeres presidentas son una especie de golondrinas, y ya sabemos que una -o dos- no hace verano. Ni un palo hace monte. En torno a ellas siguen merodeando águilas y buitres imponiendo sus prioridades. 

En el mundo anglosajón se dice que la asistencia para el desarrollo en la mayoría de los países del Tercer Mundo termina siendo “meada”, en referencia al destino de una gran parte de esos millones que caen en feudos patriarcales: se excretan por el mismo caño, ya sea en los baños de los bares, o en los camastros de los prostíbulos. ¿Queremos que América Latina salga de la abyecta pobreza en que aún se encuentra? Tendríamos que cambiar la mentalidad y las opciones: las mujeres -en masa- al poder político. “Desarrollo sostenible” implica una revolución de género (que no es, ni quiere decir lo mismo, que sexual). Familia, hijos, educación, productividad y creatividad femeninas sin límites, redes de apoyo, asistencia médica, alimentación de primer orden… ausencia de misoginia institucional, de abuso físico, de maternidad obligatoria, de violación impune, de exclusión porque se es mujer… y también de guerrillas inútiles y pueriles, de violencia tecnificada. ¿Guerras contra quién? ¿Contra ciudadanías indefensas? Las mujeres –las madres, las abuelas, las tías, las madrinas, las hermanas, las hijas, las sobrinas, las primas, las ahijadas, las suegras– al mando, al diseño social, a la gestión política, a la priorización de programas sociales y económicos que conduzcan al individuo, y de ahí a la familia, al clan, a la comunidad, y en un final a las naciones hacia el progreso y la producción de riquezas. Desarrollo, sí, y sostenible. Todos los estudios en este campo lo comprueban: las mujeres sacan a sus comunidades de la pobreza, con más frecuencia que la gestión masculina. Los hombres – los inteligentes, los nobles, los que padecen sin chistar los abusos del propio machismo, y también los irresponsables y los renuentes- serán más felices y productivos, y mucho menos sementales. Mientras eso no suceda, seguiremos en manos de avaros con títulos universitarios de Harvard, o boy scouts cual milikos de zarzuela, acariciando el arma, las fálicas armas, en masturbación mental multimillonaria, a costa de legiones de desnutridos. Satisfecho el caño con el cañón, ¿a cuántos de ellos -con contadísimas excepciones, como Costa Rica, por ejemplo, que no tiene ni ejército- le importa el bienestar de los desposeídos?

domingo, 13 de septiembre de 2009

Humor de Varela

Los bancos siguen (jodiéndonos) Update


Alfredo Triff

Primera plana en el Huffington Post: Vuelven el juego al riesgo a sólo un año de la crisis.

______________________
¿Qué queda de Lehman Brothers? (oportuno reportaje del NYTimes). Pero por cada cabeza de Hidra que se corta salen dos. El consenso de los expertos es que Wall Street está vivita y coleando (y ¿por qué no? son -como los héroes de los comics- invencibles). Otro artículo, Un año después en Wall Street: Poco ha cambiado, pone de manifiesto lo que se filtra día a día en las noticias: La banca americana ha vuelto a su complacencia habitual. Los ejecutivos siguen viviendo el vacilón en sus burbujas antisépticas, pero ahora a costa de nuestro sudor (nosotros, los que evitamos que se fueran a pique). ¿Qué se hizo del dinero del "bailout"? En los cofres de los ejecutivos.

He aquí algunos de los puntos: Los salarios y bonos vuelven al mismo nivel pre-2008. Los bancos siguen su juego peligroso con las "derivativas" como herramientas de inversión (de acuerdo con el diario: "los expertos podrán haber salvado la banca, pero ciertamente no la han transformado"). Incluso, algunos ejecutivos apoyan las mismas prácticas fatídicas del pasado. Simon Johnson, profesor de MIT y ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional, explica:

Acaba de germinar la semilla de la próxima crisis. Si los grandes bancos continuan asumiendo riesgos que no pueden respaldar por sí mismos (sino que son respaldados por garantías de los contribuyentes), regresarán al círculo vicioso de apostar miles de millones en préstamos incobrables. 

¿Quieren ver si han cambiado?

Para 2011, ocho de los principales bancos estadounidenses y europeos pagarán a sus 141,000 empleados cerca de $77,000 millones, el equivalente a $543,000 por trabajador, muy cercano al salario pico de 2007.

Wall Street da asco. Pero ¿será que no se trata de Wall Street? ¿No es acaso este gigante autista que es la banca la expresión máxima del sistema financiero post-capitalista? Las pruebas están ahí, claras. El soporte teórico de los neo-cons está basado en un cuento de caminos, una fórmula de la sociedad y la vida que no existe. Ni el homo economicus es un ser enteramente racional ni la competencia Smithiana funciona por sí sola*, sin un ojo que la vigile. Y sí, la felicidad terrenal es más que pasarte la vida en tu carro de highway en highway, pagar una hipoteca que te chupa la sangre y ver TV por la noche. El sistema necesita un cambio estructural y de conciencia. Basta de forro caballero.**
__________
*¿"Mano invisible" o mano negra? **Oración combustible para encender ánimos proceristas-castristas, políticamente bipolares. ¿El lema? Cada problema tiene sólo dos alternativas.

sábado, 12 de septiembre de 2009

NY, dama mutilada

Rosie Inguanzo

Nueva York va convirtiéndose en tradición, en gran medida por la generosidad de los amigos que ponen casa. Las visitas de rigor a sus museos, caminatas interminables mirando hacia arriba, colándonos en los vestíbulos para constatar una interioridad como un cuerpo, marcando los edificios visitados en el libro: el chandelier Lalique del Ritz, la terminal Grand Central con su bellísimo restaurant, los elevadores preservados del Waldorf, el vestíbulo del restaurado Grammercy Park Hotel, la larga caminata con el parque a la derecha por Central Park West, contemplando joyas como el Dakota, el San Remo o el Majestic, la visita al Seagram de Mies, nuestro diario camino a Barnes & Noble por toda la 14, cruzando el esbelto Flatiron. Vamos a Nueva York a ojear libros sobre Nueva York, horas en lo que se desprende, tocando paredes, respirando parques, correteando el metro tras un tren que nos cierra las puertas en la cara. Esta vez con Francis Bacon en el MoMA: almas cóncavas, cuerpos hollados de color en el ring, seno estrujado contra el vidrio del ojo, sangre sobre la losa del baño, dos tajadas de cabeza para el mismo perfil del amante suicida, brochazos arrojados en el canvas, con tal fuerza sagrada. “Nueva York se está poniendo vieja”-dice A., mientras la contemplábamos desde el puerto de Hoboken, sus lucecitas intermitentes duplicadas en el Hudson cual culebra eléctrica. Ciudades jóvenes son ahora Beijing, Taipei, Hong Kong, Tokio…, allí donde se construyen rascacielos recién estrenaditos y se dan tan monumentales como alternativas proliferaciones urbanas. Duele que Nueva York sea una dama mutilada.

viernes, 11 de septiembre de 2009

"Quo Tendas" de Ana Albertina Delgado en el espacio de Silvia Dorfsman (sábado 12 de septiembre)


Cóctel de inauguración: Sábado 12 de septiembre
Hora: 7:00 pm hasta la medianoche
En: Silvia Dorfsman's house
      2330 SW 62nd Court

Tourist Guy [9/11/2001???]



Jesús Rosado


Esta foto conocida como “Tourist guy” recorrió el mundo virtual a raíz de los desdichados sucesos del 9/11 del 2001. Es lo que se denomina internet meme, es decir, un acontecimiento (sitio, música, video, blog, texto, foto) que se masifica a través de la web, aunque sea resultado de un fraude. Se suponía que el individuo, un joven húngaro de 25 años llamado Peter Guzli, se había hecho tomar esta foto como turista accidental, momentos antes de que uno de los aviones impactara las torres del World Trade Center. Más tarde, corrió la versión de que la cámara digital había sobrevivido entre los restos de la catástrofe. La imagen, entonces, navegó por computadoras, periódicos, TV, etc… convirtiéndose en una de las diez vistas fotográficas de mayor circulación en el mundo contemporáneo. En un principio, apareció un empresario brasileño de 41 años, Jose Roberto Penteado, proclamándose como autor del hoax, hasta que finalmente, luego de que los expertos demostraran hasta la saciedad la falsedad de la foto, Peter Guzli hizo pública la versión “limpia” de la imagen original donde realmente no aparecía el avión, ni el marcaje de la fatídica fecha. Todo había sido una broma pesada que quiso correr a un grupo de amistades. Sin embargo, ha transcurrido el tiempo y, aún a sabiendas de su irresponsable manipulación, la imagen continúa circulando, ya no como remembranza, sino a manera de vestigio macabro de los alcances de la cultura global.