miércoles, 9 de diciembre de 2009

Americanadas



El problema que nos toca es de complejo de inferioridad a nivel científico (no que importe mucho, ahora que los aportes de la ciencia no significan mucho en EE.UU.).

El problema es el nuevo Gran Colisionador de Hadrones, CERN, de 17-millas por debajo de la frontera franco-suiza, que está acelerando protones con potencia de 1,200 millones de electrones/voltios, y luego de estrellarlos, acaba de superar el récord de colisión que le pertenecía a la Tevatron, del Fermi National Accelerator Laboratory, en Illinois. La derrota tecnológica (si pudiera llamársele de alguna manera al record) se venía venir desde el otoño de 1993, cuando el Congreso de los EE.UU. canceló el SuperCollider en Texas, porque costaba $11,000 millones (miopía conservadora). Ese acelerador de 54 km y 20 billón de electrones voltios, hubiera estado en funcionamiento, y habría tenido una potencia aún mayor que la de CERN. Hemos de darle su nombre: AMERICANADAS.