miércoles, 6 de mayo de 2009

Deseo y arena: El Padre Alberto


Justo J. Sánchez

No se trata de condenar al Padre Alberto. Si ese descapotable que guarda todavía mi familia tuviese el don del habla, me restarían escasos minutos para evacuar el área. Si las arenas de una cierta playita, serena y poco frecuentada, relataran mis historias, tendría que poner pies en polvorosa. Ojo, no por Don Juan ni por guapo. ¡Lejos de mí tamaño disparate! Hasta ahora me aqueja el vitriolo pero no el delirio de Narciso. Miami incita el deseo. Mi amigo Alambrito, marchand d’art, hubo de presentarme a una bella venezolana, Park Avenue doyenne. Devoradora de hombres y con joyas LalaOUnis, le hice acompañarme en una de mis rondas exploratorias nocturnas por South Beach y la Pequeña Habana. Al cabo concluyó que Miami enciende la voracidad sexual de forma vertiginosa, como en pocos sitios se siente desbordar la libido. Temblaba ante los especímenes que pululan sin camisa por los portales. ¿Quién puede lanzar la primera piedra? ¿Quién no se ha entregado a una que otra bacanal playera? ¿Quién puede condenar a Alberto Cutié por sus aventurillas con la voluptuosa inconnue? ¿Quién dice si, operófilos, revivían las últimas escenas de Ariadne auf Naxos? ¡Qué pasión! ¿Será ella Jessye Norman tras la cirugía? ¿Cómo desempeñaría el Padre Alberto el rol de Baco? Con un poco más de recato para la próxima. El presbítero no tiene dieciocho años y tanto retozo, tactos y sobas, tanta libido, lindan en lo ilegal. Tengo amigos -prudentes- que han dejado el sacerdocio. Jamás en su apostolado se les hubiese agarrado, ni delirantes, en los Latin Grammy, frecuentando la compañía de los infradotados del mundo mediático "Latinalia" y en una carnalidad playera destapada. Recordemos que a Alberto no se le puede acusar, el pobre, de buen gusto. Consideremos las cartas de apoyo que circulan por la red y las peticiones a la Arquidiócesis. Me pregunto: ¿qué pasaría si Alberto fuese un Quasimodo? ¿Quién se ocuparía de su caso? ¿Qué pasaría si no fuese amigo de los Estefan y de los poderosos y estuviese de moda? ¿Qué pasaría si fuese un pobre sacerdote teólogo de Tübingen y en lugar de una hispana tuviese un tórrido romance con uno de esos mozos hispanos que merodean por South Beach? Si bien el caso Pére Alberto nos have reflexionar sobre la libertad sexual, la imposición de la castidad y la promesa (no voto) que hacen los curas diocesanos del rito latino, lo que muchos pasan por alto es que Alberto Cutié, tan dado a las cámaras, al montaje paparazzi, a frecuentar los shows insulsos de estrellas, a los Latin Grammy, a las alfombras rojas, prendido a esa maquinaria, fue, en última instancia, víctima de ella. Tanto quiso ser estrella, tanto regalaba su fotografía “glossie” que cuando necesitó privacidad ya no tuvo espacio propio. Ya era figura pública. Se hizo un cura “omnimedia” y murió como un fenómeno “omnimedia”: cuando se apagan los lentes y se retiran los canales de difusión. Ha perdido el status que lo hacía retener la atención del público. Dentro de dos días ni Jaime Bayly, que sudaba sólo al pensar ser objeto de los ósculos del célebre eclesiástico, se le habrá olvidado y volverá a su obsesión con en el miembro descomunal de Elvis Crespo bajo una manta de avión. Por sus frutos los conoceréis. Cuando un ministerio es más egocéntrico que Cristocéntrico, cuando se habla más del ministro, instrumento que usa Dios para esparcir su palabra que de la propia palabra, el árbol no rinde frutos. Cuando el ministro se convierte en “darling” de los ricachones, de las estrellas, de los exitosos y los glamorosos frecuentando las mismas fiestas y en las mismas páginas sociales con ellos, se have difícil la coherencia con el cristianismo. El mundo de los ricos no es el mundo de los fieles a Jesús, no es el mundo de la humildad y la mansedumbre. ¿Quién conoce a un rico manso y humilde de corazón? ¿Quién conoce a un multimillonario desapegado a su fortuna y posesiones materiales? Y cuando entre tantos burgueses y plutócratas no se habla claro y no se dice que el cristianismo es una religión revolucionaria, de compromisos ineludibles con cierta moral social y de instituciones sociales y políticas, no se está cumpliendo con el apostolado radical. El mensaje fundamental se está desvirtuando. ¿Nadie ha reflexionado que los burgueses, las alfombras rojas, los medios de comunicación y la elevada soberbia van juntos y de manos? Allí el problema de Alberto Cutié, no su besuqueo público y adolescente. A Alberto le castigarán por una aventurilla primaveral. La jerarquía no entiende. Fue mucho más penoso y anti-cristiano verle en Ocean Drive retratado en una piscina con los pantalones remangados entre los “Power Players” de Miami. ¿Cristiano y “Power Player”? Contradicción en términos, Paradox Rex.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Espina de Loto,
Tu y tu apendice Lotito deben estar festejando esta orgia mediatica pues ya a por ustedes ni los cuervos se acercan.

enemigorumor dijo...

la verdadera noticia: Primer cura straight no pederastra en la historia...

Raysa dijo...

Justo: A mi me duele verlo estrallado. Hay gente que lo tildara de hipocrita pero esa doble moral tiene mas que ver con la politica de la iglesia catolica que es sencillamente obsoleta. Quiza si les permitieran tener sus parejas no habrian tantos casos de pederastia o de child molestation.

Lamimita Loynaz dijo...

Debian utilizar el punto y aparte...

La entrada muy buena y como siempre, en parrafo cerrado donde no entra aire.

Metafora dijo...

INJUSTICIA TAMAÑA
TAMAÑA INJUSTICIA

Max dijo...

--¡ Que buen show ha montado la Arquidiócesis de Miami !

Veamos el show del Padre Alberto.

¿Como es posible que una persona inteligente como Alberto se ponga a hacer esas cosas a pleno dia, a la vista pública, en una playa cerca de donde tiene su templo? ¿No tiene suficientes lugares donde hacerlo en privado?

Alguien dijo que lo hizo a la vista pública porque estaba enamorado y quería quemar las naves.

¡Bah! ¡Que estupidez!

No, esto es un show montado. Detrás tiene que haber algo "gordo." Homosexualismo. Con menores. O con su negro preferido.

La Arquidiócesis sabe que la comunidad cubana perdona estas cosas, pero no la mariconería y la pederastia. Y van a darle esta "salidad digna."

En mis tiempos de niño el cura de la Iglesia de Jesús del Monte (le decían "gasolina" por lo que bebía) y sus hijos jugaban en los alrededores del templo. Jugaba dominó y "amasaba" a las madrinas en los bautizos. Eso no le quitaba ni un ápice de santidad, cosa que por otra parte ni existe ni nadie la tiene.

El Sr Don Jaime de Aldeaseca, que tenía programas en emisoras de radio de Miami, y a quién yo escuchaba y admiraba sirvió antes de la Revolución como cura de la Iglesia Jesús de Miramar, en La Habana, una de las más nuevas y lujosas en un barrio de alta sociedad. Bueno, pués Don Jaime, en ese tiempo joven y bien parecido, se "echó al pico" a todo lo que valía la pena "echarse al pico" de la high society habanera. Rodaba un carro convertible rojo de último modelo que le había "ofrendado" una de estas damas piadosas ( y millonarias).

¿Por que Alberto no hizo lo mismo? Sencillamente porque NO es lo mismo. Hay algo MAS.

El tiempo lo dirá

Max

Rumba Rimbaud dijo...

También en la escritura poder es una cosa y deber es otra.
Desde el Ulises de J. Joyce se entiende que el aire pertenece a la palabra leída, que el pensamiento no respira igual que los pulmones. Torrente de la conciencia, flujo del pensamiento, soliloquio, monólogo interior...recursos que buscan justo eso: una asfixia connotativa de un estado de la mente, que refiere en este caso a la orgía de los medios de comunicación (información-educación espiritual-dinero-entretenimiento) y a las tensiones éticas entre el cristianismo y la naturaleza de la sexualidad humana. El texto abruma a los escolásticos, les remueve los tabúes pero resuena y pone en evidencia, que es lo que importa.
Gracias a Justo por la velocidad de su mirada en el post de hoy.

Anónimo dijo...

Que Haga lo que quiera,como si se quieres acostar con un travesti..
El librealbedrio existe en el planeta tierra.
La pelicula esta al reves

R.L.R. dijo...

Al parecer la paradoja aquí estriba en que el mayor pecado del tipo fue la vanidad (como apunta Justo) no tanto la lujuria o romper el voto de castidad.

Coincido con Raisa y enemigorumor, en que el problema recae sobre la estructura obsoleta del mamut Vaticano y que es casi un mérito el que no se le haya encarnado a algún niñito en la clase de catecismo.

Anónimo dijo...

mi sorpresa es que no lo agarraran con un hombre. ya veran que en unos meses consigue trabajo en uno de los canales en uno de los programas de cotilleo, ya veran.

Fierecilla sin domar dijo...

Pues yo me alegro por el ex Padre. Un hombre tan inteligente y guapo como él no debería esconderse debajo de una túnica, sino dedicar su vida a hacerle los días y las noches más agradables a las damas. Lo único que lamento es que las veces que hablé con él, siempre respeté su voto porque era cura. ¡Y con lo que me gustaba ese hombre!

A.B dijo...

Hoy me siento orgulloso de ser agnóstico y de no predicar nada de moral hacia el otro más que la propia conciencia -no la de un dios- que habita en cada uno de nosotros.
Y festejo que una figura que usa el celibato entienda esto tan hermoso que tiene el ser humano que se llama la atracción por el sexo ( cualquiera). Por lo tanto Padre Alberto...bienvenido al mundo de la Tierra.
Pero por supuesto repudio la hipocresía de un "cura mediático". fofo, tremendamente castastrofista con los demás, acomplejado, falso y moralista, populachero, amante de los ricachones y estrellas y del star system ...y que ha encontrado su propia tumba en los medios de comunicación donde se gana la vida.

Respeto por supuesto a todos los católicos que en su intimidad entienden la palabra de Dios como un servicio a los demás y no una "exhibición" a los demás.
Esta última parece que es la función del clero, incluido el Papa, que se atrevió a decir en Suráfrica públicamente en una "plegaria" que los condones no sirven de nada para detener el SIDA

Pero señores ...qué es esto. A dónde hemos llegado!

...al menos la iglesia que va mi hija (... sí la hija del agnóstico va a la iglesia) en la entrada tiene una cartel grande que dice : "La iglesia X (no voy a hacer propaganda) tiene el honor de anunciar que hemos sido los primeros en ordenar a una persona afroamericana, a una mujer y a un homosexual...En la casa de Dios cabemos todos. Bienvenido".


Amílcar

Pdta

Muy buen post Justo.
No entiendo como hay tan pocos comentarios.

ric dijo...

Todo eso es un montaje fabricado entre la revista TV Notas y el propio Alberto Cutié, quien de todo modos había proyectado salirse del sacerdocio, y prefirió hacerlo con un bang, con el cual, de paso, va a hacer un poco de dinero e intentará crearse una reputación de heterosexual (que no es). Ahora tendrá tiempo y libertad para perseguir una carrera farandulera, que es en realidad lo único que le gusta.

La Mano Poderosa dijo...

Historians believe that Jesus Christ may have been married, as some of his apostles, and he may have even had children. The theological foundations can become murky with the regulatory limitations of the politics of religion, which can often betray the original dogma. sadly, the catholic church is losing ground due to an archaic rule, put in place by politicized pope. Father Cutie used the means placed in his time to deal with relevant modern day issues. As I recall,in the musical Jesus Christ Superstar, there is this relevant lyric:
"If you'd come today you could have reached the whole nation
Israel in 4 BC had no mass communication..."
Don't you get me wrong, I personally believe that a priest can be more effective if he or she is married. Yet, in Cutie's case, it would be sad to see a man of promise and talent be "crucified" for being a "man" of faith, which is trapped between an unyielding and archaic system which are in direct conflict with the mortal desires of ones nature and contradict the original theological dogma, that has been corrupted by those who claim to uphold its true path. If Catholicism is to survive, it must go back to its point of origin, and "reflect and change" and adapt to the needs of present day society. Note, by change, I mean a return to its roots, and a severe pruning of the presumed theolical bush. This bush is dying from centuries of Papal Doctrines guised as the word of God, instead of advantageous political decisions for the supremacy of the Vatican State. After all, was Jesus not also a man? Did he not have needs, doubts, and was he not also the son of God? If we are truly to follow the path laid forth 2 millenniums ago, then should we not step back and purge the catholic church of these self destructive rules? Rules that serve only to alienate those which would better serve mankind if not for unnatural, non-theologically based dogma, under the guise of religious doctrine.

Anónimo dijo...

Este hombre se ve que no aguantaba mas. Big deal. HLM

Anónimo dijo...

Cuando primero leí la noticia pensé que el padre Alberto estaba enamorado, tenia novia y que ahora, al saberse todo, se casaría. Pero hoy leí que se trata de una mujer divorciada, con un hijo de quince años, masajista y con un negocio de bienes raíces. También pensé que no es lógico que un sacerdote tan famoso como él se fuera a exibir de esa manera en una playa del barrio donde tiene su iglesia. Después me puse a pensar, como dijo alguien, que talvéz había otra cosa detrás de eso y que no es más que una cortina de humo. Ojalá que no. Por ahí veo a Ric diciendo que el padre Alberto no es heterosexual, no sé como lo sabe él.

Yo creo que cuando un sacerdote sabe que ya no puede cumplir con sus votos, ni con el de castidad ni con el de celibato porque ya se cansó y piensa que se sirve a Dios igual en el matrimonio, debe de hacer como Aldeaseca y colgar los hábitos y casarse por la iglesia.

Claro, yo creo que la Iglesia Católica haría bien en seguir el ejemplo de las iglesias ortodoxas y permitir sacerdotes casados.

Anónimo dijo...

Esto es lo mejorcito que se ha dicho sobre ese pobre padre, digo hombre.

El padre Amaro.

Anónimo dijo...

Lo que le duele a Justo es que no era el quien estaba enroscao con el Padre Alberto en esas arenas de Miami Beach.Esta celoso.
El escomulgado de Opaloca.

Anónimo dijo...

Me parece que este señor le tomó la foto al Padre Alberto tanto como los paparazzi. El sacerdote vive para hacer de su vida un evento para los medios. ¿Ya saben que va a dar entrevistas en inglés y a Univisión? Va a estar exprimiendo esta ubre hasta sacar un “deal” de televisión o una telenovela o un mientras que mantiene su chambita en EL NUEVO HERALD. Bien dijo el escritor que “por sus frutos los conoceréis”. ¿Vieron como agredieron a un pobre viejito en la manifestación pro Padre Alberto? ¿Son esos católicos o PadreAlbertistas? Hasta un periodista (bueno, esos son los periodistas de Miami) le cayó a microfonazos al anciano. De esto se puede sacar una novelita porno. ¿Esa era la vocación de la que hablaba el crítico Carlos Luis en el Miami Herald? Yo creo que el que tuvo lucidez fue Jaime Bayly que dijo que este cura iba a fundar la Iglesia “Vamos a la Playa”, llena de estrellas, floreros, decoradores, body wrappers, periodistas y fisicoculturistas.

Jaime dijo...

De Padre a Compadre

Recuerdo hace unos años, en ese barrio protegido por el tiempo, un amigo me dijo que los curas no se casaban porque había un complot desde casi el mismo inicio de esta religión. Que a un grupo se les había metido entre ceja y ceja hacer de estos señores un ejemplo abstracto de una pureza que no se encuentra en la Naturaleza, ni incluso en esos diamantes millonarios de la Quinta de New York, otros dicen que fue para proteger las riquezas terrenales de la tan espiritual Casa de Dios....
La Humanidad ha sobrevivido momentos difíciles en la pasada centuria. Dos Guerras Mundiales, odios raciales, bombas nucleares, odios políticos, y lo que llamo la “Cruzada Comunista”, pues como la original “Cruzada Cristiana”, en nombre del Bien hicieron tanto Mal….De cualquier forma, sobrevivimos a todos estos obstáculos.
La vida moderna nos exige resultados inmediatos, y esto conlleva a una posible cadena de emociones y estrés. El sexo, la religión, el deporte, la política, o la cocina caminan cada día al lado de uno. Depende de cómo sople el viento, y de ahí tomamos partido.
La Iglesia Católica se ha quedado apegada a sus costumbres seculares, con ese olor rancio que da el envejecimiento de sus propuestas. Así, temas tan álgidos como el ordenamiento de mujeres a sacerdotes, y no sola a monjas, el celibato, el homosexualismo creciente entre sus miembros, ha sido cuidadosamente cubierto, no atendido o pasado por alto, pues esas son artimañas de los herejes para socavar las Sagradas bases de la Institución, dicen desde el Vaticano.
Sin embargo, el mundo sí vive fuera de esas recias puertas y arcos de las catedrales. Hoy somos testigos de una serie de escándalos provocados en parte por ese absurdo tema que es el celibato. Padres, curas, obispos teniendo relaciones carnales. Los beatos se persignan ante tan bárbaro sacrilegio. Pero quien hizo de esto tal tema?
Las noticias, chismosas, alimentadas por ese sentimiento sádico de todos, inundan el éter. El Padre Alberto mintió….es un hereje, una farsa…pero esperen, acaso no lo es todo? Ya sé, el tomó los votos de castidad…como si eso fuera verdad, y Dios sabe de lo que hablo, no estos señores. El mintió, y lo hace humano como a ti y a mí. Vivimos tiempos de cambios, y por eso pienso que sería más apropiado decir en vez de Padre Alberto, Compadre Alberto!