viernes, 4 de septiembre de 2009

El racismo procerista americano

De Opinionator en el NYTimes titulado Obama vuelve a la escuela:  

¿Cómo explicar la histeria anti-obamista? Desde la campaña deshonesta de "la Palin" en septiembre del año pasado, los opositores de Obama se empeñan caracterizarlo como "el otro". No recuerdo ningún político estadounidense -ni siquiera Hillary Clinton- que haya causado ese tipo de odio irracional. John Kerry era "francés", Michael Dukakis era griego, pero Obama es el peor: negro, comunista, marxista y (por apellido y lineaje) amigo de los terroristas (además: le quiere hacer daño a tus hijos). La histeria anti-Obama que tanto inspira a la extrema derecha es irracional. Desde los "Birthers", obsesionados con su inscripción de nacimiento –para determinar de una vez por todas los orígenes de su mestizaje-, a los paranoicos que creen que el presidente le lavará el cerebro a los hijos de América. El hilo que une toda esta histeria no es otra cosa que un profundo racismo. Los anglo-sajones blancos de derecha no sólo no están de acuerdo con el presidente, sino que sienten por él un profundo desprecio. Obama no está simplemente equivocado. No, da miedo, incluso terror.