jueves, 3 de enero de 2008

El pre-golpe de la Revolución


La corta intervención del general expresa elocuentemente la semiótica republicana bananera: El golpe de estado como gestión de paz, sacrificio (personal) por el bien espiritual de la familia cubana. Batista usurpa el poder democrático, “forzado por las circunstancias”. Justificación egalitaria pre-socialista, consecuente con el ideario martiano del susodicho. Sólo le falta llamar "revolución" al golpe*. ¿Por qué no lo hizo? Ésa -y no el 1º de enero del 59- debiera ser la fecha del inicio de la Revolución cubana (¿quién es el de las gafas que presenta al general?).

______

*(Julio, 2008) Buscando en la literatura del general descubro que, en efecto, Batista tilda de “Revolución” su golpe de estado de 1952. No cabe dudas que, incluso semánticamente hablando, el susodicho hereda el manto de su general.