martes, 22 de septiembre de 2009

Dios los cría y ellos...

Dicho por Peter Wehner, conservador en tres elecciones republicanas:

Beck parece ser más un populista liberal que un conservador, más un Perotiano que un Reaganita. Su interés por las teorías conspirativas es inquietante, así como como su devoción por Ron Paul y sus acusaciones contra el imperialismo estadounidense (se dice que quiere retirar las tropas americanas de Afganistán, Corea del Sur y Alemania).  Algunas de las declaraciones de Beck  -por ejemplo, que “Obama odia los blancos” – son injustas y no es bueno para el país. El tono de Beck destruye la poca diferencia que queda entre los dos partidos. El tipo es tonto y su desprecio por los partidos políticos, en general, es anti-Burkeano (Burke era un gran defensor de los partidos políticos). Luego tenemos su comportamiento extravagante de desbarrar a gritos a sus interlocutores. Beck es una mezcla turbulenta y dañina de miedo, resentimiento e ira – en una palabra, la antítesis de Ronald Reagan.