viernes, 25 de septiembre de 2009

Susodichadas

Usualmente borro los mensajes jiribillosos, pero este artículo de Vicente Feliú, merece compartirse por el olor a suso que tiene:


Por eso, para los cubanos que vivimos en la Isla y muchísimos que se están liberando de  la tiranía anquilosada de los “exiliados” de  Miami -diría mejor cobardes-, sentimos que el  concierto Paz sin Fronteras es un grano de arena  (más bien un millón ciento cincuenta mil granos)  en los avales de la lucha por la paz en este  siglo tan alejado de ella.